Secciones
Policiales

Testigos complican al depredador sexual que drogaba a sus víctimas

Avanza la causa contra Antonio Cardoso con nuevas pruebas que confirman su ardid para captar a chicas y violarlas en su vivienda céntrica.

Sábado 15 de Febrero de 2020

El perverso artilugio de Antonio Cardoso ha ido quedando plasmado en las coincidentes declaraciones de los testigos que concurrieron a la Fiscalía, en el marco de la investigación por los abusos sexuales a sus víctimas: las contactaba, les ofrecía trabajo estable, las citaba a su casa, las dopaba con medicamentos y las abusaba sexualmente. Y a este ardid ya conocido, se van sumando precisiones sobre las violaciones y las amenazas, para lograr su impunidad.

Además, de las pericias informáticas realizadas hasta ahora surgen las comunicaciones en las cuales se observa cómo el empleado estatal se contactaba con las jóvenes y las citaba a su domicilio de la esquina de calles Italia y Montevideo.

Otro dato relevante que se conoció es que este mecanismo adoptado por Cardoso no es nuevo ni de algunos años atrás, sino que llevaría dos décadas, por lo cual se espera que se puedan sumar más víctimas a la causa.

De este modo, según señalaron a UNO fuentes judiciales, la situación del depredador sexual de Paraná se complica, se acumulan diferentes tipos de delitos y por lo tanto crece en años la posible pena que recibirá.

A poco de cumplirse un mes de la primera denuncia que permitió la caída de Cardoso (hoy con prisión preventiva en la cárcel de Paraná), el legajo de investigación que se instruye en la Unidad Fiscal de Violencia de Género y Abuso Sexual crece con nuevos elementos. La causa tiene siete víctimas que han declarado en sus respectivas denuncias. Y desde que finalizó la feria judicial, para febrero fueron citadas varias de las víctimas, sus familiares y otras personas que tienen algo para aportar. Algunos testimonios ya sucedieron, otros seguirán esta semana.

En las diferentes declaraciones se pudo advertir que las víctimas (todas jóvenes, incluso una adolescente menor de edad) se contactaron con Cardoso a partir de algún conocido en común o por Facebook. Les prometía un trabajo en la administración pública que conseguiría por sus contactos, ya que él trabaja en el Estado; las citaba a su vivienda a donde debían concurrir con su DNI; les tomaba algunas “pruebas” y luego les decía que, además, era sanador o curandero. En el encuentro, les daba agua (a veces les decía que era “bendita”) o mate, sin que las mujeres supieran que tenía fármacos que actuaban sobre su sistema nervioso y las dejaba adormecidas o sin posibilidades física y verbal de reaccionar; en el mismo lugar de la entrevista, o tras llevarlas a una habitación, abusaba sexualmente de ellas. En tres de los siete casos, Cardoso violó a sus víctimas, mientras que en el resto se refirieron otros tipos de abusos.

Para asegurarse de que nadie supiera lo que había hecho, el abusador tenía distintas formas de amenazar a las víctimas: a algunas las engañaba con creencias milagrosas para que guardaran silencio, o de lo contrario sufrirían algún maleficio; a otras les decía que si contaban lo que les había hecho en su casa iba a permitir que suceda un mal inminente sobre ellas o alguno de sus seres queridos; cuando notaba que esto no iba a alcanzar, como sucedió con una de las chicas, la amenazó con un arma de fuego, que no fue encontrada en los allanamientos, pero se podría tratar de un revólver calibre 22 o 32.

Acerca de los lugares donde ocurrieron los abusos, se informó a UNO que casi todos los casos tuvieron lugar en la vivienda de Italia y Montevideo, y uno (que fue en forma reiterada) en una supuesta oficina pública ubicada en la zona de calles Laprida y Tucumán, donde Cardoso se habría desempeñado.

El lapso en el que ocurrieron los abusos se fue ampliando a medida que se recibían más denuncias en la Fiscalía. Se sospecha que Cardoso comenzó hace dos décadas, ya que se relataron episodios de los años 2000 y 2003. En Entre Ríos, salvo la causa del cura pedófilo Ilarraz, los demás expedientes de abusos sexuales ocurridos más de 12 años antes de la denuncia, no prosperan. Hay que ver si este caso tiene alguna particularidad que permita a la Justicia avanzar con esos hechos, juzgarlos y sancionarlos.

Además de los testimonios, se aguarda por los informes periciales completos sobre los elementos secuestrados en los allanamientos, principalmente en celulares y computadoras. Se busca en los mismos no solo confirmar los dichos de las víctimas, sino que también estiman que podrían surgir otras personas con conocimiento de lo que hacía Cardoso, cuando no otros con posible complicidad.

Cardoso sigue alojado en la Unidad Penal N° 1, con prisión preventiva por 60 días.

“Son jóvenes vulnerables y con necesidad de trabajar”

Dos de las siete víctimas en la causa son representadas por los abogados querellantes Marcos Rodríguez Allende y Boris Cohen. “Se están investigando siete hechos concretos denunciados ante el Ministerio Público Fiscal, que tienen un denominador común: son chicas que no se conocen entre sí, pero tienen puntos de conexión muy precisos en cuanto la vulnerabilidad, con necesidad de tener un trabajo. Cardoso les mentía con la posibilidad de conseguirle una actividad laboral. Se hacía pasar por una suerte de manosanta o curandero, que las curaba de diferentes enfermedades que supuestamente veía en las chicas”, explicó Rodríguez Allende a UNO.

“En este contexto de abuso podemos decir que hay hechos que datan de hace muchos años. En el contexto de las noticias de que había sido detenido por los abusos, empezaron a haber denuncias de muchos años atrás, de 2000 y 2003”, agregó el querellante. Acerca del estado actual de la investigación, el abogado informó: “Se están desarrollando numerosas testimoniales, no solo con el relato propio de las víctimas sino también con los familiares de cada una de ellas, que cuentan con similitud los distintos hechos abusivos. Se están realizando distintas pericias de los celulares secuestrados donde constan los diferentes mensajes que Cardoso enviaba a las víctimas”.

Además, Rodríguez Allende precisó que “con las pericias psicológicas y psiquiátricas a las víctimas especialmente se va a dar cuenta de la veracidad de las mismas, donde no hay ningún tipo de confabulación contra Cardoso, ni mucho menos. En este sentido tenemos que decir que hay una línea argumental de veracidad absoluta y que las mismas sufren un estrés post traumático propio de los abusos y las amenazas de Cardoso”.

Esto último que refirió el querellante será valorado para la próxima audiencia de revisión de medida cautelar: “Estas amenazas van a ser tenidas en cuenta al momento que se pretenda tratar nuevamente algún pedido excarcelatorio”, aseguró el querellante, que pedirá junto a Cohen, y seguramente la Fiscalía, la prórroga de la prisión preventiva.

Por último, el abogado dijo: “En el transcurso de la investigación no descartamos que aparezcan nuevas víctimas”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario