Espacio espiritual

La capilla Nuestra Señora de la Esperaza inaugura su cinerario

Será el próximo domingo, a las 11, con una misa presidida por monseñor Puiggari, arzobispo de Paraná.

Viernes 19 de Agosto de 2022

Ante el cada vez notorio crecimiento de las cremaciones, desde la Iglesia se impulsan proyectos para satisfacer la demanda de espacios sagrados para depositar las cenizas de los seres queridos fallecidos.

En la capilla Nuestra Señora de la Esperanza ubicada en barrio Mariano Moreno de Paraná se celebrará este 21 de agosto, a las 11, la misa de inauguración del Cinerario de la comunidad. La ceremonia religiosa será presidida por monseñor Juan Alberto Puiggari junto al sacerdote José Badano.

cinerario.jpg

La Pastoral del duelo de Nuestra Señora de la Esperaza viene trabajando para acompañar a los integrantes de la comunidad que atraviesan momentos de dolor. Además de misas especiales, se reza el Requium por los seres queridos que han partido y se bendicen las cenizas antes de ubicarlas en el cinerario.

Para señalar la importancia de este espacio espiritual, desde la capilla retomaron las palabras del papa Francisco cuando se expresó sobre la práctica de tirar las cenizas: "para evitar cualquier malentendido panteísta, naturalista o nihilista, no sea permitida la dispersión de las cenizas en el aire, en la tierra o en el agua o en cualquier otra forma, o la conversión de las cenizas en recuerdos conmemorativos, en piezas de joyería o en otros artículos". Por eso es aconsejable que "las cenizas del difunto deben mantenerse en un lugar sagrado".

LEÉ MÁS: Cada vez más familias buscan cinerarios como morada final de sus seres queridos

En el cinerario se mantiene la oración por los difuntos y no se lo olvida en la comunidad. La pastoral acompaña a las personas en su duelo, en un proceso de sanación, donde es necesario dar expresión y cauce sano a los sentimientos, serenando el sufrimiento, aceptando la realidad de la muerte, reorientando positivamente la energía afectiva con un proyecto pleno de sentido, amando con un nuevo lenguaje de amor a la persona a quien tanto se extraña.

La Arquidiócesis de Paraná posee otros cinerarios donde los familiares pueden acercar las cenizas de sus seres queridos. Uno fue inaugurado en 2015 y se encuentra en la capilla Nuestra Señora de Lourdes (25 de Junio y bulevar Sarmiento) y en la parroquia San José Obrero (Zanni y O'Higgins) desde 2019.

Justamente, sobre el cinerario de San José Obrero, UNO consultó al padre Matías Volpe que explicó lo valioso de estas zonas espirituales: "Es importante para el creyente tener un espacio para poder entrar en comunión con aquellos que nos precedieron, encomendarlos al Dios de la Vida y esperar la resurrección de los muertos como se reza en el Credo".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario