Secciones
A Fondo

Los planes de la ATER para sostener el ritmo recaudatorio

Se analizan cambios en los impuestos a empresas de telefonía, Internet y televisión paga. También se rediseñará el sistema de trabajo de los procuradores para disminuir sus honorarios

Viernes 20 de Julio de 2012

Carlos Matteoda/ de la Redacción de UNO

La Administradora Tributaria de Entre Ríos (ATER) exhibe como un logro haber atenuado el impacto de la caída en los envíos de la coparticipación nacional gracias al incremento de la recaudación propia. Lo que muchos se preguntan es hasta cuándo durará el crecimiento de lo que recauda el organismo provincial y, especialmente, cuál será el próximo sector donde se aumentará la presión tributaria.
 

De acuerdo a fuentes del mismo organismo, el crecimiento de los niveles recaudatorios estará garantizado en los próximos meses por la aplicación de algunas acciones como los acuerdos firmados con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP); la reducción de los planes de refinanciamiento de deudas, a los que se aplican mayores intereses; y la armonización con los municipios en pos de mayores controles. Para avanzar sobre lo último, se reunirán el lunes en Concordia intendentes y secretarios de Hacienda de los municipios con autoridades del organismo provincial.
 

Pero más allá de eso, la ATER tiene la vista puesta en el sector de los servicios, donde se analizan especialmente modificaciones al esquema tributario que se aplica a actividades de grandes empresas de telefonía fija y móvil, o de provisión de Internet.
El accionar del organismo toma como referencia lo hecho en otras provincias de la zona, y en este caso se supone que seguirá esa línea, especialmente la de la agencia bonaerense ARBA. En algunos casos se tratará de aumentar la alícuota de los tributos que se pagan , y en otros, de eliminar exenciones.
 

En la ATER se dice que habrá un criterio diferenciado para atender a diferentes situaciones. Se eliminaría la exención del pago de algunos tributos a la televisión satelital -que no genera empleo ni contenidos locales- pero se mantendría para los cables locales.
En el organismo creen que la provincia está cambiando en lo relacionado al cumplimiento fiscal y que la mayor presión sobre algunas de esas grandes empresas porteñas será bien visto por el resto de los contribuyentes.
La semana pasada la ATER le cobró a un banco local 4 millones de pesos por Impuesto de Sellos cuyo pago se había eludido y 3,5 millones de pesos a una distribuidora nacional de cerveza y otras bebidas. Claro que no pueden difundir de qué empresas se trata, por el secreto fiscal, pero creen que igualmente los datos trascienden y generan un buen impacto.
 

En el mismo sentido, se menciona una resolución que está casi lista y que modificará la relación del organismo recaudador con los abogados que actúan como procuradores del mismo, poniendo fin a una serie de “distorsiones” históricas.
Quieren en la ATER terminar con la situación en la que el procurador “parece el dueño del crédito” y no la Provincia, ya que el cobro de sus honorarios resulta más importante y urgente que la percepción de los atributos adeudados. Además de evitar algunos honorarios que resultan desmedidos.
 

En un reciente caso un procurador percibió 100.000 pesos por haber hecho poco más que presentar una planilla para el cobro de una deuda por 1 millón de pesos, ya que la regulación actual establece como remuneración para ese trámite el 10% del monto reclamado.
 

En la nueva resolución se fijarán porcentajes más bajos y progresivos (¿y por qué no progresistas?), señalando honorarios del 4% para una acción extrajudicial, del 5% por una gestión judicial, del 6% para una de mayor dimensión , y si hay que litigar largamente, ahí se pagará más.
 

Pero además, a los honorarios los cobrará el Estado, al igual que a la deuda; y luego le pagará a los procuradores, previa deducción de los impuestos de rigor, ya que algunos no presentan actualmente informe impositivo impecable, como sería de esperar.
Creen que con esto el contribuyente se dará cuenta además de que cuanto más resista el pago, mayores serán los honorarios que deberá afrontar; mientras que si se allana rápidamente al reclamo de la ATER, pagará menos por el trabajo de los procuradores.
Incluso se fijará un honorario mínimo, que podría ser de 150 pesos, para las deudas de menor cuantía, tal vez las menores a 2.000 pesos; ya que hasta ahora podía ocurrir que por una deuda de poco más de 1.000 pesos se pagaran honorarios de 1.000 pesos.


Aseguran también que habrá una revisión del trabajo de los procuradores actuales -algunos tienen más de 20 años de antigüedad- con la intención de renovar al menos parte de la plantilla. Pero se sabe que eso no será tan sencillo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario