Secciones
#UNOSalud

Viejismo: Envejecimiento estereotipado

Reflexiones sobre la mirada preponderante de la vejez, mirada que nos interpela y nos invita a poder resignificar las construcciones de sentido existentes.

Miércoles 26 de Junio de 2019

Desde Residencia Gerontológica Privada SRL y en pos de un replanteo permanente recorremos textos que nos permiten reflexionar sobre la mirada preponderante de la vejez, mirada que nos interpela y nos invita a poder resignificar las construcciones de sentido existentes.

Los estereotipos y prejuicios que las personas incorporan a lo largo de su vida como resultado de la construcción social, preanuncian un modelo del propio futuro con el cual nadie se identifica; quienes hoy discriminan serán discriminados al llegar a la vejez.

Geriatrico.JPG

El viejismo es un fenómeno, estudiado en nuestro país por Leopoldo Salvarezai, el mismo implica rechazo, temor, desagrado, negación, marginalización, agresión: actitudes ligadas entre sí que operan discriminando a la persona que envejece. En definitiva, el viejismo se sustenta en un entramado de prejuicios y constituye una actitud irreflexiva transmitida por la cultura, a partir de la cual se conforma -desde la niñez- la visión que tenemos de nuestros mayores.

El viejismo a diferencia del racismo o del sexismo, la discriminación por edad es perpetrada y propagada por personas que algún día llegarán a ser viejas. Las actitudes y prácticas sustentadas en el viejismo contribuyen, por lo tanto, a la propia y eventual victimización. Es posible comprobar de qué manera –y aún en distintos grados– jóvenes y adultos carecen de conciencia tanto de su propio envejecimiento como de su conducta viejista.

geriatrico2.jpeg

El viejismo tiende a ser naturalizado, puede operar sin ser advertido ni controlado y sin la intención de provocar daño de manera consciente. Todas las personas, en diferentes grados, se encuentran implicadas en la práctica del viejismo implícito. Los procesos y comportamientos mentales que demuestran sensibilidad por la edad se producen automáticamente en los pensamientos cotidianos, sentimientos, juzgamientos y decisiones de la gente común. Es así como la autoestima de las personas adultas mayores se ve perjudicada por la mirada social.

Para la población adulta mayor, la consecuencia más grave de los estereotipos negativos es la exclusión de la sociedad, de la comunidad y la vida familiar. La aceptación de los estereotipos por parte de las propias personas mayores puede derivar en que renuncien a buscar ayuda ante problemas médicos que atribuyen a una debilidad propia de la vejez. También puede conducir a no reclamar las prestaciones sociales que les corresponden, debido a que el envejecimiento estereotipado se asimila a retirarse de las relaciones sociales, aceptando el estigma del aislamiento y la pasividad.

geriatrico3.jpg

Hacer nuevas construcciones de sentido no es una tarea fácil, incluir a la persona mayor en el discurso, implica escuchar y alojar. Es labor de todos poder reconocer que la vejez no implica estar fuera de la vía del deseo y que todos vamos transitando un singular camino hacia ella. En el trabajo institucional es ocupación de todos los días el esfuerzo por hacer conscientes los prejuicios y apropiarnos de una nueva mirada que implique ver en la persona mayor un sujeto de derecho, pero fundamentalmente un sujeto deseante.

geriatrico4.jpg

Bibliografía

SALVAREZZA, Leopoldo (comp.), La Vejez. Una mirada gerontológica actual, Buenos Aires, Editorial Paidós, 1998

McGOWAN, Thomas, Viejismo y Discriminación, en James Birren (ed.), Encyclopedia of Gerontology, New York, Academic Press, 1996.

MINGORANCE, Daniel, “El miedo a la vejez”, Voces en el Fénix, N.° 36, http://www.vocesenelfenix.com/content/el-miedo-la-vejez

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario