Secciones
Miradas

Humareda Leaks

Lunes 06 de Mayo de 2019

La semana pasada el Presidente contactó a referentes de la oposición con intenciones de generar un diálogo de gobernabilidad en el marco de una economía desbocada. Solo el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, y el senador Miguel Ángel Pichetto fueron permeables al decálogo de intenciones de Macri.
El referente del Peronismo Federal, Sergio Massa, tardó pocas horas en difundir sus propios puntos, condicionó el diálogo a preexigencias y, de paso, le pasó factura por haber filtrado la negociación. "El diálogo no se hace a través de filtraciones de prensa y los acuerdos no se construyen por WhatsApp", advirtió, y exigió medidas urgentes para revertir la crisis y una mesa de diálogo con líderes políticos, sociales, económicos sin discriminación, lo que incluiría al kirchnerismo.

El exministro de Economía Roberto Lavagna también lanzó sus propias propuestas, enmarcadas en lo que calificó como "verdadero diálogo y no una operación de marketing carente de contenido". En el borrador de #Consenso19, Lavagna también propone unidad nacional entre distintos espacios políticos sin exclusiones. En 10 puntos incluye acuerdos básicos, instituciones fuertes y democráticas; un Estado promotor de crecimiento económico y justicia social; "educación de calidad", generación de fuentes de trabajo; rediseño de la geografía económica en pos de un federalismo verdadero; transparencia, Nación integrada al mundo, plena vigencia de los DD.HH., soberanía y paz.

En honor a la verdad los 10 puntos expuestos por Macri no son otra cosa que consignas vacuas de comprobada ineficacia si se tiene en cuenta cómo se viene desarrollando el ajuste delineado por el FMI. Es más, algunos de los puntos no harán otra cosa que profundizarlo.

"Lograr y sostener el equilibrio fiscal" suena necesario aunque ese equilibrio de cuentas del Estado haya justificado recortes en áreas sociales sensibles como Salud y Educación, y despidos.

"Mantener un Banco Central independiente, dedicado a reducir la inflación", una propuesta difícil de sostener con dependencia absoluta al dólar, fuga de divisas y endeudamiento externo voraz. "Continuar la integración internacional promoviendo el crecimiento de las exportaciones". Los exportables son productos primarios y comodities que, además de contaminar, no generan valor agregado ni fomento al sector industrial ni empleo que propicie derrames.

"Asegurar el respeto de la ley, los contratos y los derechos adquiridos para consolidar seguridad jurídica y promover inversión". Lo que históricamente escondió la discrecionalidad con que monopolios y empresas extranjeras explotaron recursos estratégicos llevándose divisas al exterior. "Crear empleo a través de una moderna legislación laboral": suena a flexibilización y pérdida de los derechos adquiridos del sector trabajador al que le costó sangre, sudor y lágrimas conseguir.

"Reducir la carga impositiva enfocado en las tasas más distorsivas". En casi cuatro años de gestión, Cambiemos no ha tocado los impuestos regresivos que jaquean el consumo interno y, por el contrario, ha beneficiado con exenciones a firmas extranjeras, actividades extractivas y a los sectores más acomodados de la sociedad.

"Desarrollar un sistema previsional sostenible": que propiciará la elevación de la edad jubilatoria y un nuevo desembarco de las AFJP. "Consolidar un mayor federalismo que permita el desarrollo de las provincias". Otra de las estructuras que Cambiemos no solo no se dignó a tocar, sino que se profundizó.
"Asegurar estadísticas transparentes, confiables". A pesar del supuesto sinceramiento, las cifras oficiales siguen alejadas de la realidad y sin coincidencias con estadísticas privadas. "Cumplir con las obligaciones con los acreedores": significa pagar sin cuestionar una deuda armada para fugar divisas.
Lo notorio de estos puntos es que trabajadores, pymes, jubilados y otros sectores pisoteados por el ajuste no están en el foco del interés. Tampoco figuran áreas sensibles como Salud y Educación; tampoco sectores que contribuyen a la prosperidad del país como Ciencia, Tecnología y Cultura. Lo que lleva a concluir que más que una intención de diálogo y una salida lo que se desea es distraer y ganar tiempo con fines electoralistas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario