Miradas
Viernes 28 de Septiembre de 2018

Pobreza, exclusión, olvido y muerte

El barrio Capibá de Paraná solamente es noticia cuando ocurren sucesos de violencia como el del martes, que terminó con el joven Gabriel Gusmán muerto por un balazo policial. La vida cotidiana, las necesidades, los servicios básicos insatisfechos, la falta de trabajo, la marginalidad y la pobreza no son situaciones que merezcan grandes títulos ni demasiados minutos de aire y televisión. Como consecuencia de esta operación de sentido, estos sectores sociales son fácilmente estigmatizados y se convierten en sinónimos de delitos e inseguridad.


En abril de este año, en la sección UNO TV un integrante del Colectivo de Educadorxs Barriales, Maximiliano Gutiérrez, dijo algunas cosas al respecto. Este colectivo trabaja desde hace siete años en Capibá, con apoyo escolar, diferentes talleres culturales y un merendero. "La realidad es que pasan las gestiones de gobierno y las necesidades siguen estando", manifestó en esa oportunidad, al dar cuenta de las condiciones de vida allí imperantes. "En épocas de elecciones es cuando vemos a los políticos en el barrio para recaudar votos. Posteriormente sigue siendo un espacio olvidado", lamentó.
Esta agrupación es una organización autogestiva independiente del Estado. Desde ese lugar, Gutiérrez señaló que en el Capibá hay "una necesidad estructural muy importante", principalmente porque son terrenos que cuando se entregaron a los vecinos ya eran inundables. Y para solucionar esto se requiere de una serie de obras que están pendientes. "Cuando llueve mucho, la inundación es el principal problema", dijo sin dudarlo.
En 2016 los educadorxes acompañaron una asamblea de vecinos por otras necesidades también urgentes como alumbrado público, asfalto, cloacas, cuestiones que siguen ausentes. Una de las reivindicaciones que se lograron en aquel momento fue aumentar la frecuencia de colectivos y del desagote de los pozos ciegos de las casas porque allí no hay cloacas.
El contexto de pobreza recrudeció en los últimos tiempos como consecuencia de las medidas económicas de ajuste del gobierno nacional. Gusmán era una víctima más de esa política de miseria. Su hermano Gastón dijo en el programa de televisión El Ventilador (Canal Once) que "era changarín, andaba cirujeando en su carrito a veces y otras en su caballo". De eso vivía, como miles de paranaenses que no tienen posibilidad de parar la olla con un trabajo medianamente formal y digno. "Se estaba haciendo su casita; andaba buscando laburo", describió el hermano.
Las decisiones y las omisiones de los políticos son las que provocan esa situación de vulnerabilidad extrema, donde encuentran terreno fértil la droga y los conflictos. A esto se suma la ausencia de una intervención estatal efectiva en el territorio, lo que Gutiérrez resumió con esa frase: "Solamente aparecen en épocas de elecciones". La Policía termina siendo de las pocas presencias institucionales, es decir, el brazo armado del Estado provincial. La violencia como respuesta a las problemáticas sociales. Además, se conocieron versiones de parte de los vecinos que hablan de la supuesta protección policial a quienes se dedican al negocio del narcotráfico.
En realidad, el accionar de la Policía de Entre Ríos viene siendo cuestionado desde hace mucho tiempo, debido a situaciones de hostigamiento a jóvenes de barrios humildes y otras más graves como torturas: hay seis efectivos condenados por este delito en Rosario del Tala. O más grave aún: el suboficial Sergio Acosta esta semana fue condenado a 18 años de prisión por haber matado con su arma reglamentaria a Sebastián Briozzi en septiembre de 2016, en Concordia.
Por eso la muerte de Gusmán por un disparo policial en la nuca no es un hecho aislado, ni que no haya sido advertido en comunicados, actos y declaraciones públicas de organizaciones sociales. Al menos en esta oportunidad la ministra de Gobierno, Rosario Romero, tuvo la prudencia de no salir a respaldar a la Policía de modo automático, sino que lamentó lo sucedido y pidió dejar actuar a la Justicia. Claro que con esto solo no basta.

Comentarios