Secciones
Entre Ríos

Copnaf: denuncian precarización y abandono

Denuncian que la planta del Copnaf está precarizada y abarrotada de suplentes. No hay carrera ni concursos y mucha política. Piden vacunas por ser esenciales

Lunes 26 de Abril de 2021

Norma Alonso, trabajadora de Copnaf e integrante de la comisión directiva central de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) habló con la Radio de UNO (La Red Paraná 88.7) sobre la compleja situación por la que atraviesa el Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia (Copnaf). “La realidad de Copnaf es muy compleja como la realidad social. El organismo técnico administrativo que tiene la función indelegable de desarrollar y preservar y transitar las políticas públicas de niñez y adolescencia de la provincia -encuadradas en las Leyes 26.061 y 9.861- en vez de basarse en el paradigma de protección integral ha servido a lo largo de las diferentes gestiones para ubicar conocidos, amigos y desarrollar políticas partidarias, dejando de lado su principal función”, expresó.

“Nos encontramos con una planta de personal absolutamente precarizada con uno de los sueldos más bajos de la administración pública y con menos reconocimientos. Estamos invisibilizados, ninguneados, tan es así que no figuramos en la plantilla de vacunación, por ejemplo, a pesar de estar encuadrados como personal esencial”, abundó.

Alonso señaló que el personal de Copnaf nunca dejó de trabajar durante la pandemia, a pesar de que la Justicia bajó todas las entrevistas presenciales: “Nosotros éramos el nexo y continuábamos desarrollando las tareas en residencias y en el territorio, como servicios de protección, y en interior con las áreas de niñez”, ejemplificó

Por otra parte, indicó que no hay reconocimiento hacia las tareas que realiza el organismo, ni carrera ni concursos. “Los servicios están sostenidos por suplentes, a pesar de que hay muchas vacantes en planta permanente por jubilaciones, fallecimientos o profesionales que encuentran otros trabajos menos complejos o mejor remunerados y se van de Copnaf. Esos lugares no se cubren y se allanan con suplencias arbitrarias y precarizadas”.

Hay otras cuestiones que se vienen denunciando como los convenios con ONG para sostener residencias que terminan cerrando por incumplimientos o irregularidades como el caso de la residencia El Sol de Paraná que dejó a 10 promotoras sin salarios y sin respuestas a varias adolescentes con derechos vulnerados que debieron ser reubicadas.

Conaf residencia El Sol1.jpg

Denuncias, abusos y situaciones insostenibles

Días atrás la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), en un comunicado, pidió al gobierno que atienda la situación del Copnaf debido a la evidente desprotección de la niñez en residencia socio educativas que subcontrata con ONG o iglesias.

“No queremos el modelo de la tercerización, la autogestión. Son caminos que llevan al fracaso, la frustración para sobre todo la población que atendemos”, señaló ATE.

“El Copnaf no puede ser una empresa que promueva emprendedores para que aborden situaciones de vulneración. Tampoco puede volver a revictimizar a las niñas/os y adolescentes que aborda. Suceden en el organismo hechos gravísimos por esta lógica de la precarización y flexibilización”, puntualizó.

Actualmente el organismo cuenta con una planta de 1.400 trabajadores y tiene 190 cargos de suplencias y 143 cargos de planta permanente vacantes. A la vez, tiene 32 residencias socioeducativas en muy mala situación, de las cuales 16 están tercerizadas con ONG o iglesias.

En Paraná existe una residencia que funcionó bajo esa modalidad de administración delegada, y es la única en la Provincia para adolescentes embarazadas, víctimas de violencia, violación u otro tipo de vulneración parecida. “Las trabajadoras están total y absolutamente precarizadas, sin ninguna cobertura social, con salarios cuyo último importe es de $25.000, sin aguinaldos. Trabajan las mismas horas que el personal de planta del Copnaf, cumpliendo la misma tarea, con un salario menor”, se indicó desde ATE.

La residencia El Sol funcionó en calle Belgrano, a cargo de la ONG Sumando Voluntades decidió cerrar y quedaron 10 trabajadores en la calle. ATE denunció irregularidades e incumplimientos por parte de la ONG ya que el personal trabajaba en negro, con horarios rotativos y con un sueldo de $25.000 y atrasos de dos meses. Tras el cierre se reubicaron las internas.

Conaf residencia El Sol.jpg

Por otra parte denunciaron que, durante la cuarentena, la escolaridad de las niñas y los niños y adolescentes alojados en las residencias del organismo no fue garantizada.

A la vez denuncian que hay un sistema de “cuidadoras” que figuran como “voluntarias” que reciben $120 por hora por cuidado en domicilio u hospitales; y $300 cuando el cuidado es en una residencia socioeducativa. “Esta figura se explica por la cada vez más compleja y difícil situación social donde la contención y abordaje de la niñez y adolescencia no debería tener parches sino una mirada integral con respuestas iguales. Estas formas revictimizan al niño/a y adolescentes agotando los recursos emocionales y simbólicos que tienen tanto las niñas, niños como los profesionales”, dice ATE.

El panorama se complejiza por la burocracia del Copnaf. Así, “el programa de fortalecimiento familiar que debería tener respuestas rápidas para la emergencia económica, se pierde en trámites burocráticos y demoran meses las ayudas económicas solicitadas por las, los profesionales para responder a esas demandas”. Y agrega: “Los Servicios de Protección que trabajan en territorio y por eso están cuando suceden las emergencias, por ejemplo, en el último diluvio en Paraná terminamos entregando plástico para los techos de las viviendas de las familias que atiende provisto por la municipalidad. Denigrante. Las y los profesionales se encuentran desbordados en su capacidad de intervenir en situaciones y siguen siendo acosados y amenazados por la justicia como si fueran sus auxiliares en la vieja ley de patronato”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario