Secciones
Tobilleras electrónicas

Sumario para saber por qué no se atendió el alerta de escape del preso monitoreado

El Ministerio de Gobierno pasó a disponibilidad al agente del centro de control de tobilleras electrónicas, que no cumplió su tarea

Martes 02 de Julio de 2019

El Ministerio de Gobierno y Justicia, a través del Servicio Penitenciario, dispuso la instrucción de un sumario administrativo y el pase a disponibilidad del agente encargado de monitorear el sistema de tobilleras electrónicas de control de prisión domiciliaria, en el caso del detenido Lucas Nahuel Paniagua, quien ayer fue enviado al penal de Paraná por 30 días.

Embed

La medida se tomó en virtud de que este agente, estando de guardia, no observó el alerta “salida no permitida” del detenido con arresto domiciliario, Paniagua, emitido el viernes 28 de junio a las 20.37 y por consiguiente no se siguió el protocolo de actuación previsto para tales casos.

La resolución se tomó una vez analizados los registros de alertas asentados por el mismo sistema de monitoreo, que tiene doble resguardo, tanto provincial como nacional.

El detenido fue capturado aproximadamente las 21 de ese mismo día, por la División Robos y Hurtos de la Policía de Entre Ríos y trasladado a la Alcaidía de Tribunales a disposición de la Justicia.

Paniagua ha violentado las normas en forma constante. El muchacho de 25 años tiene una causa por doble homicidio en el barrio San Jorge, otra por tenencia de armas y la última por extorsión.

En su edición de ayer, UNO reveló que Paniagua fue arrestado en calle Hernandarias y Soldado Bordón cuando iba a entregar la moto que le habían robado a un trabajador y por la cual pedía 7.000 pesos para devolverla. El personal de Robos y Hurtos ejecutó su detención tras un trabajo investigativo que permitió preservar al dueño de la Honda XR 125. Llamó la atención que el Centro de Monitoreo de tobilleras electrónicas no se haya percatado de la salida de Paniagua del perímetro autorizado. Por tal motivo se abrió una investigación.

Al penal

El juez de Garantías Eduardo Ruhl aceptó el acuerdo realizado entre Fiscalía y la defensa de Lucas Paniagua, el joven que a pesar de tener colocada la tobillera electrónica salió a cobrar una extorsión por una moto que había robado.

El juez Ruhl calificó la situación de Paniagua como grave, ya que ha demostrado que no acata la ley y ha violado todas las medidas de coerción que han sido beneficiosas para él.

La fiscal Natalia Taffarel señaló ante el juez que hay mensajes de voz de WhatsApp donde Paniagua intimida al dueño de la moto para exigirle el pago de un dinero a cambio de entregarle el rodado. Además sostuvo que se cumple los riesgos procesales de entorpecer la investigación. En ese sentido aseguró que hay otra investigación en marcha por el tiroteo que sufrió en la casa el trabajador víctima del robo de la moto.

El defensor Jorge Sueldo peticionó que Paniagua sea alojado en el pabellón N° 3 para evitar tener conflictos en el penal.

Paniagua en septiembre será juzgado por los asesinatos de los hermanos Diego y Rubén Godoy, ocurridos el 18 de febrero de 2018 en el barrio San Jorge de Paraná, en medio de una reyerta que se produjo por un conflicto entre ambas familias. En ese legajo el joven intenta que su abogado realice un acuerdo de juicio abreviado que no lo lleve muchos años a prisión.

Luego de esa causa tiene otra por un arma de fuego que le encontraron en la casa cuando lo allanaron, ya estando con tobillera electrónica por narcomenudeo.

El historial de violencia de Paniagua es completo y ha logrado sembrar el terror en el barrio.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario