Secciones
Escenario

"La Madonnita" tuvo su función despedida

"La Madonnita", la obra de Mauricio Kartun, dirigida por Claudia Zaragoza, se presentó el fin de semana en el Centro Cultural La Hendija

Viernes 23 de Abril de 2021

El fin de semana pasado tuvo lugar en La Hendija la función despedida de La Madonnita, la versión dirigida por Claudia Zaragoza del texto de Mauricio Kartun, uno de los mejores y más destacados dramaturgos de la escena nacional.

En esta versión producida por el grupo Mojiganga, los personajes están encarnados por Augusto Carballal como Hrertz, el fotógrafo pusilánime; Pablo Franco como Basilio, el comprador compadrito; y Gabriela Verón, como Filomena, La Madonnita, mujer silenciosa.

1 madonnita.jpg
Gabriela Verón interpreta a "La Madonnita" en la obra de Mauricio Kartun.

Gabriela Verón interpreta a "La Madonnita" en la obra de Mauricio Kartun.

En la obra, ambientada en algún bulín porteño de la década del 30, los dos hombres realizan transacciones comerciales; negocios obscenos en torno a la mujer del fotógrafo. Ella no habla –lo cual no implica que sea muda– sino que decide no emitir palabra, si de todas maneras su voluntad, su deseo y su dignidad no son tenidos en cuenta en lo más mínimo.

La Madonnita dice con la mirada, con su lágrimas, sus enojos y corridas con renguera. La Madonnita es obligada a posar en fotografías soeces, es obligada a dejarse penetrar por machos para satisfacer el morbo de otros hombres que compran la fantasía violatoria por unos pocos centavos en baños públicos y antros malolientes. Puro fetichismo y crueldad.

Los personajes tienen perfiles marcadamente diferentes –inclusive, el comprador evoluciona durante la obra–, a lo largo de la puesta el vínculo entre ellos se va modificando y salen a la superficie bajos instintos, las miserias, la desesperación, la frustración.

La brutalidad de los varones hacia La Madonnita es más cruel porque se pretende sutil. Ella es considerada una mujer-objeto, un ente mediante el cual canalizan su deseo. Ambos se desesperan por poseerla y retenerla, capturarla para siempre en un objeto, aunque siempre con excusas –artísticas para el fotógrafo, y meramente comerciales, para el otro.

2 madonnita.jpg
Pablo Franco y Augusto Carballal interpretan al malevo y el fotógrafo

Pablo Franco y Augusto Carballal interpretan al malevo y el fotógrafo

Hacia el desenlace, ambos varones dejan de lado su sociedad para unirse en lazos cuasi fraternales –o, directamente simbióticos. Ambos lloran la pérdida de su juguete preferido y confunden sentimientos ruines con el amor.

La historia –si bien se desarrolla en un espacio íntima y en un entorno de privacidad, de absoluta reserva– interpela y duele por tratarse de una historia que hasta el día de hoy sigue siendo compartida por miles de mujeres: violencia, abusos, cosificación.

Las actuaciones están muy bien logradas y la ambientación tiene una gran minuciosidad estética. El espacio está planteado de manera casi cinematográfica, con muchas connotaciones poéticas e influencias metateatrales.

En definitiva, una apuesta muy interesante, con múltiples influencias pero que no dejó indiferente al público.

Ficha

Dramaturgia: Mauricio Kartun

Dirección: Claudia Zaragoza

Operación Técnica: Claudia Zaragoza

Elenco: Pablo Franco, Augusto Carballal, Gabriela Verón

Iluminación: Sergio Fabri

Vestuario:

Sastrería Teatral Municipal (Laly Mainardi)

Peinado: Carlos Esteban Fernández

Escenografía: Sergio Schroeder, Gabriela Verón y Laura Sosa

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario