Secciones
Hoy por hoy

"Liquidación por cierre"

La idea es un gancho para captar la atención de los potenciales clientes, seducirlos con el concepto de que en el lugar encontrarán productos a precios muy rebajados fruto de la inminente baja de persianas.

Jueves 30 de Mayo de 2019

"Liquidación por cierre" es la herramienta que se instala entre comercios argentinos y que ya llegó a la provincia. La idea es un gancho para captar la atención de los potenciales clientes, seducirlos con el concepto de que en el lugar encontrarán productos a precios muy rebajados fruto de la inminente baja de persianas.

Si con el paso del tiempo se advierte que el negocio sigue abierto se sabrá que los carteles son una estrategia de marketing, casero digamos. Pasan los meses, incluso años, y el comercio sigue en pie. Entonces se derrumba el concepto inicial pero si el propietario o la persona a cargo insiste en la picardía sabrá mantener la atención a fuerza de ofertas fuera de lo común. Y así van estirando la retirada prometida, que puede estar fundamentada en un mosaico de razones; entre las más comunes se destacan la recesión que pulverizó el poder de compra de los asalariados y la inflación que los obliga a hacer malabares para reponer mercaderías. En la zona del centro de Paraná hay un par de locales que se destacan por la travesura; lo mismo que en los centros comerciales ubicados en los barrios de la ciudad. El plan de venta exhibe un perfil objetable; el ético: comunican en forma de anuncio un suceso que con el tiempo no se plasma en la realidad. Es decir, generan una sensación de cierre inminente que no es tal. En algunas personas, la angustia ligada a la palabra cierre se compensa con la oportunidad de comprar barato que ven otros. Como atenuante aparece que el cliente se encuentra efectivamente con ofertas que compiten con el e-commerce. Los precios de las baratas suelen ser un 30% más convenientes que los valores corrientes y comparables a cualquier compra que se haga del mismo producto por Internet. De manera que el cliente queda satisfecho por partida doble: se lleva un producto a buen precio y viéndole la cara al vendedor, condición muchas veces exigible pero que cuando se comercia vía plataformas digitales es imposible de cumplir.

Ante la consulta del suceso a un comerciante allegado bien vale la pena poner en consideración su punto de vista: "Luchamos todos los días por la supervivencia. Con el ajuste tarifario que empezó hace cuatro años y que no termina nos inflaron los costos tremendamente y por otro lado tenemos la histórica competencia con los manteros, que no saben lo que es pagar servicios e impuestos. Para postergar el cierre buscamos clientes hasta debajo de las baldosas". El hombre en cuestión aún no colgó el pizarrón de "Liquidación por cierre" pero, dijo, no se pondrá colorado si lo debe hacer. Es más, admitió que reconoce el hecho en colegas suyos y los justificó al especificar: "El Estado nos está sacando de la cancha privilegiando la bicicleta financiera ante las políticas de promoción del mercado interno". Queda para el debate si la gravedad de las mentiras se miden por su tamaño o su condición. Como sea, los comerciantes están librando una batalla por la subsistencia que, en boca de un protagonista: "No es tan grave como la que pasamos en 2001 solamente porque ahora mucha gente tiene para comer con los subsidios de la Asignación Universal".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});