Clima
Viernes 04 de Mayo de 2018

Reparar un auto dañado por el granizo cuesta desde 7.000 pesos

Los trabajos que se realizan son de manera artesanal. Se usan varillas, un martillo especial y una lámpara para controlar la calidad de la tarea. Enterate sobre los costos y tipo de trabajo, según el grado de daño.

Los sacabollos están de parabienes. El oficio cobró auge en la región con las últimas granizadas. El objetivo es disimular los daños y ahorrar el gasto de pintura.

La fuerte granizada que afectó a Paraná, Paraná Campaña y Santa Fe provocó importantes daños en vehículos que se encontraban a la intemperie cuando se produjo el fenómeno climático. La duración de la embestida de la pedrada fue de entre 15 y 20 minutos.

Automáticamente los talleres de chapa y pintura se convirtieron en el centro de consultas de los damnificados y de las compañías de seguros, dada la urgencia por reparar los daños. Así explicó a UNO Emiliano Butta, propietario del taller sacabollos ubicado en calle Delgado 639 de Paraná. Su trabajo abarca no sólo Entre Ríos, sino también las provincias de Corrientes y Santa Fe. A partir de los datos que le aportaron desde la vecina provincia, por ejemplo, el consultado especificó que en Santa Fe, son al menos son 2.000 los vehículos a reparar.


Los sacabollos deben cumplir, esencialmente, dos objetivos fundamentales, que son disimular al máximo los daños de las piedras y en lo posible evitar que el cliente deba repintar su vehículo. Su tarea es artesanal y cobran teniendo en cuenta la cantidad de abolladuras que presenta el automóvil. Requieren de mucha paciencia para realizar los movimientos coordinados y dejar la chapa como nueva. Los trabajos que se realizan son de manera artesanal. Se usan varillas, un martillo especial y una lámpara para controlar la calidad de la tarea.


"Utilizamos el método de reparación por varilla. Es una técnica para la cual se utilizan palancas de hierro y una luz que marca el lugar, la porosidad y la profundidad del bollo", explicó el consultado.

La punta de la varilla se apoya sobre la abolladura y con la ayuda de un martillo se golpea muy despacio. Así, se levanta la chapa dañada, desde abajo y hacia arriba, hasta que el bollo desaparece

El consultado especificó que si la piedra afectó la pintura del vehículo, ya no hay nada que ellos puedan hacer. Deben dar paso al chapista.

granizo concordia2.jpg

Generalmente las zonas más afectadas en el vehículo son el techo, el capó y el baúl. En menor medida se producen en los laterales. Ya en casos extremos se producen roturas totales de cristales.

Butta trabaja en su taller desde 2011. En esta jornada lluviosa tiene pensado reparar al menos siete automóviles.

El costo depende de la cantidad de abolladuras que tenga el auto. Parte de los 7000 pesos. Si son sólo dos o tres bollos, se cobra por la desarmada, dependiendo del lugar.

Comentarios