Abuso a menores
Domingo 16 de Diciembre de 2018

Una víctima del cura Ilarraz pide al Papa que separe a "obispos cómplices" de abuso sexual

La carta, titulada, "Todo sigue igual", critica con dureza la acción de la Iglesia ante las denuncias de abusos sexuales cometidos por religiosos.

Hernán Rausch, una de las víctimas y denunciantes del cura Justo José Ilarraz, condenado a 25 años de prisión por abuso y corrupción de menores en Paraná, pidió en una carta al papa Francisco "que decida pronto, con contundentes acciones contra curas pedófilos y obispos cómplices". Además reclamó "acciones de verdad, visibles, ejemplares, separando la paja del trigo", en la carta al pontífice.

LEE MÁS: Sin salvación divina: Ilarraz fue condenado a 25 años de prisión

"Cristo no quería estos pastores para su rebaño, si los permitió, tal vez para que usted revele en el nombre de Él, blanco sobre negro, claro sobre oscuro, lo profundo de lo superficial. ¿No lo pensó como posibilidad, como señal?", puntualizó.

La carta, titulada, "Todo sigue igual", critica con dureza la acción de la Iglesia ante las denuncias de abusos sexuales cometidos por religiosos.

"Hago referencia a la situación de la Iglesia de Paraná, y la Argentina, con respecto a las condenas que hemos tenido de parte de la justicia civil, que sí ha dados pasos notables en 2017 y 2018, con sentencias ejemplares en lo que a abusos se refiere, no así de parte de la Iglesia de Francisco, que se sumerge en investigaciones y averiguaciones prolongadas y desordenadas, que no hacen más que confundir a la sociedad, sobre todo la cristiana, estirando plazos y apelando al olvido de los hechos que ocurrieron dentro de la Institución".

Ilarraz fue condenado en a 25 años de prisión por abuso y corrupción de niños de entre 10 y 14 años cuando era preceptor en el Seminario Arquidiocesano Nuestra Señora del Cenáculo de Paraná, entre 1985 y 1993.

La condena fue agravada por el hecho de que el religioso era responsable de la educación de los chicos, en cinco de los casos sometidos a juicio.
El cura fue denunciado por siete hombres, pero según la Red de Víctimas de Abuso Eclesiástico fueron 40 las personas que en su infancia y adolescencia fueron víctimas de Ilarraz.

"No me voy a detener en los hechos averiguados, relatados, comprobado y condenado (25 años de prisión), sino al insuficiente actuar de la Iglesia, de su aparente indiferencia, la frialdad como visualizan las cosas, la falta de compromiso serio, de averiguar, agilizando trámites, de los cuales el Poder Judicial les ha dado ejemplo e innumerables herramientas, testimonios para completar la investigación", escribió Rausch, ex seminarista.

"Van separados -continúa la carta-, dicen ser tratamientos distintos, tiempos distintos, mientras tantos actúan con hipocresía, vanidad, jactándose de sus palabras, más que hablar, se necesita actuar, dar señales, más dentro su propio terreno: papa Francisco, sea profeta en su tierra".

"No será ésta una oportunidad, de una vez por todas, de mirar puertas adentro de su Iglesia lastimada, sorprendida, desorientada?, subrayó el ex seminarista al pedirle a Francisco que "no decepcione más a los argentinos".

Comentarios