Secciones
Scaloni

Scaloni vino a terminar con la grieta

Dos partidos jugados e igual cantidad de triunfos. Así comenzó la Selección Argentina su andar en las Eliminatorias Sudamericanas rumbo a Qatar 2022.

Martes 13 de Octubre de 2020

Dos partidos jugados e igual cantidad de triunfos. Así comenzó la Selección Argentina su andar en las Eliminatorias Sudamericanas rumbo a Qatar 2022. Y en épocas de vacas flacas, donde el técnico Lionel Scaloni solo pudo tener a sus jugadores en un puñado de entrenamientos, es bueno rescatar los resultados por encima del juego que pudo haber demostrado la Albiceleste.

En este contexto de pandemia, donde el mundo está preocupado por otros números, el fútbol parece haber quedado de lado para muchos. Pero las Eliminatorias comenzaron con dos éxitos en serie para la Argentina, de la mano de un entrenador que no parece caerle bien a los opinólogos que gastan miles de palabras en analizar el andar del equipo y, sobre todo, ponen la lupa en lo que produzca o no Lionel Messi adentro de la cancha. En este caso, como en las cuestiones de tinte político en nuestro país, no hay que ser extremistas. Hay que pararse en un costado y analizar, con un poco de objetividad, aclarando que este término también suele no existir en los análisis que uno hace. Sobre todo en dos temas que nos apasionan como lo son la política y el fútbol. En el primero de los casos, se sigue hablando de una famosa grieta que no se deja de lado ni siquiera ante una crisis sanitaria como la que existe en la Argentina. En una punta, los que aprovechan una situación difícil para despotricar contra el Gobierno hasta con consignas insólitas. Y del otro, responden con declaraciones que no aportan nada, solamente más confusión en un momento crucial de nuestro país.

Pero no nos vayamos de tema. Hoy nos toca hablar de la Selección de Scaloni. Aunque bien podríamos emparentar la llegada del inexperto DT con el ambiente político. Es que el exjugador del combinado nacional parece haber terminado con la grieta. Hasta no hace mucho se hablaba de menotistas o bilardistas como una forma de diferenciar dos estilos claros de juego. Tanto Menotti como Bilardo formaron una escuela en la cual se instruían los técnicos que llegaron después. En su momento se pensó, de forma equivocada, que Daniel Passarella iba a romper con esas dos posturas. Es que el River del 90 que él dirigía jugaba a otra cosa y eso lo llevó también a dirigir la Selección. Luego, el exdefensor se fue diluyendo y se dedicó a la política en el Millonario, teniendo un final que todos conocen.

scaloni.jpg
Scaloni vino a terminar con la grieta 

Scaloni vino a terminar con la grieta

Con Marcelo Bielsa se abrió otra puerta. Hoy existen una gran cantidad de seguidores de las ideas de juego del actual entrenador del Leeds de Inglaterra, aunque sus detractores no se van a olvidar nunca del rotundo fracaso que significó volverse en la primera ronda en el Mundial de 2002. Bielsa no es santo de mi devoción, ya que considero que muchas veces utiliza un discurso que aporta confusión en vez de claridad. Seguramente con esta definición un tanto simplista me voy a ganar varios enemigos.

Después, por la Selección pasaron una infinidad de técnicos, los cuales no consiguieron terminar con la sequía mundialista. El que más cerca estuvo fue Alejandro Sabella en Brasil 2014. Pero volviendo a Scaloni, porqué no ponerle una ficha, un voto de confianza. El cierto que todavía no plasmó en la Selección un estilo de juego definido, aunque tiene algo que otros dejaron de lado, sobre todo en el impresentable paso de Jorge Sampaoli. El rosarino presenta algo tan simple como la ascendencia con los jugadores, entendiendo que son ellos los que ganan o pierden los partidos. Soy un convencido de que nadie debe estar antes que ellos, ni siquiera la impronta que un técnico le quiera dar a su equipo. Los que resuelven adentro de la cancha, los que aciertan o se equivocan son los futbolistas. Scaloni parece haber entendido eso y por eso trata de que Messi sea simplemente Messi. No espera que el crack de Barcelona gane un partido por sí solo, como muchos periodistas esperan que lo haga. Scaloni no compara a la Pulga con Maradona, sino que trata de buscarle su lugar en la cancha, sin pretender que se ponga el equipo al hombro. Ya quedó demostrado que a eso no lo puede hacer. A Scaloni le tocó un momento crucial en la Selección, donde quizás la inexperiencia le pase factura. Pero estoy convencido de que puede terminar con la grieta. Esa que habla de estilos y de un Messi salvador.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario