Gonzalo Calleja

Suman pruebas contra Fran Giménez, el presunto cómplice en el crimen de Gonzalo Calleja

Francisco Giménez es el segundo imputado por el homicidio del joven contador de Paraná, Gonzalo Calleja. Lo ubican junto a Morato luego del asesinato.

Domingo 13 de Marzo de 2022

¿Cuántos iban en el auto donde llevaban secuestrado y luego asesinaron a Gonzalo Calleja, al anochecer del miércoles 14 de julio de 2021? La hipótesis principal en la causa apunta a que eran al menos tres personas asociadas para robarle y para matar al joven contador. El primer imputado y detenido, Ezequiel Morato, dijo que él conducía el Fiat Uno y que solo una persona iba en el asiento trasero con la víctima sometiéndola del cuello. La investigación avanzó hasta que se logró imputar a un presunto cómplice del crimen que conmocionó a Paraná: Francisco Giménez, de 23 años.

Varias pruebas lo ubican junto al partícipe confeso del asesinato luego del hecho. Ahora, en la investigación se buscan más evidencias para consolidar la imputación contra él y también para localizar a, al menos, un sospechoso más.

A ocho meses del homicidio de Calleja, la causa a cargo del fiscal Santiago Alfieri, con el trabajo de la División Homicidios, tiene a dos imputados: Morato está severamente comprometido, al tal punto que debió declarar que aquella tarde se había encontrado con la víctima para comprarle dólares, que le quisieron robar y que lo llevaron en un auto hacia la zona sudoeste de la ciudad en su auto, aunque la confesión no fue sincera, ya que no aportó nada que la investigación no haya descubierto previamente y no nombró a sus cómplices.

Por esto, ahora la pesquisa apunta a reunir más evidencias contra Giménez, quien fue imputado a fines del año pasado como coautor del crimen. Este joven que residió un tiempo en la localidad de Aranguren y actualmente vive en la zona sur de Paraná, tiene dos causas abiertas: una en la Fiscalía de Nogoyá, por un caso de narcomenudeo en la localidad donde vivió, y otra en la capital provincial por portación ilegítima de arma de fuego.

En estas semanas se están desarrollando una serie de medidas relacionadas a reforzar la acusación contra Fran Giménez así como a identificar a otros posibles integrantes del grupo criminal.

gonzalo calleja fotito.jpg
Francisco Giménez es el segundo imputado por el homicidio del joven contador de Paraná, Gonzalo Calleja. Lo ubican junto a Morato luego del asesinato.

Francisco Giménez es el segundo imputado por el homicidio del joven contador de Paraná, Gonzalo Calleja. Lo ubican junto a Morato luego del asesinato.

Cabe recordar cuáles fueron los movimientos de Morato posteriores al hecho: intentó esa noche vender o deshacerse de su auto y luego saldar una deuda. Al vehículo, esa noche no pudo sacárselo de encima al llevarlo a un desarmadero, pero sí al día siguiente, cuando se lo deja en la casa de un conocido. Éste, por el reclamo a gritos de su novia, enseguida lo lleva a la casa de un amigo, donde finalmente fue secuestrado.

Hay varias evidencias que ubican a Giménez en parte de la secuencia posterior al crimen, y que también lo vinculan al primer imputado. Por ejemplo, el celular de Morato se activó, con una llamada o mensaje, en la zona de la casa de Giménez, según el informe de las antenas de telefonía, solo media hora después del homicidio. La celda de esa área de la ciudad es pequeña, por lo que no hay un margen muy grande sobre dónde pudo haber estado Morato en ese momento tan crucial, cuando acababa de robar y matar.

Pero además, una actitud del mismo Fran es quizás la que más lo compromete: el 15 de julio, al día siguiente del homicidio, descartó su celular. Es decir, hizo lo mismo que Morato. Como si los teléfonos le quemaran las manos.

Cuando fue imputado, Giménez dijo que conocía a Morato solo ocasionalmente, por su trabajo como albañil en esos días de mediados de 2021. No obstante, la investigación reunió elementos que permiten corroborar que el vínculo entre ambos data de 2019.

Ahora, los investigadores se están concentrando en la búsqueda de evidencias que ubiquen a este segundo imputado en la trama previa al asesinato, ya que sobre los momentos posteriores hay evidencia objetiva y subjetiva que ubican juntos a Giménez y a Morato, según se informó a UNO.

En la causa apareció un tercer hombre como posible cómplice, quien aún no fue imputado, aunque se reunieron pruebas y testimonios que le arrojan una sombra de sospecha. En el relevamiento que hizo el personal de Criminalística en el auto de Morato, encontraron varios pelos, uno de los cuales arrojaba compatibilidad en el laboratorio con el cabello de ese nuevo sospechoso. Se enviaron las muestras para hacer un cotejo de ADN, pero este estudio arrojó resultado negativo.

No obstante, aún se están procesando informes que fueron solicitados y que está analizando Inteligencia Criminal de la Policía, sobre los que hay expectativas para esclarecer la situación de todos los involucrados.

Los dólares y una changa con un riesgo muy alto

Uno de los temas que surgió alrededor del homicidio del contador de 29 años, Gonzalo Calleja, era la trama de la venta de dólares en Paraná. Entre lo que había llevado al barrio 1° de junio y lo que había quedado en el auto estacionado en calle Suipacha, la víctima tenía alrededor de 20.000 dólares. Una suma relevante para una sola transacción. Sin embargo, lo que se pudo averiguar en la investigación, esa era la “caja” total de Calleja y su socio en el negocio, quienes preferían llevarla consigo en vez de dejarlo todo en un domicilio. En las averiguaciones surgió que la víctima tenía clientes que le compraban de a 50 o 100 dólares. En su entorno afirman que el margen de ganancia que obtenían era bastante bajo. Ezequiel Morato aparecía como el único que le compraba de a 3.000 o 4.000 y bastante seguido. Esto, según él mismo había comentado, le hacía ruido, pero al parecer no lo suficiente como para dimensionar el peligro que implicaba ese cliente.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario