Transporte
Viernes 06 de Julio de 2018

Los choferes de la línea 7 están muy preocupados por la violencia de los pasajeros

En la cabecera de Paraná XVI Enzo Giménez explicó lo que sucede arriba de las unidades. Remarcó que cada vez más seguido, las personas intentan viajar sin pagar el boleto.

Enzo Giménez habló con UNO antes de sentarse al mando del colectivo de la línea 7 y realizar el recorrido que finaliza en "Hernandarias".

El chofer también tiene manejo de cámara porque tuvo un papel protagónico en la serie Urbanos que se filmó arriba de colectivos que circulaban por las calles de Paraná.

"Mi familia y las familias de todos los compañeros están preocupadas, ojalá que nunca se repita pero la situación está complicada", describió el trabajador del volante sobre lo que vive el núcleo familiar de los colectiveros luego de que balearan en una mano a Nicolás Pacífico.

Al colega de Enzo le dispararon para robarle la mochila y todos saben que fue un guiño del destino porque el trabajador ya está recuperándose en su casa.


En la cabecera que se encuentra en el oeste de la capital entrerriana los colectiveros dicen estar abandonados más allá de que hoy circularon con mayor frecuencia los patrulleros de las comisarías cercanas.

Paran en una habitación fría, con techo de chapa, que mantienen iluminada aunque tapada por los propios colectivos que esperan en la calle con los motores en marcha. Cuando se hace la hora cierran la puerta y arrancan a levantar pasajeros.

Estos son los últimos recorridos que inician desde Paraná XVI porque el domingo partirán en los galpones que están en la puerta del barrio Anacleto Medina.

Si bien compartirán el espacios con los colectiveros de la línea 3 saben que llegarán a otra de las zonas calientes de la ciudad con el posible agravante de que los pasajeros estarán molestos porque los colectivos ( de la Línea 3) ya no bajarán hasta la plaza de Anacleto.

Se viven días de mucha tensión en los barrios del oeste en donde se nota, con solo recorrer sus calles, la falta de servicios básicos. Entre calzadas angostas, con poca luz y vecinos caminando sobre el asfalto, los colectiveros manejan unidades que llegan repletas hasta el centro paranaense, sobre todo, en las horas pico.

Desde Paraná XVI hasta la parada de calle España, a metros de la plaza 1° de Mayo, el recorrido se realiza en un promedio de 15 a 20 minutos. La segunda parte del tramo hasta Hernandarias o Aatra la completan en un promedio de tiempo similar.

Mientras esperan por los cambios, responden las preguntas de los usuarios sobre la ubicación de las nuevas paradas y tratan de evitar las discusiones que, cada vez más seguido, se plantean a bordo.


Embed


Embed

Mirá la transmisión en VIVO
Embed







Comentarios