Secciones
Coloquio IDEA

Alberto Fernández descartó devaluación y corralito

Alberto Fernández dijo que no tocará los depósitos de la gente ni habrá devaluación. "Cuando les digan que somos antiempresarios, piensen en el ATP"

Miércoles 14 de Octubre de 2020

En Coloquio IDEA Alberto Fernández dijo que no tocará los depósitos de la gente ni habrá devaluación. El presidente sostuvo además que durante la cuarentena el Gobierno fue "en ayuda de los argentinos con planes específicos" y destacó cómo, "repentinamente, la solidaridad se volvió regla entre nosotros".

Al hablar por videoconferencia ante los empresarios participantes del coloquio de IDEA, que, "cada vez que lean que somos un gobierno antiempresario piensen si algún gobierno se preocupó tanto por cuidar a las empresas, pequeñas y medianas". "Cuando les digan que somos antiempresarios, piensen en el ATP", acotó.

Fernández llamó a “recuperar la convivencia democrática” como un eje “central para pensar una Argentina distinta”, al tiempo que descartó tanto una devaluación como quedarse con los depósitos de la gente. Lo hizo durante la apertura del 56º Coloquio de Idea, el encuentro empresario más importante del país que comenzó hoy y se desarrollará hasta el viernes, por primera vez bajo la modalidad on line, con la consigna: “Qué país queremos”.

Por otra parte, en un contexto de fuerte restricción cambiaria y un mercado de divisas muy volátil, Fernández descartó tanto una devaluación del peso como cualquier modalidad al corralito. "Hay una desconfianza que se crea porque se repiten cosas que no son ciertas, desde los que plantean que se viene una devaluación o que podemos quedarnos con los depósitos de la gente; jamás haría semejante cosa.

El conjunto de definiciones sobre un gran abanico de temas económicos e institucionales que realizó Fernández en buena parte respondieron al planteo que realizó el presidente del Coloquio y director de Idea, Roberto Alexander, quien abrió el encuentro señalando que “hay un país que uno quiere ser y este que tenemos” marcando las fallas. “No se trata de refundar ni empezar de nuevo, pero sí construir sobre reglas claras”, planteó el también ejecutivo de IBM, quien señaló que no quiere “una Argentina cancelada”.

Ante los principales ejecutivos de la Argentina, el presidente se ocupó de recordarles que a su gobierno le importan los empresarios. “Llevamos adelante el programa de Asistencia a la Producción y el Trabajo (ATP) con el que llegamos a más de 236 mil empresas, muchas de las cuales sin la asistencia del Estado hoy no existirían, y eso benefició a 2,5 millones de argentinos”, dijo y también permitió que “la caída del empleo registrado tuviera los mismos niveles promedios que en Europa”.

“Cuando llegamos al gobierno la Argentina estaba con 36 por ciento de pobreza, con pocas reservas en el Banco Central porque sólo en el tiempo entre las elecciones primarias y la generales se fugaron del país 23.000 millones de dólares”, recordó en un capítulo de su discurso que le dedicó a la herencia que dejó la gestión de Mauricio Macri.

Ese repaso gravitó más en este foro empresario que históricamente se mostró muy afín a las políticas del gobierno de Cambiemos, pero cuyas empresas no salieron ilesas de la crisis de los últimos años. “Llegamos a una Argentina recesiva, de dos años de caída permanente del consumo, donde cerraron más de 25 mil pymes, donde se había potenciado el desempleo y la precarización del trabajo bajo la forma del monotributo”, recordó Fernández y asestó: “Todo eso pasó en el tiempo donde el gobierno decía estar preocupado por los empresarios”.

“Argentina estaba en terapia intensiva cuando llegamos y luego apareció el coronavirus”, agregó el mandatario para explicar la decisión de transitar una cuarentena tan estricta que en los últimos tiempos terminó siendo el eje convocante de múltiples marchas de la oposición.

“Nuestro objetivo cambió porque tuvimos otras urgencias como fue reconstruir el sistema de salud que había quedado virtualmente desmantelado”, señaló y eso con el objetivo de que “ningún argentino se viera privado de recibir atención médica”.

alberto fernandez.jpg
Encuesta. El sondeo mostró la caída de la imagen del Presidente.

Encuesta. El sondeo mostró la caída de la imagen del Presidente.

Proyectos para 2021

Pero además de abundar en el diagnóstico, Fernández puso el foco en el futuro. Por un lado, destacó el rol de “muchísimas empresas que se reinventaron en la pandemia y se pusieron a trabajar en insumos que necesitábamos”; y por otro, anunció un conjunto de alternativas de inversión con beneficios fiscales en distintos sectores.

En ese punto adelantó que el gobierno anunciará en los próximos días un conjunto de medidas orientadas a impulsar proyectos de construcción privada y obra pública “para que invertir allí sea la gran alternativa”, mediante beneficios fiscales que desincentiven el ahorro en dólares en un contexto de fuerte restricción cambiaria.

También anticipó que en breve anunciará el Plan Gas en Vaca Muerta, “que permitirá generar mucha inversión y más trabajo” en un sector como el hidrocarburífero “donde el país tiene un potencial enorme para producir gas que garantice el consumo y genere saldos exportables”, agregó.

Además mencionó las oportunidades en el sector agroexportador mediante el agregado de valor de los granos para convertirlos en proteína, el desarrollo de la minería con estándares que respeten el cuidado del medioambiente y la generación de energía renovable.

“Vislumbro un año entrante con muchas posibilidades”, dijo Fernández y “queremos ordenar la economía que se desordenó”.

Por otra parte, Fernández ocupó buena parte de su discurso frente al auditorio empresario para derribar algunas consignas mediáticas que le dan sustento a muchos reclamos que ganaron la calle. “Cuando dispusimos declarar a la telefonía celular, televisión por cable e Internet como servicios públicos no tomamos una medida para perjudicar a nadie, sólo estábamos pensando en abrir un mercado que durante muchos años estuvo cerrado y protegido”, aclaró y usando el mismo argot empresario asestó: “Creo en un capitalismo donde la competencia exista”.

El presidente de Idea planteó durante la apertura que “el país necesita calidad institucional, una justicia eficiente, competitividad, integración social, mejor educación y federalimos”, de manera que “el lugar donde nacimos no determine nuestro presente ni nuestro futuro”.

Frente a esto Fernández recogió el guante y señaló que a su gobierno también le preocupa que Argentina tenga “la calidad institucional que perdió”. Y allí se metió de lleno en la tan reforma judicial que fue muy cuestionada y trabada por la oposición y consigna de muchas marchas. “Cuando plantemos ciertas cosas de la Justicia no buscamos la impunidad de nadie, estamos proponiendo esto para que Argentina recupere una Justica que se perdió”, dijo el mandatario.

“¿Qué pensarían si a las vacantes las cubro nombrando jueces amigos? ¿Eso seria mejor justicia? Eso nos pasó y se hizo con el silencio cómplice de muchos”, dijo y aseguró que para garantizar la calidad institucional que se demanda es necesario que haya “jueces dignos y probos que lleguen allí por concurso, tengan acuerdo del Senado y sean finalmente designados por el Ejecutivo”. Cuando eso no pasa “la dignidad esta puesta en tela juicio y el sistema judicial sufre”, concluyó.

Fuente: La Capital

Homenaje a Pérez Esquivel

El jefe de Estado encabeza en la Casa Rosada un acto en homenaje a Adolfo Pérez Esquivel por conmemorarse 40 años desde que le fuera otorgado el Premio Nobel de la Paz.

https://twitter.com/CasaRosada/status/1316396939051663360

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario