Miradas

Los pesos transformados en papelitos de colores

Se anunció que se imprimirán billetes con patriotas y heroínas argentinas. Bien merecido, ¿pero el peso tandrá más valor por esa sola acción?

Martes 24 de Mayo de 2022

El Presidente Alberto Fernández anunció con bombos y platillos, ayer a la tarde, que con la medida que se tomó en favor del peso argentino, la moneda tendría mayor fortaleza, por la sola impresión de personas muy importantes en la historia, por sobre la de animales.

Uno no sabe si las autoridades nacionales, saben lo que ocurre con la economía, como lo mal que la están pasando los trabajadores, jubilados y los sectores más desprotegidos de la sociedad, que sufren una golopante inflación, y padecen en carne propia, que el sueldo no les alcanza para nada, y que el valor de la moneda todos los días, tiene menos respaldo.

Hoy el peso argentino es un papelito de colores, que más allá de la figura que tenga, no vale nada. Es muy parecido este proceso, a lo que se dio en Entre Ríos, con los bonos federales, cuando recibíamos varios papelitos sin respaldo.

Con esto no quiero minimizar el acto de reconocimiento a las heroínas y destacadas figuras que siempre deberían estar presentes en la Argentina. Tal vez Evita, jamás hubiera permitido que un gobierno peronista, tuviera el 40 por ciento de pobres, o un Martín Miguel de Güemes, jamás hubiera permitido “transar” con una potencia extranjera, como se hizo abriéndole la puerta a la gestión de Vladimir Putin.

Es digno tener a José de San Martín, Eva Perón, Manuel Belgrano, María Remedios del Valle, Martín Miguel de Güemes y Juana Azurduy, y por más que pongan o a la Madre Teresa de Calcuta o el Papa, el peso argentino tendrá el valor que hoy tiene: nada.

billetes 100 y 200.jpg

En el mundo es una de las monedas más devaluada. En los últimos años perdió 14 ceros y en 21 años, dejó de tener la relación de un peso-un dólar.

¿Qué paso en el medio?. Lo que se sabe, emisión, créditos, inflación, déficit monumental, pobreza, destrucción del trabajo, corrupción.

No puede ser que la moneda paraguaya, chilena o uruguaya tengan más valor que el peso. Ni hablar del real.

Hoy un billete de 100 pesos, es el equivalente a 0,48 centavos de dólar. Insisto, y 21 años atrás, era uno a uno.

Hoy, con 1.000 pesos -dicho sea de paso, cuando se da un aumento salarial, se aplaude la mejora de 2.000 o 3.000 pesos, por ejemplo a los jubilados-, se debe hacer la comparación, para saber qué se puede comprar con ese aumento.

Hoy en Paraná con 1.000 pesos se puede comprar un kilo de carne; una pizza, un kilo de queso o un kilo de helado, nada más.

Hoy en la Argentina para no ser pobres, se deben ganar más de 90.000 pesos por mes. Casi el 80 por ciento de las personas cobra por debajo de esta línea vergonzosa.

Parece una broma de mal gusto escuchar a nuestras autoridades hacernos creer que a partir de ahora, el peso tendrá más valor.

Para que tenga más valor y respaldo, no alcanza con una simple foto de un hombre, una mujer o un animal.

Lo que la gente siente cuando tiene pesos, es una necesidad de comprar lo que sea, de no ahorrar, porque no puede, y porque se los quiere sacar de encima. Y decir esto, no es estar en contra de la Argentina.

Se debe hacer entender a nuestros gobernantes, actuales y los anteriores, que por sus pésimas gestiones, estamos como estamos. Muy mal desde todo punto de vista, cansados de cifras mentirosas, haciéndonos creer que hay más trabajo, que hay más felicidad entre la población, y que no es verdad que si hay alguna persona que pueda ir, lo hará.

Gobernar un país, no solo alcanza con hablar de historia y contar las proezas de nuestros patriotas y heroínas. Tal vez lo mejor sería pensar cómo se puede hacer sufrir menos a la población, sacándole el pié de la cabeza a los pocos sectores que producen y se arriesgan en la parte privada a dar trabajo.

La confianza que se dilapidó en pocos meses, por mentiras, politiquerías, internas en el gobierno, no se recupera con mas “ventas de humo”.

Una gran pena, porque por parece ser que no se dan cuenta de lo que está ocurriendo en el país. Peor sería pensar, que lo hacen sabiendo, y que mucho no les interesa, ya que sus preocupaciones son otras.

billetes 500 y 1000.jpg

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario