Secciones
Bajante

Por la bajante histórica, piden que Brasil abra sus represas

El descenso del nivel de los ríos provoca inconvenientes con la potabilización del agua en las provincias del litoral argentino

Miércoles 08 de Abril de 2020

Representantes de Misiones en el Parlasur presentaron este miércoles un proyecto en el que solicitan al gobierno de Brasil que tome medidas para reabrir las compuertas de las represas o centrales hidroeléctricas instaladas sobre cuencas afluentes de los ríos Paraná, Iguazú y Uruguay, que muestran una bajante histórica y generan problemas para la provisión de agua potable a varias localidades del litoral argentino.

El proyecto presentado por las legisladoras Cecilia Britto y Julia Argentina Perié, recomienda al Consejo del Mercosur "instar a la República Federativa de Brasil a que arbitre los mecanismos legales pertinentes para la reapertura de compuertas", y de esta forma, "regular el caudal de agua, salvaguardando el derecho fundamental del acceso al agua".

Además, las legisladoras precisaron que articulaban acciones con la Cancillería por este problema que no solo afecta a la población misionera sino a varias provincias del NEA, ya que "existe la necesidad de encarar con urgencia y dedicación una verdadera política de estado para garantizar el derecho humano de acceso al agua potable".

rio 7.jpg

Entre los fundamentos de la declaración señalaron que busca "visibilizar y encontrar soluciones a la situación que se vive hoy en la provincia de Misiones, provocado por la escasez de lluvias desde mediados de 2019 y el presunto cierre de las compuertas de determinadas centrales hidroeléctricas", que posee el vecino país.

La histórica bajante de los ríos provoca inconvenientes con la potabilización del agua, "situación que también afecta a otras provincias de la República Argentina, por ejemplo las que comparten el cauce del río Paraná", aseguraron.

La situación en Paraná

El río Paraná registraba hoy una altura de 0,8 metros frente a la capital de Entre Ríos, con lo que se convierte en la tercera bajante histórica, al superar los 0,86 metros que alcanzó en 1989, hace 30 años.

A raíz de la bajante, salieron a la luz bancos de arena, embarcaciones hundidas, la manta protectora del túnel subfluvial, mientras personal municipal de Paraná debió trabajar para que funcione la planta potabilizadora.

El río comenzó a descender desde el 24 de febrero, cuando marcó 2,74 metros, mientras que oscila entre el metro y los 2,80 metros desde junio de 2019.

Empero, aún no se registran las peores marcas ubicadas en 1971 (0,50 metros) y un año antes (0 metros).

Mirá el video: Las imágenes de la bajante histórica del río Paraná

Durante dos días, personal de la Prefectura Naval Argentina no pudo medir la altura del río frente al puerto de Paraná ya que el sistema que utilizaban no medía por debajo del metro.

Por eso, debieron trabajar junto a autoridades de Vías Navegables para instalar otra escala que controle las aguas.

En tanto, personal de Obras Sanitarias de la Municipalidad de Paraná debió trabajar los últimos días con una retroexcavadora para profundizar el canal de acceso de agua cruda a una de las plantas potabilzadoras local.

Además, en diferentes zonas del río surgieron nuevos bancos de arena, aparecieron embarcaciones hundidas y se colocaron a la vista cardúmenes de diferentes especies de peces, a metros de la costanera entrerriana.

Por otra parte, se vieron partes de la manta geotextil que protege el túnel subfluvial que une Paraná con Santa Fe, por lo que debieron realizar un balizamiento del sector.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario