Judiciales

Sobreseyeron a acusado que cultivo cannabis para su esposa

El acusado estuvo seis años procesado hasta que lo sobreseyeron. Explicó que su mujer estaba enferma y que la marihuana le calmaba los dolores.

Lunes 15 de Agosto de 2022

Hace pocos días, la jueza Federal Lilia Carnero le puso fin a una persecución penal del Estado contra un ciudadano que cultivo cannabis sativa para su esposa que estaba enferma. Seis años duró el proceso judicial hasta que lo sobreseyeron. Todo se inició tras un operativo de la policía provincial.

Plantas de marihuana secuestras en 2016.jpg

Hace seis años y medio, la Policía irrumpía en la vivienda de una familia de Paraná y anoticiaba el secuestro de 23 plantas de marihuana. Por entonces, el cultivo de cannabis para consumo personal no estaba habilitado como ahora y todavía resultaba algo escandaloso. Por eso, pese a que el hombre que se hizo responsables de las plantas dijo que eran para aliviar los dolores de su esposa que transitaba una cruel enfermedad, lo procesaron por tenencia simple de estupefacientes y cultivo de plantas para producirlos.

Pasaron los años y ahora, con los tiempos algo cambiados en este asunto, el señor fue sobreseído.

El descubrimiento de las plantas por parte de la Policía ocurrió durante un allanamiento en la vivienda de Paraná, en febrero de 2016, ordenado por el Juzgado de Garantías Nº 2.

Se constató la siembra y cultivo por parte del dueño de casa de 23 plantas para producir marihuana que estaban plantadas en el fondo del domicilio y la tenencia de 492 gramos del vegetal dispuestos en hojas dentro de un frasco de vidrio, también en el fondo.

Al ser indagado, el hombre contó: “Había plantado una planta, que después se reprodujo, pero yo lo había hecho únicamente para medicación porque tenía a mi señora con una enfermedad de cáncer. La morfina y toda la medicación que lleva esa enfermedad ya no le hacía efecto en su cuerpo. Ella todo el día estaba con dolor, y no me acuerdo quién fue pero me habían enseñado que con un alcohol más las plantas podía sacar una medicación para darle en goteo, para que el dolor no sea tan fuerte las 24 horas. Yo a las plantas las convertía en remedio solamente, ni para la venta ni para nada, era para hacer la medicación. Nunca vendí droga, lo que sí consumo marihuana. Tampoco es un consumo masivo ni nada, sino que dos o tres veces por semana fumo un cigarrillo”.

Le consultaron cada cuánto le daba la medicación a su esposa, y dijo que era diariamente, tres veces al día.

La mujer falleció unos meses antes del allanamiento. “Las plantas estaban casi todas secas, no es que estaban cultivadas ni nada”, explicó el entonces imputado.

Luego del procesamiento por el delito de tenencia simple de estupefacientes y cultivo de plantas para producir los mismos, el caso fue enviado a juicio ante el Tribunal Oral Federal de Paraná, aunque recién la semana pasada encontró una resolución por parte de la jueza Lilia Carnero, antes de que se realice el debate.

La magistrada analizó las pruebas incorporadas al expediente, como la pericia de la División Química Forense y Toxicología de la Policía de Entre Ríos, que concluye que en la muestra de orina perteneciente al hombre se detectó la presencia de metabolitos indicativos del consumo de marihuana, y la pericia médico psiquiátrica realizada determinó que es un consumidor ocasional.

Asimismo, se contaba con la historia clínica y certificados médicos que acreditaban la enfermedad que sufría la mujer del acusado, lo que corroboraba los dichos del hombre en su declaración indagatoria.

En este sentido, Carnero sostuvo: “Considero acreditada la tenencia de los 492 gramos de marihuana y de las plantas halladas para su propio consumo y no se comprobó ningún destino ilegítimo de la sustancia encontrada; es decir que no se comprueba en el caso la ultraintención de introducir el estupefaciente en la red de narcotráfico”. De este modo, dictó el sobreseimiento.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario