Secciones
Malvinas

Malvinas: a 38 años del hundimiento del General Belgrano

Hoy honrarán en las redes sociales a los héroes de esa dotación. Entre los 323 fallecidos había 16 entrerrianos; otros 13 sobrevivieron.

Viernes 01 de Mayo de 2020

Fue el 2 de mayo de 1982 cuando el crucero General Belgrano recibió el impacto de tres torpedos provenientes del submarino nuclear inglés HMS Conqueror. El cobarde ataque fue fuera de la zona de exclusión y la embarcación argentina se hundió a los 20 minutos.

Oscar Daniel Barzola es de Paraná y fue uno de los sobrevivientes. En ese entonces tenía 25 años, y rememoró: “Éramos 1.093 tripulantes a bordo del crucero y 770 tuvimos la suerte de regresar. Hubo 323 que quedaron como mojones reivindicatorios de nuestra soberanía nacional: de Entre Ríos fueron 16 los que ofrendaron su vida. Y fuimos 13 en la provincia los que pudimos volver. Pasaron 38 años y los recuerdos están latentes”.

A su vez, mencionó a UNO: “Estamos en nuestras casas y nuestros recuerdos llegan en medio de esta incertidumbre por la pandemia. Hoy será un día distinto, que pasaremos con nuestras familias”.

Por otra parte, comentó: “Estos días nos vienen a la memoria que el pueblo argentino realmente nos acompañó. Por ejemplo, cuando vinieron los soldados correntinos a Entre Ríos los paranaenses alcanzaban un pan casero y una botella de agua. Soy un sobreviviente del crucero General Belgrano y siempre he tenido presente esas cosas, así que con un grupo de 12 veteranos de Malvinas nos propusimos devolver esos gestos en este tiempo y hemos ido al hospital San Martín, al San Roque, al de Salud Mental, y a cinco centros de salud a donar barbijos”, señaló con gratitud, y adelantó que la próxima semana irá junto con sus pares a un barrio periférico a repartir alimentos en esta época difícil.

Con su esposa Gladys eran novios en 1982, y luego de regresar de Malvinas formaron una familia. Sus hijos, Maximiliano Daniel, de 36 años; y Mauro Emanuel, de 32, hoy son parte del movimiento Generación Malvinas Paraná, integrado por hijos de combatientes, quienes llevan adelante distintas acciones para mantener viva la llama del sentimiento patriota de recuperar las islas Malvinas y honrar la heroica labor de sus progenitores. “Ellos siguen nuestro legado, para que no sea en vano que 632 argentinos, de los cuales 36 eran entrerrianos, hayan ofrendado su vida por la Patria. También por esos más de 700 compañeros nuestros, veteranos de Malvinas, que no encontraron la contención social en sus provincias y tomaron la decisión de quitarse la vida”, subrayó Oscar.

Cecilia Baiud también es parte del grupo Generación Malvinas Paraná. Su padre, Jorge Carlos Baiud, tenía 31 años y se desempeñaba en la sala de máquinas del crucero General Belgrano. Se estima que perdió la vida cuando uno de los tres torpedos que lanzó el submarino Conqueror impactó de lleno en su lugar de labores.

En mayo de 2007 Cecilia pudo viajar en una comitiva a un lugar cercano al hundimiento. “Fui sola, ya que solo podía ir un familiar por caído. Arrojé al mar una flor y una carta, en la que le dije a mi padre todo lo que no pude decirle en esos años. Ese viaje significó muchísimo para mí, ya que me sirvió para poder cerrar una etapa y pude despedirme. En ese momento también enterré todas los posibles fantasías sobre si pudo salvarse por él mismo, si pudo nadar hacia algún lugar, cosas que siempre quedan dando vueltas en la imaginación, debido a que no tuvimos un cuerpo al que darle sepultura”, confió, y destacó: “Ese viaje me dio mucha paz y agradezco a Dios que tenga como tumba la inmensidad de ese mar: me pareció el mejor lugar donde puede estar”.

