Miradas
Miércoles 05 de Diciembre de 2018

Una imagen vale más que mil palabras

La imagen corrió rápidamente por todas las redes sociales, y la gran mayoría la consideró como un hecho anormal de un tipo que no se siente a gusto con el poder y sus beneficios. Estamos hablando del expresidente de la República Oriental del Uruguay, José Pepe Mujica. Un hombre para algunos raro en la política que tiene como trayectoria la coherencia, las convicciones firmes y la sencillez.
No le da mucha bolilla al mundo correcto del formalismo, del dinero y de aprovecharse de su condición de exmandatario. Siempre fue así, medio desaliñado, mal hablado y muy directo en sus ideas, a veces quedando mal parado por sus verdades.
La foto de los últimos días destaca algo poco común, por lo menos para nuestras tierras, en la Argentina, en nuestra provincia, o en nuestra ciudad.
La información indicó lo siguiente: "José Mujica Ex Presidente de Uruguay, esperando su turno para ser atendido en un hospital público".
Mis respetos a este señor, el verdadero ejemplo de liderazgo, siempre dando ejemplo, alguien que ejerció el gobierno para trabajar para el pueblo, no para robarlo".
Mientras leía esto pensaba que no llegaría a estar vivo para ver por estas pampas, a un expresidente, a un exgobernador o a un exintendente yendo al hospital público a hacerse atender.
La verdad, por más que haga el ejercicio no me lo imagino a Mauricio Macri, Cristina Kirchner, Carlos Menem, Fernando de la Rúa, millonarios ellos, esperando en una cola en un nosocomio estatal.
Cuando hablamos de los ejemplos de nuestros dirigentes, podremos recordar a Raúl Alfonsín (que no fue denunciado por corrupción), donar parte de su sueldo de presidente a la biblioteca de su pueblo, Chascomús. O Arturo Illia, que no se hizo rico en la función pública. Seguramente lo mismo hubiera pensado Eva Perón de servir al pueblo y no servirse del mismo.
Este contrasentido es muy perverso, multimillonarios, que nunca sintieron una necesidad, y que de la noche a la mañana lograron el poder de transformación en las políticas de Estado, lo dilapidaron por sus propios intereses y para beneficiar a los sectores más poderosos.
Esta frase tranquilamente podría caberle a Macri, que no creo que le duela mucho el aumento de la pobreza, la inflación y la recesión ya que el mundo económico marca que ese camino es el correcto.
Después están los otros, los que desesperadamente llegaron al poder y fueron capaces de crear una ficción teórica llena de derechos, cuando en verdad en la práctica se creó un verdadero sistema de robo en el Estado. Este proceso lo llevó adelante el kirchnerismo.
Decir lo contrario, es faltar a la verdad.
El viejo Mujica muchas veces criticó a la derecha de Macri y a las acciones corruptas del kirchnerismo, y por ello es que era visto de reojo como un extraño ser. Sin embargo, esa persona que estuvo años preso en la dictadura, aún con todas sus contradicciones, nos sigue enseñando lo más básico del buen político.

Comentarios