Secciones
Paraná

Caso Pinter: estudian gastos e inversiones del taxista tras la desaparición de la mujer

Ayer a la mañana policías, peritos, un tasador y un arquitecto analizaron las refacciones, ampliaciones y compras en la vivienda de Carlos Figueroa.

Viernes 29 de Mayo de 2020

Una puerta con exageradas medidas de seguridad es lo primero que llamó la atención a los investigadores al ingresar a la vivienda de Carlos Figueroa, ayer por la mañana. El taxista es el principal sospechoso en la desaparición de Theresia Pinter, una mujer de 78 años a quien acompañó, el 15 de diciembre, a extraer 11.000 dólares de una sede bancaria de Paraná. Efectivos policiales de la División Homicidios, Criminalística y especialistas cumplieron con la medida solicitada por la Fiscalía para analizar si en la casa del hombre se registraron gastos e inversiones luego de fin de año pasado. Se aguarda por los informes de cada uno, luego de una primera impresión que complicaría la situación del trabajador del volante.

Tal como ha informado UNO, hace un par de semanas la investigación por la desaparición de la mujer se reactivó luego de cinco meses de haber sido denunciada en la Fiscalía de La Paz. En pocos días se tomaron muchas medidas en Paraná que permitieron avances.

Pinter es una cordobesa a la que le gusta viajar y se encantó con la ciudad de La Paz. Estaba desde mediados de 2019 parando en un hotel, se hizo amiga del dueño y unas vecinas. El 15 de diciembre viajó en un colectivo de ETA a la capital provincial para cancelar una cuenta en dólares en el banco Macro. Llegó a la Terminal y se subió al taxi que conducía Carlos Figueroa, quien la llevó a la sede de la entidad de calle Monte Caseros. La prueba de los videos de las cámaras de seguridad del banco muestran una conducta extraña del taxista, según indicaron a UNO fuentes allegadas a la investigación: la acompañó, sacó turno y hasta fue del otro lado de la mampara para retirar el dinero, que metió en un bolso. Luego salió él primero del banco y metió el bolso en el baúl de su auto. Atrás siguió Theresia, que subió al taxi. Es el último rastro de la mujer.

Figueroa ya había sido allanado en tres domicilios que suele frecuentar, incluida su casa del barrio Paraná XVI, y hasta le secuestraron el auto, más como procedimiento de rigor que con esperanzas de hallar algún rastro de la mujer. Ayer a las 8 despertaron al taxista para una nueva medida judicial. Se informó a UNO que la comparación de las imágenes satelitales sobre su vivienda, del año pasado y las actuales, tendrían algunas diferencias.

De la inspección realizada participaron efectivos de Homicidios, peritos de Criminalística, un funcionario judicial que es tasador y el arquitecto de la Policía, así como el perro detector de rastros cadavéricos. El animal no marcó ninguna presencia de restos humanos, pero los especialistas notaron algunas cosas que serán volcadas en sus respectivos informes.

Se indicó que notaron refacciones y ampliaciones en la estructura de la casa, así como adquisiciones de elementos para el hogar de valor, de aspecto reciente. Se buscará determinar si esos gastos e inversiones datan de inicios de año. Para ello buscan testigos que podrían haber observado movimientos de construcción y albañilería en la vivienda en las primeras semanas de 2020, indagarán en lugares donde se podrían haber comprado los materiales, y buscarán alusiones a estas compras en las comunicaciones de los celulares que se secuestraron, tanto de Figueroa como de sus familiares.

Además, se están realizando averiguaciones financieras sobre posibles préstamos u otros ingresos legales extraordinarios que podría haber tenido Figueroa.

Una vez que se reúna esta información, el fiscal Juan Francisco Ramírez Montrull analizará si imputa a Figueroa por haber tenido alguna relación con la desaparición de Pinter.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario