Secciones
El día que empezó a cambiar la vida de los entrerrianos

Covid-19: el primer caso en la provincia y el fin de clases

El primer afectado de Covid-19 fue un hombre de Gualeguay, diagnosticado en Buenos Aires, y coincidió con la confirmación en Argentina de la transmisión local.

Viernes 12 de Marzo de 2021

El viernes 13 de marzo de 2020 marcó la llegada del Covid-19 a la provincia: ese día se confirmó el primer caso, que correspondió a una persona de Gualeguay, que fue diagnosticada en Buenos Aires.

Si bien la enfermedad ya había sido detectada a nivel nacional, con 31 casos hasta esa fecha –el día anterior se confirmaron 10– aún no se habían establecido medidas de restricción social. Para entonces, ya se habían registrado dos muertes por Covid-19 en Argentina; en esa misma jornada habían dado de alta al primer paciente que tuvo coronavirus en el país, un hombre de 43 años que había llegado de España con síntomas y estuvo internado en un sanatorio porteño. A este “paciente cero”, le diagnosticaron la enfermedad, el 3 de marzo. Días después, la enfermedad fue declarada pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Fue también en ese 13 de marzo en que se confirmó a nivel nacional la transmisión local de la enfermedad, es decir, el contagio de personas sin antecedente de viajes.

En la provincia, previo a esa confirmación, se habían encendido alarmas y alertas en distintas localidades, por casos sospechosos (y luego descartados) en Oro Verde, Concordia y Basavilbaso. Comenzaron a activarse los primeros protocolos de prevención: por ejemplo en La Ciudad Universitaria, el municipio y las facultades de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER) cerraron sus puertas, ante un caso que luego fue descartado. Por su parte, la Municipalidad de San Benito resolvió no atender al público, por las mismas razones. En ambos casos, la sospecha recaía sobre personas que habían llegado procedentes del exterior.

Ese día 13, aún sin la declaración de cuarentena estricta en todo el país, el gobierno provincial decidió decretar la emergencia sanitaria y suspender todas las actividades que impliquen la concentración de personas.

La norma no había determinado impedir la normal continuidad del ciclo lectivo en los establecimientos educativos. Pero tras ese viernes, el fin de semana el gobierno nacional resolvió la suspensión de clases (inicialmente fue por 15 días, hasta el 31 de marzo) y el cierre de fronteras aéreas y terrestres para el ingreso de extranjeros al país; los argentinos que regresan podrán hacerlo libremente. Y dispuso licenciar en todas sus actividades y obligaciones a las personas mayores de 65 años.

En el mundo, hasta ese día, la pandemia del nuevo coronavirus había provocado la muerte de 5.043 personas en el mundo, la mayoría en China continental, donde fallecieron 3.176 personas, en Italia los muertos llegaron a 1.016 y en Irán suman 514. Hasta esa fecha, eran los tres países más afectados por el Covid-19. En total, desde que brotó el virus a finales de diciembre, más de 134.300 personas se habían contaminado en 121 países y territorios.

Una semana después, el gobierno nacional declaró el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO), que con variantes se extendió hasta noviembre.

Evolución

En esos tiempos iniciales de la pandemia, aún sin la declaración nacional ni medidas de restricciones “duras” como la cuarentena o el distanciamento social, ya escaseaban los barbijo y el alcohol en gel, y se disparaban las ventas de productos de limpieza.

El sistema de salud comenzó a ponerse a prueba, y el personal sanitario se puso el traje de héroe, en la primera línea de defensa de la sociedad contra el avance de la enfermedad. En medio de limitaciones y deficiencias estructurales, hombres y mujeres de nosocomios públicos y privados, y de los servicios de atención en salud, tomaron el desafío frente a la emergencia mundial.

Un mes después de aquella fecha, en la provincia había 22 casos confirmados; otros cuatro en estudio, y 294 descartados.

La evolución de la enfermedad en la provincia marcó que hasta el 31 de marzo se habían detectado 13 casos positivos de Covid 19.

En junio los casos confirmados llegaron a 263; los departamentos Feliciano, Federal y Victoria se mantenían aún libre de coronavirus.

El 13 de julio se produjo el primer fallecimiento de una persona con coronavirus en Entre Ríos. Fue una persona con una enfermedad terminal, que contrajo la enfermedad. Según se había informado oficialmente, tenía 85 años y registraba severas patologías subyacentes y complicaciones pulmonares; estaba internado en el hospital San Martín y era oriundo de la localidad de Seguí.

En el segundo semestre del año, con el impacto de los meses de invierno –más favorables para la propagación de la enfermedad–, la cantidad de casos escaló exponencialmente.

A fines de noviembre, se dispuso el Distanciamiento Social Preventivo y Obligatorio.

Situación

A un año del primer caso de coronavirus en Entre Ríos, las escuelas volvieron a abrir sus aulas: la mitad de los chicos y adolescentes ya regresaron a la actividad académica presencial, en formato burbujas; el 50% restante del alumnado lo hará a partir de la semana próxima.

Las distintas actividades económicas, deportivas, sociales y laborales se han reanudado con protocolos sanitarios; el transporte público de pasajeros en Paraná ya se presta sin restricciones en cuanto a pasajeros.

La nueva normalidad, en la actualidad, marca la continuidad del uso obligatorio del barbijo en la vía pública y en lugares cerrados con presencia de otras personas.

La aún lenta llegada de las vacunas no descarta o aleja la posibilidad aún que con el inicio de los primeros fríos, en las próximas semanas, se produzca una segunda ola de coronavirus, que haga retroceder la flexibilización de las restricciones vigentes desde hace meses.

Prorrogaron emergencia y sugieren restringir viajes

El gobierno nacional prorrogó la emergencia sanitaria –mediante Decreto Nº 167/20– hasta el 31 de diciembre de este año y recomendó restricciones de viajes, tanto aéreos, marítimos y terrestres desde o hacia las zonas afectadas y de mayor riesgo, para la cual dará intervención a las instancias competentes para su implementación.

La norma dispone la facultad de áreas de gobierno para fijar precios máximos de los insumos críticos para luchar contra la pandemia, y establece regímenes especiales para matriculación y/o certificación de estudios de profesionales en ciencias de la salud.

En cuanto a los controles de ingresos al país, se establece un plazo de 14 días de aislamiento que deberán cumplir las personas afectadas, con salvedades y particularidades de acuerdo con los casos y las personas.

Los denominados “contactos estrechos” de casos de Covid-19, deberán cumplir 14 días de aislamiento con la posibilidad de reducirlo a 10 días según las recomendaciones de la autoridad sanitaria.

Quienes arriben al país desde el exterior, también deberán cumplir un aislamiento de 14 días en las condiciones que establezca la autoridad sanitaria nacional, salvo las excepciones dispuestas por el decreto o por la autoridad migratoria, se precisó.

Por otra parte, en todos los casos, quienes arriben del exterior deberán brindar información sobre su itinerario, declarar su domicilio en el país; y contar con constancia de test PCR no detectable para Covid-19 con toma de muestra de no más de 72 horas previas al embarque.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario