Homicidio
Domingo 27 de Agosto de 2017

La Policía investiga un posible "ajuste de cuentas" por el homicidio del mecánico

Los investigadores no descartan que el crimen de Néstor Ponce esté vinculado por una situación poco clara. Por el momento, se descartó un robo. La víctima tenía antecedentes por la venta ilegal de autos en la capital provincial.

El asesinato de Néstor Ponce, un hombre de 41 años, de ocupación mencánico, acontecido en la noche del sábado en Paraná, por el momento no cuenta ni con sospechosos, ni detenidos. Lo único con que cuentan los investigadores de la División Homicidios, es que la víctima tenía antecedentes y varios problemas con vendedores de autos.


Como se sabe, Ponce fue muerto por dos tiros, a las 20,45 del sábado en O'Higgins y División de Los Andes. La víctima iba a guardar un vehículo en un depósito, cuándo imprevistamente, dos hombres que transitaban en una moto le dispararon sin mediar palabras.


Lamentablemente, un rato después, falleció en el hospital San Martín, producto de que un balazo le afectó la arteria femoral.


Los pesquisas de Homicidios y de la Dirección de Investigaciones solo tienen los datos aportados por el hijo de 17 años que puso observar a dos personas en una moto, dispararle al mecánico y luego escapar con destino incierto.


Se supo desde la fuerza de seguridad, que la persona que falleció contaba con antecedentes en operaciones de comercialización de vehículos armados que fueron localizados por la Policía. En esas circunstancias Ponce debió aclarar cómo llegaron a él vehículos robados o de dudosa procedencia.


Del mismo modo, por el aporte del hijo y de otros vecinos, no aparece la posibilidad que haya sufrido un robo o un asalto, por lo que se profundizó la idea de conocer con quién podría llegar a tener problemas por sus actividades.


En la tarde de este martes, llegaron datos a los investigadores que Ponce podría haber tenido inconvenientes con personas de la comunidad gitana y otros vendedores de autopartes de la ciudad

.

Además se hizo saber a UNO, que la víctima del homicidio, había sido imputado en el año 2000 con el robo a la sucursal del Banco de Entre Ríos de la localidad de Oro Verde.


Los investigadores esperan los resultados de varias pericias, entre ellas telefónicas, de imágenes de cámaras de seguridad y otros elementos que no se dieron a conocer para tratar de aclarar el suceso ocurrido en la zona sur de Paraná.


Comentarios