Básquet
Lunes 28 de Agosto de 2017

Lisandro Ruiz Moreno reflexionó en China sobre el básquet y la vida

El escolta-base señaló que la experiencia deportiva fue "buenísima" a pesar de jugar un básquet distinto y confesó que la vivencia cultural fue "enriquecedora".

Lisandro Ruiz Moreno regresó de Shangai donde participó del torneo JUMP10 representado al país.

El escolta-base señaló que la experiencia deportiva fue "buenísima" a pesar de jugar un básquet distinto y confesó que la vivencia cultural fue "enriquecedora".

Ahora está metido en la pretemporada de Echagüe que comenzará el lunes de cara a la Liga Argentina o TNA y explicó por qué tomó la decisión de volver luego de haber sido cortado en la temporada pasada cuando el equipo transitaba la Liga Nacional.

Reflexivo y convencido dijo que le genera una gran expectativa el equipo que se armó y sostuvo que el hincha de Echagüe "siempre está", pero aclaró que "hay que retribuirle algo" desde adentro de la cancha.

lisandro.jpg
Lisandro en Shangai con sus compañeros.
Lisandro en Shangai con sus compañeros.

—¿Cómo fue la experiencia deportiva en China?
—En lo deportivo fue un básquet diferente a lo que estamos acostumbrados. Ellos, en este torneo en particular, evidentemente quieren generar un producto era de un básquet muy rápido. Se divide en tiempos de 12 minutos, el reloj no se detenía y las posesiones eran de 17, entonces esa estructura de básquet FIBA que tenemos nosotros, nos jugó un poco en contra. Porque por ahí teníamos un idea de llamar una jugada, de pasarnos el balón y era muy difícil. El juego era muy rápido y de escasa posesiones y se permitía muchísimo más contacto del que nosotros estamos acostumbrados. Entonces en ese sentido nos costó. Independientemente de eso pudimos competir, jugamos contra China y perdimos en suplementario. Al otro día jugamos contra España y perdimos el primer período, porque esa es otra; son dos períodos y los puntos no se suman. Jugás el primero y lo ganás y estás 1 a 0 arriba, si perdés el otro 2 a 0 y si lo ganás, empatas y vas a un suplementario de dos minutos. Nos pasó con China que quedamos muy descolocados, no sabíamos si la falta seguían. En eso nos sacaron ventajas porque muchos equipos ya habían participado de ediciones anteriores. El nivel basquetbolístico tenía de todo: había ex-ACB y algún ex-NBA.

Estuvo buenísimo porque fue diferente, jugar a otra cosa y a otro ritmo. No pudimos ganar ninguno de los dos partidos, pero son experiencias.

Embed



—¿Y culturalmente?
—Fue un hermoso viaje porque conocimos una realidad que de otra manera no se puede. Como siempre digo una cosa es cuando te lo cuentan y otra cosa es verlo y estar. Tienen un ritmo de vida acelerado, una forma de manejarse diferente, el trato, las comidas y sus horarios son distintos y todo eso hace que el viaje esté muy bueno. Coincidimos a la vuelta de que fue un viaje muy enriquecedor en lo personal y en lo colectivo.

—En Paraná nos quejamos mucho del tránsito, pero allá evidentemente por los videos que subiste, es un caos.
—Va a sonar increíble, pero somos privilegiados de manejar como manejamos. Coincido que en Paraná no sabemos manejar, pero allá es un caos. Para resumirlo, jugábamos a que alguien entendiera una regla de tránsito. A ver uno que me diga este dobló porque hay tal flecha o este colectivo se detuvo porque pasó tal cosa. No pudimos entender una regla. Es salvaje. Es un descontrol controlado porque ellos están acostumbrados a vivir así. Si bien hay accidentes no es algo grave, es un roce mínimo y seguir. Pero a nosotros los occidentales nos dicen te doy un auto para manejar en China, yo no me animo. Otra cosa que vimos cuando nos manejamos en el taxi porque es un medio muy barato es que no hay gente que no sea asiática manejando. Poco y nada, vimos dos o tres en una autopista.

Encontrá la nota completa en la edición gráfica de Diario UNO de Entre Ríos.

Comentarios