Malvinas
Sábado 31 de Marzo de 2018

El recuerdo imborrable de enterrar a los compañeros caídos en combate

Este 2 de Abril resulta especial: cuerpos no identificados de héroes nacionales muertos en Malvinas ahora tienen nombre y apellido

Este 2 de Abril resulta particularmente especial. Decenas de cuerpos no identificados de héroes nacionales muertos en Malvinas ahora tienen nombre y apellido. Muchos recuerdos de los excombatientes han vuelto tan vivos como entonces.
Hace exactamente 36 años la Operación Rosario estaba pleno desarrollo, y en cuestión de horas la invasión a las Islas Malvinas sería un hecho que marcaría para siempre la historia reciente de la Argentina. Aquella operación militar sería el principio del fin para la dictadura cívico-militar que gobernaba el país desde hacía seis años, y lo que comenzó con una Plaza de Mayo repleta de vítores y patriotismo, terminaría con 649 soldados argentinos muertos en combate, a los que habría que sumar una cifra enorme de suicidios después del conflicto.
La muerte como hilo conductor de toda guerra dejó su sello en la vida de todos los que participaron de los combates en aquel otoño helado de 1982.
Armando Scévola es un tipo amable, cansino, y con una tranquilidad que transmite paz. Una palabra que está en las antípodas de sus recuerdos más fuertes y una expresión de deseo con la que soñó durante cada uno de los instantes en que pudo descansar cada día que pasó en las islas en aquellos días.
Tenía entonces 19 años. Era conscripto en el Batallón de Infantería de Marina 5 con asiento en Tierra del Fuego. Fue uno de los primeros grupos en llegar a las islas y fue ubicado en la Sala Armamento del BIM5. Su trabajo fue el reparto de municiones y armamento por toda la isla en helicóptero.
La identificación de los 90 soldados argentinos que permanecían como NN en suelo malvinense revolvió recuerdos y le cambió formas de pensar que tuvo durante años.
"Nosotros estuvimos como prisioneros en tierra, a muchos los llevaron a los barcos, pero nosotros tuvimos que sepultar a una gran cantidad de soldados nuestros que quedaron en el campo de batalla. No necesariamente eran los compañeros de nuestro batallón, pero uno los toma como compañero, amigo o hermano a cualquiera que esté en combate junto a nosotros".
Al inicio de la tarea de identificación de aquellos héroes Armando se mostró en desacuerdo con la remoción de esos restos, le parecía una falta de respeto, sobre todo las fotos filtradas donde se pudieron ver detalles de las ropas y los restos de aquellos soldados.
"No fue algo fácil de hacer. Todas las pertenencias que tenían se las colocábamos en los bolsillos, o dentro de la ropa de cada uno. Si alguno tenía identificación, que no todos la tenían, se cortaba la medalla si era de las que se quebraban al medio, o se tomaba una de las dos que tenían en el cuello, una se la quedaba el sacerdote inglés, y la otra quedaba colgada en el casco con el fusil que se colocaba clavado señalando la tumba. Era esa la manera con que identificábamos el lugar donde estaba sepultado", recuerda.
Finalmente, Armando reconoció que era algo que los familiares necesitaban, un lugar puntual donde llorar a su ser querido. "Era necesario, una cosa es lo que toda esta tarea genera en quienes estuvimos ahí enterrando compañeros, pero otra muy distinta es el sentimiento que hoy sirve para paliar en algo el dolor de tantos familiares. Es bueno lo que ha sucedido si a los familiares les ayuda en su dolor", reconoce.
Aquel pasado de hace 36 años está en su recuerdo, y este 2 de Abril trajo de vuelta a todos aquellos soldados cuyos nombres todavía no tenían una cruz en su memoria.
"Los sepultábamos allí donde encontrábamos los cuerpos. O se los trasladaba muy poco, siempre buscando los pozos de las bombas, porque era muy difícil hacer un pozo en esas circunstancias. Los limpiábamos bien y se los envolvía en un poncho de agua, en algunos lugares hemos colocado hasta dos. Todos ellos fueron trasladados hasta el cementerio cuando fue armado en Darwin. Lo que hicimos después de sepultarlos fue rezar en una ceremonia que hizo un sacerdote ingles, lo hicieron como corresponde, poniendo toda su preocupación viendo cómo se sepultaba. Recuerdo claramente al sacerdote con un bastón, un hombre mayor que caminaba mejor que nosotros en plena turba y en terrenos muy difíciles de subir. Nosotros apenas nos podíamos mover, veníamos de muchos días de combate, esperando, mojados. Es en base a toda esa experiencia que nosotros sostenemos en la memoria esta parte de nuestra historia para que esto cambie".
Armando es hoy un hombre reconocido en su ciudad y en toda la provincia por la enorme tarea que realiza como veterano de guerra en la concientización por la paz y el recuerdo de lo que significó Malvinas para los argentinos. Tiene cuatro hijos y cinco nietos, "una familia maravillosa que me acompaña siempre, y hay veces que miro a mi hijo que tiene 20 años, nos recuerdo a nosotros con 19 y me digo que acá hay un error, es inconcebible que hayamos estado en una guerra con esa edad", recuerda.

Sala evocativa
En Concepción del Uruguay los excombatientes conformaron la Sala Evocativa de Malvinas Daniel Francisco Sirtori. Creada en mayo de 2007 "con el objetivo de continuar con la Gesta de Malvinas desde nuestro lugar difundiendo nuestras vivencias personales, contamos con una muestra desde nuestra sala más las charlas y proyecciones que se realizan en las escuelas primarias, secundarias, facultades u otros que nos convocan para escuchar parte de la historia viviente de Malvinas". Junto a Armando trabajan aquí Rosendo Torres, Ulises Monzón, Aníbal Díaz, Ricardo Lucero, Eduardo Parada y Andrés Akrich.
"Para nosotros es una forma de continuar lo que comenzó hace 36 años. Para nosotros el mensaje central es que la guerra no puede suceder nunca más, y las Malvinas son parte de nuestro territorio, eso queremos dejar grabado en la memoria de todos, sobre todo de los más chicos, que son los más receptivos para nuestro mensaje, son los que más nos sorprenden con sus preguntas, no tienen prejuicios, quieren saber y hablan con sinceridad y eso es hermoso", destaca.
"Queremos ser parte de un mensaje verdadero, real, de primera mano, no queremos formar parte de ese cúmulo de informaciones falsas y tergiversadas que terminan tomándose como cosas reales y que solo sirven para dominar el pensamiento de la gente, en tiempos de redes sociales y tanta noticia falsa, nosotros aportamos desde esta sala y desde nuestros testimonios, un espacio de verdad de parte de nuestra historia y queremos reivindicar aquella lucha, y rendir homenaje a todos los caídos que dieron su vida por el compromiso con su Patria".

Vigilia y acto
Mañana se recordará el Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas. En La Histórica esta noche habrá una vigilia a las 23 en el frente de la Sala Evocativa de Malvinas ubicada en el edificio del Correo, donde se aguardará la llegada de la medianoche para recibir el 2 de Abril con la entonación del Himno Nacional Argentino a cargo del grupo Opus Cuatro, que, previamente ofrecerá su interpretación de la Misa Criolla en la Basílica Inmaculada Concepción. A media mañana del lunes, el acto tendrá lugar en el Monumento a los Caídos frente al cementerio.

Comentarios