Santoral

San Roque prepara su fiesta patronal con la tradicional bendición de mascotas

Todos los días, a las 18.15, se reza la novena en la parroquia ubicada en la esquina de Soler y Vicente del Castillo de Paraná.

Miércoles 10 de Agosto de 2022

El próximo 16 de agosto la Iglesia Católica recuerda a San Roque y en Paraná la parroquia que lleva su nombre comenzó la preparación para la fiesta patronal. Todos los días, en la iglesia ubicada en Soler y Vicente del Castillo, se reza la novena bajo el lema "San Roque glorioso, enséñanos a crecer en el diálogo y en el servicio".

Este tiempo de oración comienza a las 18.15 y a las 19 se desarrolla la celebración Eucarística, con transmisión en vivo por el facebook de la parroquia. El programa indica que hoy se rezará por las personas enfermas y adultos mayores de la comunidad. Mañana, por las vocaciones sacerdotales, religiosas y consagradas; el viernes por los más necesitados; el sábado por los catequistas y los niños de la catequesis; el domingo por las familias y la vida por nacer y el lunes por los difuntos. Concidiendo con la fiesta de la Asunción de la Virgen se recordará a los fallecidos con una flor.

san roque 2.jpg
Protector. Se invoca a San Roque por los enfermos, para aliviar sus males.

Protector. Se invoca a San Roque por los enfermos, para aliviar sus males.

La vigilia patronal será también el lunes a las 23.30 con una procesión desde Vicente del Castillo y Brasil. Mientras que el martes 16 de agosto, día de San Roque, se llevará adelante la tradicional bendición de mascotas, a las 16, frente al templo. Posteriormente, comenzará la procesión y luego la misa.

San Roque durante su vida terrena fue un laico, médico y peregrino, que sobresalió en la práctica de las obras de misericordia, particularmente con los enfermos, durante la llamada “peste negra” que asoló a Europa en la Edad Media.

Los enfermos y los perros

San Roque era hijo de un gobernador de Montpellier (Francia). Se dice que era hijo de los príncipes descendientes de la Casa Real Francesa, y que su nacimiento fue consecuencia de un milagro de la Santa María Virgen, luego que sus padres le hicieran una promesa, ya que no podían tener hijos. Cuando sus padres murieron tenía 20 años y decidió vender sus bienes y hacerse pobre en Cristo, como san Francisco de Asís. Entró en la Tercera Orden, y, vestido de peregrino, tomó el camino a Roma, pidiendo limosna. Durante la plaga que se desató en Italia, se dedicó al cuidado de las víctimas pobres de la peste y obtuvo muchas curas. Se contagió la enfermedad y volvió a Montpellier para morir. Se retiró a una caverna en el bosque donde un perro le llevaba pan todos los días. De ahí su representación en la historia del arte con un perro a su lado y la protección que se le adjudica a las mascotas.

Curado milagrosamente, reapareció en Montpellier sin dar su identidad y, considerado como un espía, lo encarcelaron. Murió allí después de cinco años tras recibir los sacramentos, revelando su verdadera identidad al sacerdote. Poco después de su muerte, su culto se hizo muy popular en Italia, Francia y en toda la Iglesia. San Roque es el gran protector al que se invoca en las epidemias de peste.

Es el santo más invocado en el mundo como protector contra la terrible plaga de la peste, y su popularidad sigue siendo muy grande, especialmente en Asia, según los testimonios de los misioneros allí.

Su protección se ha extendido en grandes desastres como terremotos, epidemias y enfermedades muy graves. Más recientemente, su protección es también un ejemplo de solidaridad humana y caridad cristiana, bajo el signo del voluntariado

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario