La actividad física como rutina

Un cambio de hábitos de las personas que se acentúa

Los gimnasios no bajan el promedio de personas a pesar de la época de año. La salud y la calidad de vida son "prioridades" según profesores y dueños.

Martes 14 de Junio de 2022

La actividad física está incorporada desde hace varios años a la rutina de las personas y la tendencia se acentuó en los últimos años con una demanda en los gimnasios y en la contratación de profesionales. La necesidad de caminar de manera recreativa, hacer ejercicios o trabajar sobre un plan específico de acuerdo a la demanda es algo cotidiano en una ciudad privilegiada por sus espacios verdes, Al mismo tiempo son cada vez más las actividades o deportes amateur que se expanden en el territorio que hace que las personas elijan personas indicadas para incorporar rutinas en algún momento del día.

La edad no es un impedimento. Hay planes para adultos mayores o gurises que, en algunos casos, lo hacen como complemento a las actividades que realizan en sus clubes.

El profesor de educación física, Matías Pitón, sostuvo que el cambio “socio cultural” que se ha dado en los últimos años tiene que ver con la salud como prioridad, independientemente de la estética. “Se ha dado un proceso de transformación socio-cultural que va más allá de los últimos 10 años. Somos más reflexivos sobre lo que son los riegos que nos rodean y la actividad física y la salud no es ajena a eso. Antes no pensábamos sobre un montón de cosas que nos rodeaban y que nos generaban peligro y hoy estamos más conectados con esa observación. Sino estamos atentos a determinadas cuestiones cotidianas de la vida pones en riesgo la salud y la actividad física se metió de entre de eso: la salud y el conocimiento técnico específico; y eso ha volcado a las personas a ser más precavidos a su vida cotidiana para evitar lesiones en caso de hacer deporte o estar preparados para tener una vida más saludable. Es por eso que las personas lo han incorporado de distintas formas”, analizó Pitón en diálogo con UNO.

MATÍAS PITÓN.jpg
Matías Pitón, sostuvo que el cambio “socio cultural” que se ha dado en los últimos años tiene que ver con la salud como prioridad

Matías Pitón, sostuvo que el cambio “socio cultural” que se ha dado en los últimos años tiene que ver con la salud como prioridad

El profesor dijo que “estas transformaciones tienden a experimentar sobre nuestro cuerpo que antes no lo hacíamos”. “Hoy hay un montón de alternativas que cambió lo social. Algo cambió y esto nos hace más reflexivos”, opinó. Pitón trabaja con personas que desarrollan un deporte de manera amateur y los prepara de acuerdo a sus posibilidades precisamente para que las personas tengan una base para evitar inconvenientes. “Trabajo en un método de entrenamiento grupal y las característica metodológicas apuntan a la condición individual de cada uno. Si bien trabajamos de manera grupal apuntamos a la condición individual de cada uno. Evaluamos, hacemos pruebas y test que determinan la condición de cada uno y en base a eso se planifican los entrenamientos”, sostuvo el profesor sobre los planes que lleva adelante en su grupo orientado de acuerdo al diagnóstico.

Pitón, como otros tantos entrenadores y profesores, utiliza una serie de elementos en diversos espacios que se van rotando y esto también resulta un incentivo para las personas. “Durante el año vamos usando espacios públicos más que nada por la características de los ejercicios que se realizan. Estos ejercicios no son tan específicos de campo.

De marzo a noviembre hacemos movimiento más específicos del juego del fútbol. Esto no quiere decir que no sea aplicable a otro deportes de conjunto o si necesariamente realizan una practica”, expresó Pitón. El profesor señaló que el entrenamiento puede ser para cualquier edad porque se realiza una evaluación para desarrollar un determinado lan. En este entrenamiento hay un promedio de entre 20 y 25 personas y aclaró que “metodológicamente no es recomendable trabajar con muchas más personas”- “Si vos das una clase didáctica tenés que trabajar con un grupo de estar características”, indicó.

En circunstancias similares, Walter Hereñú, regreso a Paraná luego de haber trabajado en Feliciano, durante la pandemia. El profesor comenzó a trabajar con un grupo de personas de manera personalizada para mejorar la calidad de vida y hoy está trabajando con un gimnasio dentro del complejo Al Toque de calle corrientes. “Empezamos en el Parque Urquiza en noviembre de 2020 cuando se habilitaron las actividades. Después cuando llegó el invierno busqué un lugar y ese grupo continuó entrenando”, comentó.

WALTER HEREÑÚ.jpg
Walter Hereñú, regreso a Paraná luego de haber trabajado en Feliciano.

Walter Hereñú, regreso a Paraná luego de haber trabajado en Feliciano.

Hereñú coincide con Pitón que la gente entrena o hace actividad física durante todo el año porque pone como prioridad la saluda y no por una cuestión meramente estética. “No solo es importante para la salud física sino para la salud mental. La mayoría de las personas que trabajan conmigo lo hacen por una cuestión de buscar armonía, estar mejor físicamente y despejarse. Por estética entrenan muy pocos”, remarcó el profesor.

Otro de los aspectos que mencionó Hereñú tiene que ver con las sugerencias que tienen las personas por parte de los profesionales. Considera que ese mensaje llega a la gente y se ve reflejado a la hora de llegar al gimnasio. “Mucha gente llega al gimnasio por recomendación del nutricionista o el médico y eso también es un primer incentivo para que las personas lo conviertan en parte de su rutina. Además hay muchas personas que ven al amigo o al vecino y se contagian. Se ha convertido en un hábito para todas las personas”.

Para el profesor la cantidad de alternativas y formas de entrenamientos también han logrado que las personas no pierdan el incentivo y no haya deserciones masivas producto de la “rutina” o la falta de “cambios”. “La gente se acostumbró al trabajo convencional y eso cambió. Antes se hacía hipertrofia y eso muchas veces no era para todos. Hoy las salas o los gimnasios tienen alternativas. La gente te dice: esta forma de entrenar es divertida, siento que lo puedo hacer y vengo porque se que si tengo un objetivo lo puedo superar y eso ha hecho que los profes o entrenadores también le encuentren la vuelta para que las personas se sientan acompañadas”, sostuvo.

Walter confió además que muchas personas que tal vez antes salían a caminar de manera recreativa se ha sumado a los trabajos para tener ese plus con una persona especializada para tener mayores beneficios. “Siempre preguntamos y a veces nos encontramos con gente que fue por primera vez al gimnasio el año pasado y hoy siguen. Eso tiene que ver con lo que mencionaba antes. El cambio de la gente y las estrategias que se utilizan para que las personas disfruten de lo que hacen”, comentó el entrenador que trabaja de 8 a 11 y de 15 a 21.

Otro de las pruebas que avalan este proceso es el horario. Hoy la mayoría de los lugares para entrenar tienen disponibilidad horaria. Y sucede además que muchas personas eligen aquellos que les permiten seguir con sus tareas laborales. De hecho en el gimnasio Megaforce, como otros tantos, la apertura es a las 6 de mañana. A pesar de que es de noche, muchas personas se levantan de madrugada para hacer esos 40 o una hora de entrenamiento o actividad física para luego continuar el día con el trabajo. “Tenemos un promedio de 350 personas en el gimnasio. Y esto que se ha dado hace varios años de que no temporada nos permite trabajar bien todo el año. La gente quiere estar bien de salud más que por una cuestión estética. Se ha mentalizado y se ha concientizado de que ir todo el año te permite estar mejor”, manifestó Fabricio Torquati, uno de los dueños del gimnasio que se encuentra en el club Talleres. “Nosotros no tenemos más esa temporada que explota sino que tenemos gente todo el año”, manifestó.

megaforce.jpg
Fabricio Torquati, uno de los dueños del gimnasio que se encuentra en Feliciano 555.

Fabricio Torquati, uno de los dueños del gimnasio que se encuentra en Feliciano 555.

“Antes en septiembre entraban 150 personas más que el resto del año y eso no pasa más”, remarcó. “Si bien al hacer más calor la gente entrena más, no es como sucedía en otras épocas”, sostuvo uno de los responsables del gimnasio de Feliciano 555. Torquati señaló además que hoy en el gimnasio se puede trabajar con ambientes climatizados todo el año y eso también es un incentivo para que las personas entrenen en un ambiente agradable en cualquier momento del día y de acuerdo a sus demandas.

Gimnasios rciben más gente dispuesta a cambiar de hábitos en la poscuarentena..jpg
Gimnasios rciben más gente dispuesta a cambiar de hábitos en la poscuarentena.

Gimnasios rciben más gente dispuesta a cambiar de hábitos en la poscuarentena.

Por su parte, Diego Scocco, propietario Oxígeno Actividades Físicas, dijo que oscilan “alrededor de 600 personas” y marcó que durante el año el promedio de personas que dejan o se incorporan son “entre 5 y 10”. “Cambio completamente a lo que era la antigua estacionalidad. Antes en agosto, septiembre u octubre se sumaba mucha gente y eso es algo que se perdió hace más de 10 años”, explicó Scocco. “Suele bajar un poco en diciembre por las Fiestas o en julio la parte de agua, pero no es un cambio importante”, sostuvo el director del establecimiento que cuenta con una pileta climatizada. De acuerdo a relevamientos nacionales, Scocco agregó que en Paraná, debe haber 30.000 usuarios de gimnasios. Para Scocco “la gente entendió que la salud se cuida todo el año. Claramente la enorme mayoría de la gente que va a los gimnasios es por una cuestión de salud. Mejora su condición física y eso te genera una serie beneficios mentales para la relaciones sociales”, comentó.

OXÍGENO 2.jpg
Diego Scocco, propietario Oxígeno Actividades Físicas, dijo que oscilan “alrededor de 600 personas” en el complejo.

Diego Scocco, propietario Oxígeno Actividades Físicas, dijo que oscilan “alrededor de 600 personas” en el complejo.

Otro de los puntos interesantes que remarcó el dueño de Oxígeno es que luego de la pandemia “tuvimos un 25% de personas que se sumaron por primera vez”. “La pandemia dejó expuesto que las peronas se tienen que cuidar y los gimnasios mejoran la salud y la calidad de vida las personas. Y previene de lesiones y enfermedades”, destacó Diego Scocco.

EPEFI.jpg
Laura Martino, una de las propietarias, del gimnasio EPEFI donde concurren 450 personas por mes en promedio.

Laura Martino, una de las propietarias, del gimnasio EPEFI donde concurren 450 personas por mes en promedio.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario