Puente Paraná-Santa Fe
Sábado 03 de Marzo de 2018

Puente: Varisco prometió seguir dialogando con vecinos y con Vialidad

El jefe comunal recordó que en diciembre, la Provincia firmó el acta acuerdo con la opción técnica de la cabecera en la zona de la Toma

Todo parece indicar que 2018 será un año emblemático para el puente Paraná-Santa Fe, nueva vía de integración regional cuyo proceso de gestación se inició a fines del siglo XX –con los primeros acuerdos, gestos de voluntad y gestiones–, y que el gobierno nacional prometió licitar en junio.

LEE MÁS SOBRE EL PUENTE PARANÁ - SANTA FE
Lo que será sin dudas, la megaobra más importante para la capital provincial y su área de influencia –después de la habilitación del túnel subfluvial–, adquirió en los últimos días trascendencia pública, como consecuencia de la reacción de vecinos de la Toma Vieja, sector urbano que albergará la cabecera del nuevo viaducto, y fundamentalmente por la resonancia política que tuvieron las declaraciones de apoyo a ese reclamo, por parte del vicegobernador Adán Bahl. Si bien el secretario Legal y Técnico del municipio, Walter Rolandelli, salió inmediatamente al cruce de los dichos del funcionario provincial, ayer el intendente Sergio Varisco se refirió al proceso de trabajo, brindó detalles del proyecto ejecutivo, y trazó perspectivas de la obra.
En ese marco, habló de las obras complementarias, que "son tan o más importantes que el propio puente", por el nuevo anillo circunvalar de 20 kilómetros de extensión, en formato de autopista, que unirá a todas las ruta que se conectan con Paraná, sacando el tránsito pesado de la trama urbana. Y en respuesta al vicegobernador, sostuvo: "El vicegobernador, como integrante de un gobierno, debería saber que en un acta acuerdo del 20 de diciembre, la Provincia firmó la opción técnica que hoy se presenta, que es la cabecera del puente cerca de la entrada a la Toma. Nosotros habíamos propuesto otra, entre la Toma y el barrio privado cercano. En un principio se pensó que sería factible, pero luego Vías Navegables de la Nación la rechazó", por aspectos técnicos. "Cualquier puente, en cualquier lugar del mundo, no puede atravesar el cauce de un río –por donde van los barcos y barcazas– donde no esté recto. Ese era un problema para hacerlo más al norte, por las curvas y contracurvas", detalló.
Durante una entrevista realizada ayer en la FM Municipal Costa Paraná, a propósito de su discurso de apertura de las sesiones ordinarias del Concejo Deliberante, el jefe comunal aclaró que hubo diálogo con los vecinos. "El viernes fueron recibidos por Rolandelli, porque yo tuve que viajar. Les digo a los vecinos que vamos a buscar alternativas, pero hay un corset que es la cuestión técnica".
En su extenso relato sobre el proceso del trabajo para la concreción del puente, Varisco indicó: "Hemos estado trabajando mucho; y es más, hay que ser honestos, porque la honestidad no solo es no robar, sino ser honesto con lo que se piensa, lo que se dice, y con la historia. La consultora del puente fue contratada por la anterior gestión nacional", y acotó: "Cuando nosotros asumimos, ya había una consultora estudiando el tema, y primero se decidió entre varias trazas. Nosotros propusimos que sea sobre calle Juan Báez al final, pero el argumento técnico fue que en esa zona los márgenes del río son cambiantes".
Acto seguido, remarcó también que el criterio que debía primar es que una a las dos ciudades. "Si estuviese 20 kilómetros al norte o 50 kilómetros al sur, quedaríamos fuera del corredor biocéanico. Por supuesto que al unir dos ciudades tenemos el problema urbano", dijo, antes de responderle a Bahl: "No es cierto lo que dijo el vicegobernador, que no hay obras complementarias: la Circunvalación será tan o más importante que el puente", y graficó esa traza, al explicar que se iniciará desde el Acceso Norte y el cruce con la ruta 12, en formato de autopista, a lo largo de 20 kilómetros, como un arco que unirá a todas las rutas que conectan a Paraná con el resto de la región: la ruta 12 que va al norte, la ruta 18, con sentido al centro de la provincia, la misma 12 que va a Crespo, y terminará en la zona de Oro Verde, con la ruta 11.
"Esta Circunvalación nos va a permitir sacar todo el tránsito pesado de la ciudad, y tendrá dos conexiones con la trama urbana: una, hacia avenida de las Américas en un tramo de 6,8 kilómetros; y otra, un acceso al aeropuerto Urquiza por detrás, en un tramo de 4,6 kilómetros", explicó.
Al volver sobre la polémica por la cabecera en la Toma, aclaró que no hay ninguna construcción en la Toma por donde pasará la traza, y tampoco tocará al barrio. "Creo que pueden estar afectadas solo una o dos viviendas, nada más. Obviamente que vamos a seguir recibiendo a los vecinos y vamos a hablar con Vialidad Nacional que conoce este tema", y para descartar diferencias con el gobierno provincial, contó: "Estuve con el gobernador (Gustavo Bordet) esta semana. Él estaba sorprendido por esta situación, porque la provincia aceptó la cabecera".
De todos modos, insistió que ya había solicitado a Vialidad Nacional que presente la obra en Paraná, para su discusión. "Lo que creo es que hay una cuestión de fondo, y es que no podemos quedarnos afuera de la obra. Pero también hay que escuchar a los vecinos y ver las alternativas técnicas posibles, y en caso que no haya otra traza, ver la manera de mitigar o amortiguar cualquier tipo de impacto".
Y reconoció que quizás haya un sector barrial que pierda su tranquilidad. Al respecto, ejemplificó: "Me ha pasado con el tema de los edificios. A nadie le gusta que al lado de su casa le pongan un edificio. Por ese tema, ya le pedí a la comisión asesora del Código Urbano, y a la Cámara de la Construcción, una propuesta para ver cómo se pueda regular la construcción de edificios en la zona del Parque Urquiza".

Comentarios