Secciones
Cine

The Farewell es un retrato familiar hermoso, conmovedor y agridulce

Una familia decide no contarle a su abuela que le han diagnosticado cáncer de pulmón y le quedan sólo tres meses de vida para decirse todo

Martes 09 de Julio de 2019

La premisa detrás del maravilloso filme de la guionista y directora Lulu Wang “The Farewell” podría ser difícil de aceptar para algunos públicos. Una familia decide colectivamente no contarle a su abuela que le han diagnosticado cáncer de pulmón y le quedan solo tres meses de vida, pero al querer una oportunidad para decir adiós monta un elaborado ardid, una boda, para reunirse todos una última vez.

¿Disparatado? Quizás para los americanos lo sea, pero como descubrimos en el primer fotograma la película está “basada en una mentira real”. Sí, Wang excavó la alocada historia verdadera de su propia familia para crear un filme que, pese a su premisa y a su marco tan específico, es un retrato universalmente cercano y triste de cómo una muerte inminente afecta a una familia. No manipula emocionalmente ni es necesariamente una tragedia, aunque no es mala idea ir a verla con pañuelitos. “The Farewell” es una representación estoica y honesta de una linda familia con defectos que trata de asimilar lo inevitable. Awkwafina interpreta a quien sería el equivalente de Wang. Su personaje, Billi, es una neoyorquina de 31 años cuya inestabilidad financiera y laboral está empezando a convertirse en más que solo una situación temporal de juventud.

Una vida sin rumbo

Tiene problemas para pagar la renta, sus padres están llegando al punto de no querer seguir ayudándola, y acaban de rechazarle una beca de investigación con la que contaba. Anda sin rumbo, a la deriva. Entonces sus padres le informan que su amada abuela Nai Nai (Shuzhen Zhao, quien conquista al público al instante) se está muriendo en China. No se lo van a decir a Nai Nai, pero viajarán a verla con el pretexto de la boda de su primo, aun cuando este apenas lleva saliendo unos meses con su novia.

Billi, que creció en Estados Unidos desde los 6 años, está en shock de que si quiera hayan pensado esconderle el diagnóstico a Nai Nai. Su madre Jian (Diana Lin) lo explica llanamente: “Hay un dicho en China: cuando te da cáncer, te mueres”. Parte de lo que te mata, cree ella, es el miedo. Más tarde alguien pregunta qué sentido tendría arruinarle el buen humor a Nai Nai con la verdad, y uno incluso llega a convencerse por momentos. Quizás es una manera más empática.

Un viaje en avión después, todos están juntos en la casa de Nai Nai cocinando, comiendo, peleando y planeando una boda ficticia muy real. Sus dos hijos se fueron de China y han vivido la mayor parte de sus vidas adultas en otros países: Haiyan (Tzi Ma), el padre de Billi, en Estados Unidos; el otro en Japón. Esta reunión familiar se tardó demasiado. No habían estado todos juntos en 25 años, y es tan reconfortante, tensa y melancólica como debe ser una reunión.

Awkwafina, quien se hizo un nombre con sus actuaciones humorísticas, es tranquila, sutil y desgarradora como Billi, quien lucha con la idea de la impermanencia mientras su propia vida se paraliza. Ha mantenido una relación dulce y cercana con Nai Nai pese a la distancia física. También es la más sentimental de la familia, tanto que sus padres ni siquiera quieren que vaya a China a despedirse.

La película es un viaje emocional estimulante y agradable, pero Wang también llena la pantalla con conversaciones profundas y una acción de fondo divertida. Hace que la dinámica se sienta universalmente familiar al tiempo que presenta un retrato auténtico de China y sus familias.

Este es el segundo largometraje de Wang. El primero, “Posthumous”, nunca se estrenó en las salas de cine. Pero eso difícilmente le suceda de nuevo tras una obra tan sólida como “The Farewell”. Es una guionista y directora magnífica cuyo nombre vale la pena conocer.

Para tener en cuenta

“The Farewell”, es un estreno de A24 y recibió una clasificación PG ,la que sugiere cierta orientación de los padres, de la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos por su “material temático, breve lenguaje soez y algo de fumadores”. En la Argentina será condicionada para menores de 16 años.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario