Secciones
Chile

Persiguió su sueño, construyó su carrera

Jorge Detona dejó el profesorado de Educación Física en segundo año. Se transformó en el primer futbolista federaense que vivió de la industria de la redonda.

Sábado 04 de Abril de 2020

Con apenas 15 años Jorge Detona tuvo su estreno en Primera División de la Liga de la Chajarí. El delantero escribió ese capítulo con la camiseta del Social y Deportivo Federación, entidad que supo enfrentar a Patronato y a Atlético Paraná en los antiguos Torneos Regionales. Posteriormente cambió de colores, pero no de costumbre. De esa manera pasó a inflar redes en Deportivo América de Federación en la Liga de su ciudad

Detona
Jorge Detona dejó el profesorado de Educación Física cuando cursaba el segundo año.

Jorge Detona dejó el profesorado de Educación Física cuando cursaba el segundo año.

Al finalizar el colegio secundario el atacante inició el profesorado de Educación Física. Sin embargo su sueño estaba detrás de la redonda. Dejó su formación académica en el segundo año de cursado para trasladarse a Buenos Aires donde se integró al plantel de Defensa y Justicia.

A partir de ahí su recorrido detrás del balón no frenó. Transitó por distintos puntos del país. Defendió camiseta de diferentes equipos que militan en diversas categorías del ascenso. También adquirió experiencia internacional al exhibir su capacidad goleadora en Chile, Bolivia, Singapur y Ecuador. En este último país escribió en diciembre de 2019 su última página.

Leer más >>> Coronavirus: en su mejor momento entró en cuarentena

La pandemia por coronavirus que azota en gran parte del planeta detuvo momentáneamente su carrera. En la Nueva Federación, como él mismo resalta, Detona realiza la cuarentena. En un momento de descanso atendió el llamado de Ovación para repasar su historia, en la que sobran goles, pero también hay experiencias contra fenómenos naturales como el terremoto de Chile en 2010.

“Soy el único federaense que juega al fútbol profesional”, resaltó. “Hay algunos pibes que integran planteles de categorías formativas, pero todavía no son profesionales”, recalcó el delantero de 33 años. “En mi ciudad comencé a jugar en el Club Social y Deportivo Federación y en América. Después surgió la posibilidad de irme a Buenos Aires para sumarme a Defensa y Justicia. Estaba cursando el profesorado de Educación Física, pero dejé todo por este sueño”, añadió.

“Me recorrí el país entero. Integré los planteles de Defensa y Justicia, Colegiales de Concordia, Alianza de Coronel Moldes, Córdoba; en Mendoza jugué para Deportivo Guaymallén, Huracán Las Heras y Andes Talleres. En San Juan jugué para Juventud Alianza. También fui a Santiago del Estero, donde ascendí a Federal A con Güemes”, repasó.

Leer más>>> Coronavirus: Ignacio Arce: "Ascender es lindo, pero me gustaría hacerlo con hinchas"

En el Gaucho nació un festejo que se transformó en una costumbre en sus ciclos posteriores. Detona pasó a celebrar sus conquistas con una capucha del hombre araña. “Un hincha me dio la máscara antes de salir a la cancha. Me la dejó en la cintura del pantalón y me dijo ‘usála cuando hagas un gol’. Cuando anoté la saqué sin saber qué es lo que tenía y me encontré con la máscara del hombre araña”, rememoró. “Decidí seguir festejando de esa manera porque varios padres se acercaban a los entrenamientos para decirme que sus hijos estaban contentos porque el hombre araña jugaba para Güemes”.

Al exterior. En 2010 Jorge emigró a Chile para sumarse a Naval de Talcahuano. En esa ciudad vivió una experiencia desagradable: el terremoto del 27 de febrero. “Aguanté un tiempo en Chile. Después me fui a Mendoza para descomprimir la situación, pero retorné porque sentía que escapaba de la realidad ya que no tenía noticias de mis amigos. Cuando regresé hubo 54 réplicas en 24 horas. Ahí tomé la decisión de rescindir el contrato y retornar a Argentina”, indicó.

También escribió su experiencia internacional en Nacional Potosí de Bolivia, en Olmedo de Ecuador, donde se transformó en el máximo goleador del fútbol de ese país en el 2017 con 21 conquistas. En el primer semestre del 2018 se trasladó a Asia para jugar un torneo regional en Singapur. A los seis meses retornó a Ecuador para jugar en Gualaceo Sporting Club. Su último paso en ese país fue en Manta FC.

A la distancia Jorge sufre el avance de la pandemia de coronavirus en el país donde vivió los últimos años de su carrera. “La situación sanitaria está desbordada. Mis amigos me cuentan que la gente se muere en la calle. La situación es recontra delicada porque no hay camas ni respiradores en los hospitales”, cerró

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario