Secciones
En medio de la pandemia

Polémica por el cambio en la alícuota del IVA para la leche

La secretaria de Comercio, Paula Español, dijo que la medida procura corregir "el desorden que generó" la quita del impuesto por decreto en el macrismo.

Martes 28 de Julio de 2020

La secretaria de Comercio Interior, Paula Español, afirmó ayer que la modificación en la alícuota del IVA para la leche, que contempla el proyecto de ampliación del Presupuesto nacional enviado al Congreso, procura corregir “el desorden que generó la quita del Impuesto al Valor Agregado (IVA) por decreto” durante el macrismo. La funcionaria nacional enfatizó que no existen razones para que el precio del producto aumente.

“Todo lo contrario; estamos bajando el IVA. El precio de la leche no tiene que subir”, sostuvo la titular de la cartera de Desarrollo Productivo en declaraciones formuladas a Radio Nacional.

De esta forma, Español se refirió a la reducción en la alícuota del IVA a la leche del 21% al 10,5% incluida en el proyecto de ampliación del Presupuesto, que será analizada, entre otros puntos, por la Comisión de Presupuesto y Hacienda de Diputados.

La modificación apunta a que la leche fluida, que hasta el momento está exenta de IVA, pase al 10,5%, mientras que la leche con aditivos, que está gravada al 21% bajaría al 10,5% y se unificarían en una única alícuota.

Críticas de la oposición

El punto despertó las críticas de la oposición, desde donde se levantaron voces que protestaban porque desde la sanción de la ley que rige a ese impuesto ese producto está exento. Sin embargo, en los hechos la aplicación de la normativa impositiva viene siendo muy distinta.

El IVA que rige se basa en el texto ordenado de 1997 y de su decreto reglamentario que data del año siguiente, 1998. Ya desde ese entonces, el espíritu de la ley buscaba dejar exenta a “la leche fluida o en polvo, entera o descremada sin aditivos”. El decreto reglamentario posterior, más específico, estableció los códigos de productos a los que correspondía la exención.

El decreto en cuestión tiene fecha el 15 de agosto, cuatro días después del revés que sufrió el entonces presidente Mauricio Macri en las PASO. Es el Decreto N° 567/2019, en el que se establece que la venta de “productos de la canasta alimentaria” especificados en un anexo que acompaña la norma “estará alcanzada por una alícuota equivalente al cero por ciento (0%) en el impuesto al valor agregado, establecido por la Ley de Impuesto al Valor Agregado, texto ordenado en 1997 y sus modificaciones, cuando se comercialicen a consumidores finales”.

El decreto tenía fecha de vencimiento: era aplicable hasta el 1° de enero de este año. Con el cambio de año, entonces, se dio la curiosa situación de que el gobierno de Alberto Fernández subió de hecho el IVA para la leche que pagan los consumidores sin mover un dedo, con sólo dejar vencer la norma.

“En medio de la crisis económica y la fuerte caída en los ingresos de la población, una suba de esta naturaleza en el precio de un artículo de primera necesidad es difícil de aceptar”, adelantó el diputado radical Luis Pastori, miembro de la Comisión de Presupuesto de la Cámara baja, quien insistió en que esta práctica de instrumentar modificaciones impositivas en la ley de presupuesto (que se hizo habitual en los últimos gobiernos) está prohibida.

Por el contrario, los voceros de la AFIP y del Ministerio de Desarrollo Productivo coincidieron en que el proyecto “vuelve a una situación de normalidad sin compensación, pero se rebajan alícuotas”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario