Patronato
Domingo 02 de Septiembre de 2018

El claro mensaje del capitán Rojinegro

Sebastián Bértoli lamentó el mal presente de Patronato y remarcó que no es "momento para débiles". Indicó que quien "está flojito" deberá hacerse fuerte o no está preparado "para esta guerra".

Patronato agregó un capítulo más a su mal comienzo de temporada. El Rojinegro tropezó por tercera vez seguida en la Superliga Argentina de Fútbol. En esta oportunidad perdió en su visita a Banfield. El elenco de barrio Villa Sarmiento dejó escapar la oportunidad de alcanzar a San Martín de San Juan en la tabla de los promedios y de quedar a tiro de Belgrano de Córdoba, dos rivales directos que tiene el Santo en la pelea por la permanencia y que resignaron unidades en esta jornada.
La derrota se está transformando en una maldita costumbre para el conjunto dirigido por Juan Pablo Pumpido. Esto genera tensión, incertidumbre. Pero no es momento para caer arrodillado. El equipo no deberá darse por vencido. Es momento de sacar a flote el temperamento. Así lo dejó en claro Sebastián Bértoli después de la caída ante el Taladro. "No es momento para débiles", calificó el capitán del Rojinegro.
"Es un mal momento en el que no nos están saliendo las cosas. De todos modos no nos podemos resignar. Tenemos que seguir luchando porque no nos queda otra que seguir trabajando. Lamentablemente nos vamos con un resultado adverso", mencionó Bértoli, quien el sábado fue determinante para que la diferencia en el marcador sea solamente de una conquista
A Patronato le costó digerir el golpe de gol que convirtió Banfield a los 29 minutos por intermedio de enzo Kalinski. Se acomodó en el complemento. En ese período mostró otra versión al momento de elaborar juego. No le alcanzó para igualar el pleito ni para anotar su primera conquista en el certamen. "En el segundo tiempo fuimos con otra intención que no tuvimos en el primero. Tal vez no con la claridad que tenemos que tener para convertir. Nos faltaron fundamentos para llegar con claridad al arco", analizó.
Obtener una unidad sobre las primeras 12 es escaso para un equipo que tiene como premisa conservar la plaza en la divisional. La alarma sigue encendida porque el equipo no puede romper la abstinencia en la red adversaria. "Evidentemente algo nos está faltando porque ni siquiera de pelota parada podemos convertir un gol. No nos queda otra que seguir laburando, seguir confiando entendiendo que es un mal momento y que tenemos que revertir esta situación lo antes posible porque se nos va a complicar cada vez más si no comenzamos a sumar de a tres", aseveró.
Bértoli también valoró el oficio de Banfield. El Taladro no brilló, pero golpeó en la etapa inicial y en el segundo tiempo defendió con criterio la diferencia. Por eso fue un justo ganador del encuentro.
"En el segundo tiempo ante su oficio y su clara idea de juego manejaron bien los tiempos. Se metieron bien atrás, tienen jugadores para jugar de contragolpe que por suerte no nos convirtieron más y nos dieron vida hasta el final. Lamentablemente no tuvimos la lucidez para generar de tres cuartos de cancha hacia adelante situaciones claras para poder empatarlo", se lamentó.
Patronato superó momentos adversos, pero cada situación es distinta. Ahora es momento de mostrar los dientes. De lucir el temperamento.
"Es una situación incómoda. Hemos estado en esta situación y hemos salido y por eso estamos confiados. Tenemos que seguir trabajando porque tenemos que dar vuelta la historia. Es difícil el momento. Hay que estar fuerte de la cabeza porque no es un momento para débiles. Va a estar en nosotros y en la fortaleza anímica y temperamental que tenemos que tener para dar vuelta la historia. Al partido que viene sí o sí lo tenemos que ganar. Será decisivo para achicar distancia con Gimnasia de La Plata que es un potencial rival por esta lucha y tenemos que acortar diferencias. Debemos tratar de enfocarnos de lleno en eso, ser fuertes y, reitero, esto no es para débiles. El que esté flojito o se va a tener que poner fuerte o no está para esta guerra", sentenció.


Duro golpe para la Reserva

Patronato sufrió ayer su primera derrota en el campeonato de la división Reserva. Y fue a través de una derrota categórica. El Rojinegro sufrió el potencial de Banfield, que lo goleó por 4 a 0 en el estadio Florencio Sola. Michael López, Juan Álvarez, en dos oportunidades, y Giuliano Galoppo anotaron las conquistas del Taladro, que contaron con la presencia de varios futbolistas que el sábado estuvieron en el banco de suplentes del partido de Primera División. El elenco dirigido por Martín de León acumula una victoria, dos empates y una derrota en el certamen.

Comentarios