Hoy será de manera virtual el homenaje a su papá, al igual que el 2 de Abril: “Ese día estuve con un grupo de hijos de veteranos y caídos de Generación Malvinas Paraná subiendo fotos y videos para conmemorar esa fecha. A la medianoche del 2 de Abril los bomberos hicieron sonar la sirena y cantamos el Himno y la Marcha de Malvinas, y yo particularmente hice la vigilia con la Comisión de Familiares de Caídos en el país; nos encontramos en la plataforma Zoom un ratito antes de la medianoche y algunos nos conocimos las caras, ya que tenemos contacto vía WhatsApp habitualmente”, indicó a UNO, y manifestó que anoche hicieron lo mismo para recordar a sus seres queridos que hoy son héroes de la Patria. “Además, los familiares de los caídos en el crucero que somos de la capital entrerriana hemos enviado fotos y una pequeña historia biográfica de nuestros padres y los chicos de Generación Malvinas Paraná lo compartieron en las redes para que los paranaeses puedan conocer los héroes que hay en su ciudad”, remarcó.

Por otra parte, refirió: “A mi papá trato de recordarlo siempre con mucha alegría. Era una persona muy querida, los hermanos de mi mamá conservan muchas anécdotas de él. Somos una familia muy grande y cuando nos podemos juntar para algún cumpleaños o un asado siempre surge algún recuerdo cómico o gracioso, y nos acordamos de él de ese modo. Yo tenía 6 años en 1982 y en lo personal los recuerdos que tengo son como fotografías, como instantáneas de momentos muy particulares”.

Cecilia, madre de una niña de 8 años, contó qué quisiera transmitirle a las nuevas generaciones: “Me gustaría que sepan que ese pedacito de tierra es nuestro, si bien está ocupado por gente que nos la quitó. Y a mi hija inculcarle en especial el sentimiento de orgullo por su abuelo, un combatiente de Malvinas que fue a defender la Patria. No hablarle tanto de la guerra en sí, porque la guerra es cruel, sino transmitirle los valores y la importancia que tuvo la gesta, el ideal, y que esté orgullosa cuando cante el Himno Nacional y la Marcha de Malvinas, llevando una escarapela en el pecho”, subrayó.

El recuerdo

Carlos Ignacio Figueroa, quien tenía 20 años y era tripulante del crucero, fue otro de los entrerrianos que perdieron la vida ese frío 2 de mayo. Su papá Carlos manifestó que transitará esta jornada llena de sentimientos encontrados con su hija y su nieta, aunque aclaró: “A mi hijo lo recordamos los 365 días del año”.

El hombre, oriundo de Rosario del Tala, tiene casi 85 años, y señaló a UNO que su hijo había terminado el Secundario y estaba rindiendo materias de la carrera Ciencias Económicas cuando lo llamaron para que se integre al Servicio Militar: “Le tocó Marina y a otros muchachos del barrio también. Él tenía la posibilidad de haberse quedado en la Mecánica de la Armada, en Buenos Aires, y ya le faltaba poco para la baja. Pero finalmente fue a Malvinas y estoy orgulloso de mi hijo”.

Su familia estaba en Uruguay cuando escuchó por la radio la noticia del hundimiento del crucero. Carlos quiso saber más y consultó a autoridades del Ejército, pero le negaron este hecho y hasta el otro día le aseguraron que el barco seguía navegando. Después le confirmaron que era verdad, pero le dijeron que casi la totalidad de los tripulantes se había salvado. En este marco, afirmó: “Nos daban otros datos falsos y estuvimos casi un mes pensando que a mi hijo y a otros soldados los había rescatado un barco pesquero ruso y los habían llevado a la Unión Soviética”.

“Así nos tuvieron a las vueltas. Pasamos un tiempo creyendo que Ignacio estaba extraviado. Luego supimos que lo dieron por fallecido. Fueron momentos duros. La mayoría de los que murieron fue de frío, que no tenían agua, que estaban mal equipados”, confió, y aseveró que no siente rencores hacia los soldados ingleses ni con el comandante que lo hundió. “Por quienes siento bronca es por los hermanos chilenos, que informaron la posición del crucero”, sostuvo.

En su caso también pudo ir a un lugar cercano al lugar donde el Belgrano fue atacado a rendir homenaje a su hijo, pero aseguró que no viajará a Malvinas mientras le pidan pasaporte, y concluyó: “Las Malvinas son argentinas, pero esperemos que se recuperen por medios diplomáticos, sin que muera una persona más”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario