Miradas

Mucho más Música, un ciclo que debemos disfrutar

El programa Mucho más Música le brinda a los artistas locales la posibilidad de exhibir su obra en el centro cultural más importante de la provincia.

Viernes 23 de Septiembre de 2022

Desde chico comencé a frecuentar a recitales. Mi bautismo en un espectáculo musical fue a los 13 años, etapa en la que cursaba el 1º año del colegio Secundario en el Cesáreo Bernaldo de Quirós. El primero que presencié fue en el estadio Luis Butta del Atlético Echagüe Club. En ese escenario Fito Páez presentó El amor después del amor, el disco más vendido de la historia del rock nacional, en el marco de su gira nacional. La lista de músicos que disfruté en vivo se extendió con el correr del tiempo. La nómina es extensa. Con los años abrí el abanico e incorporé distintos géneros. De todos modos la base fue la misma: el rock argentino.

Decisiones que adopté en mi vida me llevaron a tomarme una pausa de estas alternativas culturales. En este sentido durante cinco años presencié apenas un puñado de espectáculos. Tuve la posibilidad de ingresar a varios shows que se realizaron en Paraná, en ciudades cercanas y en Mar del Plata, el lugar al que le destino mi período de licencias por vacaciones. El momento que experimenté en ese entonces me alejó de estas propuestas. Opté por buscar otras alternativas. En realidad adopté esta decisión porque no encontré un recital que me sedujera. No visualicé algo superior a lo que había disfrutado tiempo atrás.

Durante ese periodo la música me acompañó en todo momento, pero lo disfruté de otra manera: en soledad. Los auriculares formaron parte de mi cuerpo. Caminando por las calles o en un espacio de mi casa me encontré conmigo mismo a través de la letra de cualquier canción o de acordes o riffs que impactaron y tocaron las partes más profundas. Fue una manera de desconectarme de los problemas que se originaron en distintos ámbitos donde frecuenté. Un mecanismo para resetear el día y proyectar el futuro.

Este año se produjo un quiebre en la conducta que venía desarrollando. Tal vez me inspiré inconscientemente en el tema de la legendaria banda de la década del 70 denominada Pescado Rabioso. En cantata de puentes amarillos el eterno Flaco Spinetta, con su gran pluma, dejó un mensaje. “Yo nunca voy a decir que todo tiempo por pasado fue mejor. Mañana es mejor”.

A partir de ahí retomé la rutina que me llena el alma y alimenta mi espíritu. De esta manera en junio accedí nuevamente a un recital que se llevó a cabo en un centro cultural de la capital entrerriana. Fue el espectáculo que marcó mi regreso a estas ofertas.

Este hábito se reiteró con cierta frecuencia. Retomé siguiendo a bandas nacionales. Continué con la gira respaldando a artistas locales. Esto fue gracias a la invitación de un compañero de trabajo que forma parte de un grupo de punk rock. En primera instancia fui para hacerle el aguante. No sabía con qué me iba a encontrar. Me sorprendí con lo que recibí desde el escenario.

El buen espectáculo me impulsó a observarlo nuevamente. Esta vez en un auditorio que es emblema en la ciudad, que forma parte del patrimonio cultural y que es destacado por los artistas más reconocidos del país: el Teatro Municipal 3 de Febrero.

Embed

Debo ser sincero. El prejuicio me llevó a pensar que no era el lugar indicado para un recital de este género musical. Interpreté que el rock se debe disfrutar en espacios amplios donde el público pueda descargar la tensión y la adrenalina sin obstáculos y libres de butacas. Esta teoría se derrumbó a los pocos segundos de iniciado el show.

La acústica que ofrece el centro cultural más importante de la provincia y la calidad de los músicos garantizaron un espectáculo de primer nivel para los espectadores. De esta manera disfrutaron todos. Por un lado el público, por la calidad del show. Por otro lado, y principalmente, los artistas, por cristalizar el sueño de subirse a las tablas del 3 de Febrero.

Esta posibilidad se presentó gracias al ciclo Mucho más Música. Este programa de la Municipalidad de Paraná ofrece a los artistas de la zona y alrededores, atravesando varios géneros musicales, exhibir su repertorio con un precio accesible. Exponentes de la cultura entrerriana gozan de la posibilidad de desarrollar su obra en el mismo auditorio donde otros referentes del artes dejaron su huella. Un proyecto necesario que debemos disfrutar.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario