Proteccionismo
Jueves 19 de Abril de 2018

Vecinos de Las Floresta venden sus caballos que son alimentados en el paseo público

Gente que vive en la zona de calle Ituzaingó y Colombia, en Paraná se quejó por dos situaciones, una vinculada con la existencia de equinos en el paseo, lo que lleva a poner en riesgo a otras personas; y la restante es que existe la comercialización sin control.

Un par de vecinos enviaron a UNO, fotografías donde se pueden observar un grupo de caballos pastoreando en el denominado Paseo Ituzaingó en las inmediaciones del barrio La Floresta. Lo que se marcó no es solo el mal estado sanitario de los equinos, sino que los mismos son ofrecidos con un precio que se encuentra estampado sobre el costado del lomo.

Esta mañana llegaron dos reclamos por diferentes vías, pero teniendo como destino la consulta de qué se podía hacer con un grupo de caballos que estaban en el parque ubicado entre Ituzaingó y Colombia.

El primer aspecto que se marcó, es que los equipos son de otros vecinos de ese barrio, y que a fin de alimentarlos los trasladan hasta el Paseo Ituzaingó para que puedan comer algo de pasto.

Ante esto, se indicó que los caballos quedan sueltos, sin control llegando a ser un potencial peligro porque por el lugar cruzan niños y mujeres. "Los equinos pueden estar tranquilos, pero también se pueden asustar y patear a alguien", se resaltó en las informaciones.

Como un auto

Sin embargo, lo que más llamó la atención fue un número que estaba estampado al costado del lomo de los animales. Por las consultas efectuadas por estos vecinos, los caballos bastantes maltrechos y flacos son ofrecidos a la venta.

"Lo dejan en un espacio público para mostrarlos e informar que están a la venta, y de allí es que le pintaron el precio. Es como que si hubieran dejado un auto y le hayan puesto un tarro para notificar del interés en hacerlo plata", se resaltó.

A simple vista se ve que los animales están siendo vendidos a 2.000 pesos, un precio que podría ser acorde -o no- a un caballo manso, pero lo cierto es que estos animales a criterio de los vecinos "no cuentan con ningún tipo de control sanitario, y mucho menos de marcas o señales para venderlo tal como se exige con cualquier vacuno o equino".

De igual modo, se explicó que el valor de 2.000 pesos es muy exiguo frente a la comercialización de un animal parecido. En el comercio legal un caballo manso puede ser ofrecido en 10.000 pesos.

Se referenció que si el precio es tan bajo, porque no tiene un origen del todo claro.


Comentarios