Secciones
Hoy por hoy

Paraná, tierra de nadie

"...Cada vez son más frecuentes las noticias que hablan del estado de abandono de Paraná, sus servicios, herramientas, vehículos y mobiliario ..."

Martes 10 de Septiembre de 2019

Cada vez son más frecuentes las noticias que hablan del estado de abandono de la Municipalidad de la ciudad de Paraná, de sus servicios públicos, herramientas, vehículos y mobiliario que deberían utilizar los trabajadores y de las condiciones laborales.

Embed

Basta observar cómo están ciertas calles, parques y paseos, donde falta limpieza y mantenimiento. Incluso la única obra pública de envergadura que encaró la actual gestión: la remodelación de la peatonal San Martín y de la plaza Alvear, trajo molestias por el cierre de calles durante varios meses y la reducción de los espacios para caminar.

En UNO se han publicado informes que dan cuenta de esa situación de abandono. Este martes se conoció una denuncia por el “vaciamiento de mobiliario en diferentes unidades del municipio”, especialmente en la Nº 2, lo que se suma a “la falta de condiciones de higiene y seguridad en diferentes reparticiones que ponen en peligro la vida de los trabajadores”. Se menciona también allí la importante cantidad de camiones recolectores que están “desmantelados” y “herramientas de trabajo arruinadas, faltantes y destrozadas intencionalmente”. La escasez de presupuesto es evidente: cuando se realizaron las elecciones –el 9 de junio– el Centro Integrador de Servicios Ciudadanos ya había gastado el 95% de su presupuesto anual, aproximadamente 286 de los 300 millones de pesos previstos para su funcionamiento durante todo 2019.

Este panorama va de la mano de la grave situación política e institucional que atraviesa el municipio. El intendente Sergio Varisco está prácticamente ausente desde que resultó derrotado en los comicios, o al menos públicamente se lo ha visto poco y nada desde entonces. Es ilustrativo repasar su cuenta de Twitter: el 10 de junio publicó una serie de agradecimientos a quienes participaron de su campaña electoral y luego realizó solamente cinco tuits hasta este martes al mediodía, de los cuales aparece únicamente en dos fotos: una del 17 de agosto, en el acto por el 169° aniversario del fallecimiento de José de San Martín en la Plaza 1° de Mayo, y otra este lunes, observando las nuevas luminarias LED de la plaza Alberdi. Además, el 19 de este mes Varisco comenzará a ser juzgado por la Justicia federal por su supuesta vinculación con el narcotráfico. La incertidumbre respecto de qué sucederá con él en ese juicio, si será condenado o absuelto, si podrá continuar o no en su cargo, suma mayor dramatismo al estado de las cosas.

El informe del último domingo del periodista Carlos Matteoda da cuenta de que el presidente municipal electo, Adán Bahl, señaló la falta de colaboración por parte de Varisco en la necesaria transición municipal.

La información que solicitó el 13 de junio recién le fue entregada dos meses después y de manera parcial. Lo que es evidentemente una situación muy delicada, no puede ser conocida cabalmente por quienes serán los responsables de solucionarla a partir de diciembre.

El abandono también queda claro en el manejo del conflicto del transporte público, un servicio que concesiona la Municipalidad y que es su responsabilidad garantizar.

La floja gestión política en este tema dejó a miles de pasajeros sin poder movilizarse por la ciudad durante dos semanas. Se paralizó la actividad en las escuelas y se escuchan testimonios de personas que hasta perdieron sus empleos por no poder llegar hasta sus trabajos.

El conflicto todavía no tiene solución y existe serio riesgo de que pueda retomarse o agudizarse, con lo cual se incrementarían todavía más los perjuicios sobre la población.

Está claro que en todo esto no hay un solo culpable, sino que también hay responsabilidad de un abanico de funcionarios y de otros niveles de gobierno. Específicamente en cuanto al transporte público de pasajeros, es sabido que los problemas se profundizaron a partir de la quita de subsidios por parte del gobierno nacional. Pero esto no exime ni lava las culpas de quien fue electo en 2015 para ejercer la presidencia municipal durante cuatro años, ni un día menos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario