Chapecoense de Brasil

"Nadie se lo esperaba, por eso nadie gritó", contó un sobreviviente

El técnico en aviación boliviano Erwin Tumiri confió: "Sentí que el avión estaba vibrando, pero creí que era algo normal"

Miércoles 14 de Diciembre de 2016

El técnico en aviación boliviano Erwin Tumiri, miembro de la tripulación que sobrevivió al trágico accidente aéreo de Chepecoense, se desligó de la responsabilidad y aseguró que el vuelo debía hacer una parada antes de llegar a la ciudad colombiana de Medellín para cargar combustible. También habló de los minutos previos al accidente y reveló que no hubo un procedimiento especial de emergencia.

El boliviano confirmó que esperaba que la aeronave fuese reabastecida en la ciudad boliviana de Cobija después de despegar en Santa Cruz de la Sierra. "Como técnico, mi trabajo es hacer el chequeo previo. Hice un informe contando con una parada en Cobija. No me dijeron que iríamos directo para Medellín. Antes del despegue pregunté de nuevo, y más de una vez, y me dijeron que íbamos a ir", argumentó.

Durante la última semana, autoridades de Colombia también afirmaron que tenían información de que harían una escala, la cual habría evitado el accidente.

Erwin Tumiri reconoció que la cantidad de combustible que se coloca en el avión es siempre decisión de la empresa, y remarcó que él sólo se limitó a cumplir con el rol por el cual fue contratado por Lamia.

Recuerdos de la muerte

El técnico contó que los pasajeros y tripulantes no tenían conciencia de que el avión estaba cayendo: "Todos íbamos tranquilos, unos estaban jugando cartas, otros viendo películas, escuchando música, muy alegres". Con ese detalle puso en duda que hubieran podido seguir un procedimiento especial de emergencia: "Nos estábamos preparando para un aterrizaje normal", aseguró.

El boliviano reveló que, pocos minutos antes del accidente, estaba hablando con el técnico de Chapecó, Caio Junior. "El me estaba enseñando a hablar portugués. Nadie sabía lo que estaba pasando en ese momento, todos creíamos que íbamos a aterrizar normalmente, nos habían avisado que nos abrocháramos los cinturones porque estábamos a poco de aterrizar".

Según Tumiri, el piloto pidió a la tripulación y a los pasajeros cumplir el protocolo de aterrizaje normal. "Nadie se lo esperaba, por eso nadie gritó", detalló. "Sentí que el avión estaba vibrando, pero creí que era algo normal", comentó el miembro de la tripulación. Y dijo que quiere conocer Chapecó.

Neto se enteró de la tragedia

Por su parte, el defensor brasileño Hélio Neto, sobreviviente de la tragedia aérea de Chapecoense, fue informado de lo ocurrido sólo dos semanas después del fatídico accidente, a los pocos días de despertarse de un coma. Neto se enteró este lunes de la muerte de la mayoría de sus compañeros, según el testimonio del médico Carlos Mendonça, responsable de darle la noticia, publicada ayer por medios brasileños.

El equipo de médicos que lo atiende en un hospital de Medellín tomó la decisión de comunicarle lo ocurrido al jugador ya que este empezaba a hacer preguntas, según el testimonio. Inicialmente habían decidido no decirle nada al futbolista, que no recordaba nada, por temor a un posible shock psicológico que afectase su recuperación.

"Teníamos desde hace algunos días dificultades con Neto", citó el portal O Globo a Mendonça. "Estaba desconfiado porque tenía muchas lesiones, que no eran compatibles con un partido de fútbol. Eso estaba generando un trastorno para la familia, principalmente para la esposa", agregó el médico. "Su padre me dijo que estaba llegando al límite", explicó también Mendonça.

"En común acuerdo con la psicóloga, hablamos". Según el médico, Neto lloró y aseguró que había soñado antes de emprender el viaje a Colombia que el avión en que viajaba se caía y que le había dicho a su esposa por eso que no quería volar. "Fue una cosa chocante", citó el portal UOL las palabras de Mendonça.

El médico y el arquero Jackson Follmann, otro de los sobrevivientes de la tragedia, visitaron a Neto en el hospital antes de que Follmann volviera el lunes a Brasil. "Somos sobrevivientes, celebra la vida", contó Mendonça que le dijo Neto a su compañero de equipo.

Neto permanecerá aún en Colombia por su estado de salud delicado.

El avión de la aerolínea boliviana Lamia se estrelló en la noche del 28 de noviembre poco antes de llegar a Medellín debido a la falta de combustible, cuando trasladaba al plantel de "Chape" para su partido de ida de la final de la Copa Sudamericana con Atlético Nacional.

Fiscales de Bolivia, Brasil y Colombia investigan las causas de la tragedia en la que murieron 71 personas.


Fuente La Capital

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario