Danza
Domingo 23 de Septiembre de 2018

En primavera el tango florece al aire libre en Paraná

Un grupo de bailarines se convocó en la cortada Venezuela, en el viejo barrio del Mercado. Repetirán todos los domingos desde las 19.

Bailarinas y bailarines de tango y folclore se encontraron en la cortada Venezuela de Paraná pasar cerrar la noche del domingo en movimiento.

Dejando de lado la amenaza latente de lluvia y el superclásico del fútbol argentino, llegaron hasta el centro de Paraná, en la zona del viejo mercado central, para mantener la pasión por el baile.

La decisión es encontrase todos los domingos desde las 19 en el espacio público que se encuentra entra la peatonal San Martín y Chile.

La convocatoria es gratuita y servirá para continuar el entrenamiento hasta llegar a la temporada de verano cuando se organiza el tradicional Orilla y Tango en diferentes espacios públicos de la capital entrerriana.

tango 3.jpg
<font color="Tu piso empedrado, tu pequeña plaza". " id="2018260-Libre-717622882_embed">
"Tu piso empedrado, tu pequeña plaza".


Los amantes del tango, en Paraná, también tienen la chance de reunirse en la practica abierta y gratuita de tango en el centro cultural La Vieja Usina (Gregoria Matorras de San Martín 861) los miércoles desde las 20.30.

En este contexto, están todos muy pendientes de lo que ocurrirá en el Festival María Grande Tango 2018 que se realizará el sábado 6 de octubre desde las 21 en el Cine Teatro Don Santiago con entrada libre y gratuita.

Mira la transmisión en vivo de la milonga pública

Embed


Diferentes informes argentinos demuestran que el acto de bailar es un ejercicio aeróbico de exigencia moderada, óptimo para agregar movimientos y prevenir las consecuencias que el sedentarismo traduce en modificaciones cardíacas, respiratorias y músculo esqueléticas.

Los cardiólogos lo recomiendan como una manera de prevención, ejercicio y rehabilitación cardiovascular.
Uno de los impulsores es el doctor Roberto Peidro, ex director del Centro de Calidad de Vida de la Fundación Favaloro. El experto se encargó de medir la intensidad del ejercicio que implica bailar tango e inmediatamente conocer las modificaciones cardíacas y respiratorias que se generan, al punto de aplicarlo luego en la prevención y hasta en la rehabilitación post infartos.

No se quedó con los “supuestos” y trabajó en forma experimental. Con ese objetivo estudió las respuestas fisiológicas que induce el hecho de bailar tango en 10 parejas de personas entre 32 y 69 años. Diseñó planes de ejercicio que incluyeron tangos y milongas en forma intercalada, con o sin períodos de descanso entre cada tema y con diferentes orquestas, lo que implica ritmos de mayor o menor intensidad en el baile.

Los resultados se publicaron en la Revista Argentina de Cardiología bajo el título “Tango: modificaciones cardiorrespiratorias durante el baile”. Además Peidro proyectó estas experiencias en el libro “Con el corazón en el tango”, donde narró los detalles.


Comentarios