Secciones
Transporte público

Desde el lunes, no se reconocerán descuentos ni gratuidad en micros interurbanos

Además, la cámara empresarial provincial confirmó que aplicará un progresivo y profundo plan de reducción de frecuencias y horarios

Sábado 11 de Mayo de 2019

Ante la falta de respuestas por parte del gobierno provincial, a los pedidos por un mayor equilibrio de los coeficientes de distribución de los fondos destinados a compensar el sistema de transporte provincial, y con tarifas congeladas desde diciembre, la Asociación Empresaria del Transporte Automotor (AETA) advirtió el inicio de una serie de medidas que afectarán sensiblemente a los miles de usuarios que transporta a diario por toda la geografía entrerriana.
El presidente de la entidad, Leonardo Herlein, confirmó a UNO que desde el lunes no se reconocerá a ningún pasajero beneficios de descuentos especiales o de gratuidad en ningunos de los servicios que prestan las más de 40 empresas provinciales. Afectará los pases sociales, de discapacidad, de policías, estudiantes primarios y de pacientes en espera o trasplantados del Incucai.
Y progresivamente, agregó, se implementará un plan de reducción de frecuencias y horarios. La magnitud de la restricción de los servicios se conocerá recién la semana próxima, cuando se reúnan los afiliados de AETA. Según explicó, aquellas empresas de mayor tamaño comercial, con más personal y más servicios a cargo, serán las que más profundamente comenzarán un plan de reestructuración que afectará a los usuarios, pero que también pone en riesgo decenas de fuentes de trabajo en la región.
Ambas decisiones –la suspensión beneficios de descuentos desde el lunes, como el progresivo achique de frecuencias– fueron adelantadas por nota formal al ministro de Planeamiento, Infraestructura y Servicios, Luis Benedetto.

La crítica situación generada a partir del cambio de esquema de subsidios vigente desde el 1º de enero, se fue agudizando con el paso de los meses, una inflación que no cesa, incrementos de combustibles que llegan a casi el 20% en lo que va del año y un significativo aumento de costos operativos diarios, llevaron a la cámara a iniciar un plan de ajuste en sus operaciones.

"Esto lo veníamos anticipando a las autoridades (de la cartera de Transporte provincial). Es imposible seguir adelante si no hay más fondos para compensar los desequilibrios en la distribución de fondos, y pretendiendo seguir con tarifas congeladas", sostuvo en diálogo con UNO.
Respecto a la distribución, indicó que en la provincia se destinan unos 10 millones de pesos mensuales, entre aportes de Nación y Provincia, que corresponden al 70% del volumen del año pasado, en el marco del nuevo plan de eliminación de subsidios.

Hay que recordar que mediante tres líneas de financiamiento desde Nación, como el Sistema Integrado de Transporte Automotor (Sistau); el Régimen de Compensación Complementaria Provincial (CCP); y un aporte que se entregaba a las empresas por el gasoil subsidiado, se buscaba evitar que los mayores costos se trasladan a tarifa. El sistema rigió más de una década.

Con el nuevo esquema y con montos fijos, ocurrió que empresas que no habían sido incluidas en los primeros meses, y que les correspondía percibir esos subsidios, redujeron la masa total a distribuir. Es decir, no se ampliaron los subsidios, sino que se achicaron el de las otras empresas ya beneficiarias.
Por otro lado, en relación a las tarifas, hay un pedido de recomposición del 20% desde principios de año, que no fue autorizado por Transporte Provincial. Cada mes que pasa, esa cifra inicial va quedando más relegada.

"En reuniones informales o contactos permanentes que hemos tenido con las autoridades de Transporte nos dicen que estaban esperando que Nación aumente subsidios. Pero pasan las semanas, los meses, y no hay respuestas", acotó Herlein.

Los valores de los viajes entre localidades entrerrianas están bajo la órbita de Transporte de la Provincia; la última variación de los pasajes fue el 31 de diciembre.

"Pensábamos que la solución iba a tomarse enseguida, por eso a desde principios de año venimos acompañando y aguantando. Pero lo que vemos es que seguimos agrandando el endeudamiento, tanto a proveedores, como en impuestos, y no vamos a poder pagar los salarios", ejemplificó.
Justamente, respecto al tema salarial, hizo referencia a que en la actual situación de congelamiento de subsidios y de tarifas, e incremento de costos operativos, se inició la negociación paritaria, en la que la Unión Tranviarios Automotor (UTA) solicitó un mínimo de 37% de aumento salarial. "Eso agrava aún más nuestra situación", remarcó Herlein.

Finalmente, apuntó que el lunes, en la reunión de la Cámara, se resolverá como será ese plan de achiques de frecuencias, para ser notificada al órgano de contralor.
"Si no tenemos insumos para garantizar, no podemos prestar los servicios, por lo que vamos a entrar en un sistema de emergencia. Cada empresa adoptará su ajuste", indicó.


En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario