Secciones
Inflación

Cortes de carne económicos no llegan a carnicerías de barrio

Desde la Cámara de la Industria Cárnica de Entre Ríos, Alberto Berardi, dijo que el programa de cortes de carne rebajados es una medida "política"

Miércoles 27 de Enero de 2021

Los cortes de carne económicos del programa lanzado por el Gobierno se conseguirán en los supermercados y no llegarán a las carnicerías de barrio, según afirmó el gerente de la Cámara de la Industria Cárnica de Entre Ríos, Alberto Berardi, quien considera que el programa implementado por el Gobierno es una medida política que no aporta soluciones de fondo, ni al tema de la inflación ni a la del bajo consumo de carne roja. “La realidad económica es otra. Hay que desmitificar y, sobre todo, no meter a la política en este tema”, dijo a La Radio de UNO por 97.1 La Red Paraná.

carne argentina exportacion.jpeg

Paliativos

“Es una de las medidas políticas que se vienen aplicando para consumo del público desde hace años. Son paliativos para generar tranquilidad en la población durante algún tiempo", dijo y explicó que el aumento del precio de la carne es cíclico: "Que la carne vacuna aumente en el mes de diciembre pasa hace 30 o 40 años, porque es una cuestión de oferta y demanda. Pero si vamos a los niveles de inflación, estamos dentro de los parámetros de esa realidad argentina”, afirmó.

Embed

La secretaria de Comercio Interior indicó que se trabaja para que haya stock y abastecimiento de los ocho cortes de carne que rebajaron.

Publicado por Diario UNO de Entre Ríos en Martes, 26 de enero de 2021

Señaló que este convenio se realizó con la industria frigorífica exportadora “que volcará tres millones de kilos al mercado que, en el contexto global del país no es nada”. Y expresó sus dudas sobre la efectividad de la modalidad y distribución para que el producto llegue efectivamente a la población de bajos recursos. Por el contrario opinó que de esas 3.000 toneladas de carne 2.550 las proveerán los exportadores ABC y los otras 500 el resto de los frigoríficos exportadores, entre los que están los “consumeros” y se va a vender en grandes cadenas de supermercados”.

carne1.jpg

En este punto, Berardi calificó el programa oficial como “un paliativo” que se viene repitiendo año a año. “No se toca nunca la cuestión de fondo que es el aprovechamiento del stock ganadero, un programa de crecimiento ganadero y de modernización de la industria. De eso tenemos que empezar a hablar, son proyectos a 10 o 20 años”, dijo y amplió: “Argentina tiene 52 millones de cabeza de ganado hace más 50 años. No se mejora el sotck. Si tenemos la misma cantidad de vacas y más millones de habitantes que hace 50 años, quiere decir que bajó el consumo de carne”.

Por otra parte señaló que, la situación de los frigoríficos exportadores excede el mercado normal y compite con mercado de frigoríficos “consumeros” y chacinadores: "El costo del ganado en pie no aumenta. Cuando aumenta la carne pareciera que el que aumenta es el oligarca y todo eso que se dice no es así, el productor ganadero no es el formador de precios”.

Desmitificar

“Parece que el kilo de carne que se vende a 600 o 700 pesos es un drama nacional. En cualquier parte vale mucho más. Y también hay pulpas económicas dentro del programa que la gente normalmente no pide porque la costumbre es comer asado”, apuntó.

Cambios de hábitos de consumo

Hay muchas cuestiones a tener en cuenta, entre los que están los cambios de hábitos de la población en cuanto al consumo de carne: “La entraña antes se la daban a los perros, hoy es premium, al igual que el osobuco o el puchero que era uno de los cortes baratos. Son cortes económicos, 200 pesos el kilo. Es cuestión de hábitos, ideas y maduración. Hoy se elabora un plato con corte económico, lo cocinan de determinada manera, y te lo cobran a $2.000”, ejemplificó.

Por último Berardi señaló que, cuando costumbres y realidades cambian, los oferentes también varían y se adaptan. “Se está buscando alternativas para consumo de cortes más económicos o variar hacia el cerdo o pollo”. También hay que considerar los cambios de hábitos por convicción que el consumo excesivo de proteína animal no es bueno para la salud, así como el avance del vegetarianismo o veganismo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario