Juicio abreviado

Acordó 11 de prisión por ejecutar a balazos a un joven

Fabián Ibarra confesó y consintió la pena de prisión efectiva por el asesinato de Gonzalo Palacio, ocurrido en diciembre en Bajada Grande de Paraná.

Viernes 05 de Agosto de 2022

Gonzalo Jesús Palacios estaba junto a un amigo en la puerta de su casa de Bajada Grande, cuando pasaron dos vecinos con quienes tenía problemas desde un tiempo atrás: Fabián Justino Ibarra y Agustín Retamar Clari. El joven de 18 años fue atacado a tiros y murió por un balazo en el cuello. Ocho meses después del homicidio ocurrido en Bajada Grande, Ibarra, autor de los disparos mortales, acordó la pena de 11 años de prisión en un juicio abreviado. Resta establecer la situación del acusado de ser su cómplice.

La víctima y los agresores vivían a 100 metros de distancia y venían teniendo conflictos desde hacía un tiempo. Pero aquella siesta del 1 de diciembre de 2021 el cruce de palabras iba a ser el último. Los dos jóvenes que pasaron caminando iban armados y decididos a usar el revólver. Efectuaron varios disparos y uno impactó en la parte posterior del cuello de Gonzalo. Lo llevaron al hospital San Martín de urgencia, pero dos horas y media después murió. En seguida la Policía detuvo a los dos jóvenes que entonces tenían 18 y 22 años como los autores del crimen.

El homicidio ocurrió a la 14 en un sector de Bajada Grande, en la zona noroeste de la capital provincial, ubicada en inmediaciones de avenida Larramendi y calle Baxada del Paraná. Palacios estaba en la puerta de su domicilio, ubicado en el Pasillo C y Baxada, y había varias personas afuera de sus viviendas que pudieron observar el ataque criminal y son los testigos principales de la causa.

Las pruebas respecto de Ibarra eran contundentes, no solo por los testimonios reunidos por los investigadores sino también por un video de una cámara de seguridad que registró el momento de la agresión a tiros.

Las imágenes son espeluznantes, superan la ficción y evidencian que el objetivo de Ibarra y quien lo acompañaba era lisa y llanamente terminar con la vida de Palacio. No hubo un enfrentamiento ni mucho menos una defensa propia.

Primero, se observa a la víctima caminar despacio alejándose de Ibarra, que lo amenazaba blandiendo un arma y en seguida le apuntó: tras el primer disparo, Gonzalo cayó en la calle de tierra y no se movió más. Sin embargo, Ibarra se acercó unos pasos y le siguió disparando. Luego retrocede y aparece su amigo, a quien aparentemente le pasa el arma. Ambos salen del cuadro de la cámara y unos segundos después regresa el imputado, quien desde lejos le sigue disparando a Gonzalo, que yacía inerte sobre el suelo. Escapa corriendo y llega un vecino que se acerca a la víctima y realiza ademanes pidiendo auxilio.

Policías de la comisaría 11ª acudieron al lugar del hecho, y luego la investigación quedó a cargo del personal de la División Homicidios, bajo instrucciones de la fiscal Sofía Patat. Asimismo, intervino el personal de la Dirección Criminalística que relevaron todos los indicios posibles en la escena del crimen.

Familiares y allegados del joven ultimado se enardecieron y pretendieron hacer justicia por mano propia, o al menos cobrarse algo de su dolor atacando e incendiando la vivienda de los acusados, aunque esto pudo ser evitado a tiempo por el despliegue policial en la zona.

En el transcurso de la instrucción de la causa, las parte fueron dialogando para la posible resolución de la misma mediante un juicio abreviado. Se llegó a un acuerdo entre la fiscal Patat y el imputado Ibarra, no así por el momento sobre Ratamar Clari.

Ayer fue presentado dicho acuerdo ante la vocal del Tribunal de Juicio y Apelaciones de Paraná, Carolina Castagno. La representante de la acusación pública relató el hecho ocurrido y expuso las evidencias que sostienen la imputación. Los defensores oficiales Vanesa Zampedri y Agustín Ludi expresaron su conformidad con el acuerdo, al igual que Ibarra, quien fue interrogado por la jueza y respondió que confesaba el hecho tal como lo había leído la fiscal y que consentía cumplir con la pena de 11 años de prisión efectiva.

La audiencia celebrada en los Tribunales de Paraná fue presenciada por la madre de la víctima, Nancy Elizabeth Martínez, quien fue consultada por Castagno y dijo que estaba conforme con la resolución de la causa de esta manera.

La semana que viene la jueza dará a conocer la sentencia, mientras tanto Ibarra aguardará en su casa del barrio Paraná XVI, donde cumple la prisión preventiva domiciliaria. Ahora, restará definir la situación de presunto cómplice del homicidio.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario