Secciones
Proyecto innovador en Educación

De la mano de la educación crecen las oportunidades en el Anacleto Medina

Este año egresará la primera promoción de la escuela Secundaria de Gestión Social Pablo de Tarso, una obra pionera en su tipo en Entre Ríos. Se trata de una institución que trabaja teniendo en cuenta el contexto de los estudiantes.

Domingo 21 de Julio de 2019

En apenas unos meses egresará la primera promoción de alumnos de la escuela Secundaria de Gestión Social Pablo de Tarso, pionera en la provincia en implementar este tipo de propuesta educativa. Son ocho los adolescentes que cumplirán el sueño de recibirse con el título de Bachiller en Ciencias Naturales, y año tras año se irán sumando más.

Situada en el barrio Anacleto Medina, una de las zonas más vulnerables de Paraná, la institución nació en 2014 para abrirle camino a los jóvenes de la zona para que pudieran seguir estudiando al finalizar el nivel Primario, ya que un par de años antes se había cerrado el nivel medio de la escuela pública de gestión privada Nº 22 San Antonio María Gianelli. En ese entonces muchos chicos del lugar quedaron excluidos del sistema educativo por no poder ir a clases a otro sector de la ciudad, o por no sentirse integrados en escuelas ajenas a su realidad social.

escuela2.jpg

“Del nivel Primario de la escuela Gianelli habían egresado unos 60 chicos, y casi el 15% no seguía la Secundaria. Y había otro 40% que fracasaba en los primeros años cuando se iban a otras escuelas. Repetían 1° o 2° año y después dejaban. Para mí era una situación conmovedora por cómo se daban las cosas acá: justamente los más vulnerables son los adolescentes en la calle, por todas las propuestas negativas que hay”, contó a UNO el padre Germán Brusa, a cargo de la capilla San Martín de Porres –que depende de la parroquia Cristo Peregrino–, quien fue uno de los principales impulsores de la idea de crear un nuevo espacio para que los chicos del lugar pudieran concluir su formación.

En este marco, recordó: “Hablándolo con unos amigos, en ese momento empezamos a estudiar el tema y en 2013 cristalizó la idea. Nos reunimos el 18 de mayo de 2013, una fecha que quedó para nosotros como el día de la inspiración. Nos propusimos hacer algo y empezamos a investigar los alcances de la escuela de gestión social, ya que concluimos que una escuela común no funciona en un barrio con estas características. Vimos que la escuela privada deja a muchos fuera del sistema y la estatal no garantiza la permanencia. Así que nos plantemos buscar algo distinto y empezamos a ver la posibilidad de este formato”.

escuela3.jpg

Entendiendo que la educación es una valiosa herramienta de inclusión social, que genera oportunidades y transforma realidades, enseguida se sumó mucha gente dispuesta a dar una mano y ponerle el corazón a esta propuesta pedagógica innovadora, que contempla las necesidades y las inquietudes de quienes concurren a clases, inmersos en un entorno singular. Así formaron la fundación Presencia Presente, que sostiene este proyecto a partir del cual se creó el instituto Pablo de Tarso, que en 2014 obtuvo el reconocimiento del Consejo General de Educación (CGE). Acerca de sus particularidades, el sacerdote explicó: “El formato de las escuelas de gestión social, junto con las escuelas de gestión cooperativa, aparecen con la nueva ley de Educación. Son escuelas contextualizadas, pensadas para entornos vulnerados. Por eso uno va a encontrar en el país iniciativas muy diversas, porque en cada lugar se fue adaptando a la comunidad, a su cultura”.

A su vez, Brusa aclaró que aunque la institución dependa de la Dirección de Enseñanza Privada del CGE, en el instituto Pablo de Tarso los alumnos no pagan una cuota mensual y el ingreso es irrestricto. “Tenemos por ahí la ventaja de poder elegir nosotros qué docentes forman parte del equipo. Se evalúa su idoneidad para estos ámbitos, o sea la experiencia que tienen en contextos vulnerables; y la disponibilidad de tiempo, porque es una escuela que necesita siempre un tiempo extra, ya que los chicos son demandantes”, señaló.

escuela.jpg

En un contexto en el que a menudo acechan las adversidades y en el que muchas veces los adolescentes están expuestos a sucumbir ante el flagelo de las drogas y otras penurias a las que son empujados por la falta de oportunidades, el equipo que forma parte del establecimiento se esfuerza para brindarles contención: “Una cosa clave es lograr cierto vínculo de apego y de apropiación de los chicos hacia la institución. Los primeros tres años se trabaja mucho en ese tema de la contención y de la pertenencia, que el chico encuentre que la escuela es como su casa”, mencionó.

A los jóvenes que concurren a clases se les sirve una colación a media mañana, el almuerzo al mediodía y la merienda a la tarde, forjando un espacio con clima familiar. Al respecto, comentó: “Buscamos que sea un lugar agradable para estar, y cuando uno genera ese vínculo el chico viene por sí mismo. Eso es importante, porque a veces en la escala de valores en el barrio no se tiene como prioridad la educación, aunque no es en todos los casos. Pasa esto porque por ahí no han tenido la oportunidad de estudiar ni lo ven necesario para subsistir. En ese sentido no hay un estímulo de las familias para que manden a los chicos a la escuela y se trabaja mucho con ellos para que vengan”.

escuela.jpg

La matrícula total de la escuela hoy asciende a unos 100 estudiantes. Los cursos se distribuyen en dos turnos, porque solo cuentan por ahora con tres aulas. Para seguir creciendo y cumpliendo la loable labor de garantizar el acceso a la educación a los jóvenes de Anacleto Medina y los barrios aledaños, la fundación Presencia Presente –de la cual Brusa es el presidente– lanzó un campaña para buscar socios solidarios que ayuden a sostener esta obra: “Acá las cosas siempre se han hecho a pulmón y con la providencia. La escuela se sostiene con el aporte de muchas personas a través de la Fundación. Muchas veces necesitamos alguna cosa y ha habido alguien que ayuda, pero la escuela creció mucho y se nos hace más difícil sostenerla. Por eso invitamos a la gente a acompañarnos”, dijo el religioso. Quien desee colaborar, puede comunicarse a través del correo electrónico presenciapresente1@gmail.com, o del perfil de Facebook: Presencia Presente Fundación, donde hay un link para inscribirse y formar parte de este sueño que genera más y mejores oportunidades a los chicos de la zona para que puedan tener un mejor porvenir.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario