Secciones
Escenario

"Ninguna está atada a su nombre", no es teatro, ni es danza

"Ninguna está atada a su nombre" es el nombre del espectáculo escénico que se estrena esta noche, con localidades agotadas. Mañana habrá una nueva función

Jueves 25 de Marzo de 2021

Esta noche se estrena Ninguna está atada a su nombre, en el centro cultural Casa de la Cultura de Entre Ríos. Las localidades están agotadas, pero mañana, si el clima acompaña, habrá una nueva función será mañana, a las 21 en Parientes del Bar (Calle del Pescador s/n) en Puerto Sánchez. Participan Victoria Roldán y María Elena Vásquez, Cira Inés en la realización sonora y Soledad González con textos.

Se trata de un espectáculo escénico donde intervienen diferentes lenguajes y soportes. Creado por mujeres artistas de Paraná motorizadas por el cruce de experiencias durante la pandemia y el aislamiento, Ninguna está atada a su nombre tiene a los libros como punto de apoyo de la búsqueda estética de la trama. La obra busca indagar en el vínculo con las lecturas, el uso del tiempo y las relaciones con las mediaciones.

“Es una performance en la que empezamos a cruzar lenguajes. La primera vez que nos encontramos fue el año pasado, para la Feria del Libro de Paraná, con la idea de armar una serie de intervenciones artísticas. Yo las coordinaba y ahí surgió este texto que escribí, cuando lo puse a consideración lo empezamos a trabajar juntas; y a partir de ahí fuimos haciendo énfasis en los movimientos, la puesta en escena y Cira trabajó una trama sonora. Cada una tiene una participación particular, pero todo se trabajó colectivamente. Como ese trabajo quedó montado desde el año pasado, decidimos retomarlo, agrandarlo, ponerle una nueva impronta y seguir compartiéndolo, porque nos pareció que quedó bueno el trabajo”, contó Soledad González a Escenario.

En este sentido, añadió: “El sustrato de la propuesta también es un poco el contexto de pandemia, porque la primera vez que nos encontramos fue para la Feria del Libro del año pasado y veníamos de la parte más dura del encierro, teníamos frescos los procesos que nos habían pasado a cada una en su casa y todo eso se fue volcando a los materiales con los que trabajamos para armar la escena. Así que es re colectivo”.

Además destacó que la puesta es un híbrido que se parece a una performance porque intenta cruzar distintos lenguajes y plataformas, no es una obra de teatro, ni de danza. Pero tampoco es una performance, porque la característica principal de esta última es lo efímero, irrumpe una vez y se desvanece.

ninguna está atada a su nombre2.jpg
"Ninguna está atada a su nombre" fue concebido en tiempos de pandemia.

"Ninguna está atada a su nombre" fue concebido en tiempos de pandemia.

“Es una pequeña trama, muy simple, en la que intervienen dos personajes; los roles se van alternando y hasta parece que por momentos estos personajes son uno solo, ninguna es ninguna ni tiene un rol fijo, incluso hay una tercera. Cuando empezamos a escribir la sinopsis, salió el tema de que Elena tenía un kayak que se llamaba Ninguna. Empezamos a hilar todo eso y salió Ninguna está atada a su nombre, pero fue fortuito”, indicó.

En esta performance, las respuestas se reiteran, se superponen como las líneas en el libro; a veces se enciman. Rolan las palabras sobre la superficie habitada o los renglones. Cada libro es una casa.

Ninguna está atada a su nombre es el primer texto de Soledad González pensado con fines performáticos; de hecho, semanas atrás presentó su primer poemario, Pliegues, editado por el sello independiente Camalote. Además, cuenta con un vasto recorrido en el teatro y la danza, que queda plasmado en esta nueva puesta: “Yo empecé haciendo teatro en 2013 y sentí la necesidad de complementar mi entrenamiento con algo que tuviera que ver con el movimiento. Se fue dando de manera súper intuitiva, después empecé a ir a los encuentros de la Vero Kuttel y me encontré con otro universo, otra forma de experimentar lo que le pasa al cuerpo cuando está en movimiento. Después dejó de ser un complemento del teatro y empezó a ser una manera de experimentar la danza desde otro lugar”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario