Secciones
A Fondo

El regreso del Mellizo

Alfredo De Ángeli vuelve a las andadas. En una nueva jugada política, pretende hablar con la Presidenta de la Nación sobre la coyuntura del sector citrícola cuando la mandataria venga a la provincia a inaugurar un tramo de la autovía de la ruta 14 y llamar la atención de los medios.

Domingo 29 de Julio de 2012

Carlos Damonte/ Jefe de Redacción de UNO

Alfredo De Ángeli vuelve a las andadas. Al cabo de un par de años en los que se dedicó a otra cosa que no sea aparecer en los medios empezó a enhebrar acciones que lo reposicionen en la opinión pública.


A saber: hasta hace apenas unas semanas hizo todo lo que pudo para encaramarse al frente de la Federación Agraria Argentina pero al final quedó nomás en el puesto de director de la entidad en la provincia. Sabido es que internamente hace fuerza en contra del actual titular, Eduardo Buzzi, pero en el congreso de delegados al entrerriano no le dieron las cuentas al momento de contar los votos de los que se sumaban a su postulación. También ganó algo de notoriedad hace seis días, cuando participó de un programa político de A24 para saludarse con el exministro de Economía Martín Lousteau, quien fuera el impulsor de las retenciones a la soja en el primer tramo del conflicto con el campo. “No tengo rencores” le dijo al economista en el envío televisivo de Gustavo Sylvestre. Claro que Loustou hace tiempo que juega para el mismo equipo que el federado: el del arco opositor al kirchnerismo.


Y el jueves a la noche se conoció la jugada política del mes encarada por De Ángeli: quiere hablar con la Presidenta de la Nación sobre la coyuntura del sector citrícola. Su intención oficial es entregarle un petitorio justo cuando Cristina Fernández venga a la provincia a inaugurar un tramo de 100 kilómetros de la autovía de la ruta 14.


“No vamos a movilizarnos, eso es mentira” definió a UNO el Mellizo, y tras cartón especificó que “en una asamblea realizada en Villa del Rosario un productor presentó una moción para redactar un petitorio que queremos entregar a la señora Presidenta”.

Ese productor le habrá ayudado a que se le encienda la lamparita para dar forma a la idea de recuperar espacio en la consideración pública. Presentarse en el acto con intención de llegar a la Presidenta llamará la atención de los medios y es probable que las autoridades estén más pendientes de lo que hagan los federados a la vera del camino por inaugurar. “La emergencia agropecuaria está declarada a nivel provincial, pero no a nivel nacional”, recordó el ruralista como para justificar el motivo que lo impulsa a establecer un diálogo con la mandataria y por si fuera necesario explicó: “Estamos defendiendo a los productores citrícolas”.


Faltan varios días para que el acto se concrete, está programado para el 16, pero lo cierto es que prematuramente De Ángeli anticipó su jugada. En política suelen decir que tal conducta es un error. Ahora es tiempo de que el ministro de la Producción, Roberto Schunk, haga su juego para evitar que la inauguración de una obra incuestionable se empañe por el reclamo de contención de los citricultores y las ansias de figuración del líder federado. En el ámbito de la política agropecuaria los días que se vienen serán, entonces, merecedores de una esmerada atención.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario