Domingo 23 de Abril de 2017

Prohibirán las bolsas plásticas no biodegradables en Paraná

Mediante un decreto, la Municipalidad busca avanzar con medidas de concientización ambiental. Erradicarán los elementos que obstruyen desagües pluviales, terminan en arroyos o en el río. La medida entra en vigencia en octubre

El intendente, Sergio Varisco, decretó la normativa que prohíbe el uso de bolsas plásticas no biodegradables y bolsas de papel no certificadas para el transporte de mercadería en todo el territorio paranaense. La medida entrará en vigencia desde el 1° de octubre y persigue el objetivo de promover el cambio en las políticas ambientales en el marco del Plan de Reutilización, Reducción y Sustitución de Bolsas Plásticas.
Mediante el Decreto N° 532, la Municipalidad de Paraná busca promover nuevos hábitos de responsabilidad social en la ciudadanía para que haya un mayor compromiso y participación en la instrumentación de políticas públicas ambientales.
La citada norma obedece a lo establecido por la Ordenanza N° 8.888, que tiene por objeto promover la reutilización, reducción y sustitución del uso de bolsas plásticas no biodegradables.
Además, esta iniciativa está en concordancia con lo dispuesto en la Ordenanza N° 9.233 que tiene por finalidad contribuir a minimizar la generación de residuos y bajar el volumen de la disposición final de aquellos que no sean biodegradables.
Esta medida también persigue erradicar estos elementos que habitualmente obstruyen desagües pluviales y terminan en arroyos o el río, lo cual trae aparejado potenciales consecuencias nocivas a la salud y al ambiente.
El decreto promulgado por Varisco prohíbe la entrega de bolsas plásticas no biodegradables livianas, oxibiodegradables u oxidegradables de polietileno menor a 50 micrones de espesor, comúnmente denominadas "de un solo uso".
Además, desde octubre, quedarán prohibidas las bolsas de papel no certificadas que no estén fabricadas con, al menos, un 80% de material reciclado o no cuenten con certificación de gestión forestal responsable. Estas son habitualmente entregadas en supermercados, hipermercados y autoservicios de alimentos y bebidas.
Por el contrario, se autoriza la utilización de bolsas de cristal, de arranque o de papel certificado a almacenes, establecimientos de productos de granja, verdulerías, carnicerías, pescaderías, fiambrerías y todos aquellos lugares que comercialicen frutas, verduras u otros alimentos en contacto directo, sirviendo de embalaje o envoltura de los mismos.
Se obliga a los establecimientos, además, a vender bolsas de consorcio destinadas a la separación en origen de residuos sólidos urbanos. Pero estás deben ser 100% verdes (las destinadas para materiales secos o reciclables) o 100% negro (para residuos húmedos u orgánicos).
En tanto, el Plan de Reutilización, Reducción y Sustitución de Bolsas Plásticas será coordinado por la Subsecretaría de Ambiente Sustentable o el organismo que en el futuro la reemplace.
El plan
Entre los objetivos del plan, buscan promover el uso de bolsas de larga vida, reutilizables y reciclables.
Los supermercados, hipermercados y autoservicios de alimentos y bebidas deberán adoptar las medidas conducentes a efectos de dejar de proporcionar en sus líneas de caja, bolsas plásticas de un solo uso, incluyendo aquellas que contienen aditivos potencialmente tóxicos.
Varios de los grandes comercios de la capital provincial adoptaron como medida, desde hace tiempo, vender las bolsas plásticas para transportar la mercadería. Esto lo hacen bajo el argumento de que así beneficiaban al ambiente, de hecho así lo publicitan, cuando en realidad buscan disminuir un costo. De todos modos, a la par, en varios de estos establecimientos ya se pusieron a la venta bolsas de materiales duraderos y reutilizables. La nueva normativa permite la entrega o la venta de este tipo de elementos siempre que estén fabricados con distintos materiales como tela, plástico, friselina o yute.
Según informó la Municipalidad, en caso de que los establecimientos comerciales entreguen, en cada venta, bolsas biodegradables de papel utilizables para el transporte de mercadería, –además de que deberán estar conformadas con material de origen reciclado– tendrán que presentar el etiquetado FSC (Forest Stewardship Council), PEFC (Programme for the Endorsement of Forest Certification) u otras certificaciones con reconocimiento nacional e internacional que garanticen la gestión ambientalmente sustentable del ciclo productivo del elemento, desde el manejo responsable de bosques hasta el producto terminado.

Adhesión voluntaria
Todo establecimiento comercial de la capital provincial que se adhiera voluntariamente al presente régimen por medio de la suscripción de una Carta Compromiso, y mientras dé cumplimiento con los alcances determinados en el decreto y en sus anexos, podrá utilizar el sello distintivo en su establecimiento, cuyo diseño será elaborado por la Subsecretaría de Ambiente Sustentable.
Esta adhesión voluntaria tendrá como objetivo estimular la responsabilidad social y empresarial de comercios de Paraná que muestren su compromiso con el cuidado del ambiente.
Las medidas señaladas en el llamado Plan de Reutilización, Reducción y Sustitución de Bolsas Plásticas deberán conocerse por todos los sectores comerciales alcanzados a fines de concientizar a la población en pos de promover progresivamente un cambio cultural hacia hábitos más responsables.
Asimismo, desde la entrada en vigencia del decreto, los establecimientos comerciales alcanzados deberán exhibir, a la vista del público y en el área de ingreso a sus locales, un póster explicativo, cuyo texto y diseño será elaborado por la Subsecretaría de Ambiente Sustentable. Está previsto, también, una intensa campaña de difusión de toda esta medida a fin de dar a conocer los pormenores de la iniciativa.
Así, Paraná se sumará a otras ciudades que ya pusieron en marcha medidas similares y cuyos resultados, al parecer, han sido satisfactorios. En principio, desde octubre, el uso de bolsas plásticas de supermer

Comentarios