Juicio a Urribarri

Megajuicio: fuerte contrapunto entre defensor y la Fiscalía

El entredicho surgió por el horario del secuestro de un disco externo. Un testigo dijo que fue convocado al mediodía, pero surgieron diferencias con el acta policial.

Martes 07 de Diciembre de 2021

Una testimonial que parecía que iba a pasar desapercibida generó fuertes cruces entre un abogado defensor y los representantes del Ministerio Público Fiscal. Sucedió en la audiencia número 26 del denominado megajuicio, un proceso histórico porque entre los imputados se encuentra el exgobernador Sergio Urribarri y varios exministros que actuaron durante su gestión de gobierno. Durante el testimonio de Adrián Marcelo León Elberg surgieron diferencias entre el horario en el cual participó como testigo del secuestro de un disco externo en calle Irigoyen, y el registro de ese operativo -con diferente horario- que dejó asentado la Policía Federal en un acta.

Según el empleado municipal que se desempeña en el área de mantenimiento de Jardines Maternales, en agosto de 2016 fue convocado por la Policía para ser testigo de un procedimiento en un domicilio de calle Irigoyen, casi bulevar Racedo en la ciudad de Paraná. “Estuve entre las 11 y las 11.30, en la casa de una señora donde había mucha gente, varios policías. Me muestran un aparato, rectangular de color rojo y negro; me informan que es un disco duro portátil. Allí me contaron que la dueña de casa dijo que la empleada encontró el dispositivo en el techo que da al patio. El aparato estaba en un bolsa cuando me lo muestran”, explicó Elberg en el comienzo de su relato.

Hasta allí la intervención del empleado municipal transcurría por los carriles normales, pero todo cambió cuando se le exhibió el acta del secuestro que confeccionó personal de la Policía Federal. Allí se dejó constancia que el procedimiento comenzó a las 13, aunque el testigo ratificó un horario diferente y que su firma no estaba en ese documento. En ese momento se produjo un fuerte cruce entre el abogado Raúl Barrandeguy y los representantes del Ministerio Público Fiscal. En forma efusiva, el letrado dudó de la validez del acta: “Se presenta el acta como firmada por el testigo, por lo que me da la sensación que hay delito de Falsedad de Instrumento Público”.

Los fiscales Patricia Yedro y Juan Francisco Ramírez Montrull no dejaron pasar ese planteo, porque entendieron que se “está haciendo una valoración. El juez José María Chemez solicitó que se evite el intercambio ante la presencia de los testigos, por lo que se solicitó que Elberg abandone el salón.

Advertida esta situación, el empleado municipal aportó algunos detalles referidos al operativo, como por ejemplo la presencia de un fiscal quien le explicó los motivos por los cuales había sido convocado. “Me dijo que habían incautado un artefacto, también me indicó la mujer que lo había encontrado. Me lo mostraron en la sala principal de la casa. El dispositivo estaba situado en un alero que se veía desde la casa”, recordó.

El trabajador manifestó que en el inmueble había varios policías, algunos de ellos trabajando con computadoras portátiles y que estuvo acompañado por una mujer, también citada como testigo civil. Aseguró que su participación en el procedimiento duró media hora, y que solamente conversó con el fiscal que dirigía las actuaciones.

Los demás testigos

Más allá que fueron varios los testigos convocados en la jornada de ayer, la audiencia transcurrió rápido y casi sin demoras. El coordinador de la Secretaría General de la Contaduría General de la provincia, Luis Plugoboy, habló de su actuación en un informe sobre el registro de personal que se desempeñaba en la Dirección General de Información Pública. Sostuvo que en ese acto administrativo se buscaba establecer si surgían observaciones en las distintas, áreas en relación a la situación de revista de los empleados y de la tramitación de algunos expedientes.

A continuación fue el turno de Carola Vitar, quien actuó como testigo en un procedimiento donde se buscaba resguardar información contenidas en páginas web, imágenes y videos de YouToube. “Me llamaron cuando estaba trabajando en el juzgado de Transición N° 2 donde era secretaria Gabriela Garbarino. Estuve muy poco tiempo. Ese día estuvieron los fiscales Badano y Ramírez Montrull”, aseguró. La empleada judicial recordó que debió retirarse por pedido de Garbarino, y que en el tiempo que duró su participación “alcanzó a ver la imagen de Urribarri en una de las propagandas. No vi más de 5 páginas”.

Otro de los testigos fueron Gonzalo Fernández y Flavio Zárate, quienes también actuaron como testigos de la extracción de material contenidos en páginas web. Ambos no aportaron demasiada información, al menos en relación a lo que requerían los defensores.

Por último testificó Román Jalil, a cargo del área de Recursos Humanos del Gobierno. El juicio continuará el próximo lunes.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario