Policiales
Viernes 03 de Mayo de 2019

Por abusos sexuales, la Fiscalía abrió la causa contra el profesor de hockey

El fiscal de Paraná Leandro Dato lleva la investigación que tiene imputado a José Alves Pinheiro. Hay cinco relatos y tres denuncias

Se cumplen siete meses de las denuncias contra el profesor de hockey sobre patines de Paraná, José Alves Pinheiro, por abusos sexuales contra menores. Mientras en el ámbito judicial, y también en la sociedad en general, se discute sobre la prescripción de los casos de violaciones ocurridos mucho tiempo atrás, el fiscal Leandro Dato decidió dictar la apertura de la causa, para avanzar con la investigación. Esto, en el marco del juicio que se desarrolla en Gualeguaychú contra Gustavo Rivas, por abusos cometidos desde los 90 hasta 2010.
El abogado querellante que representa a una de las víctimas en la causa, Guillermo Vartorelli, y dos amigas de las denunciantes que vienen sosteniendo la difusión del caso, Evangelina Ramallo y Negi Bonifacino, dialogaron con UNO sobre esta nueva etapa, luego de la iniciada a inicios de octubre del año pasado con la primera denuncia, a la que le siguieron dos más y otros dos relatos que aún no estarían formalizados en la causa.

—¿Cuáles son los pasos a dar en este momento tras la apertura de la causa?
Vartorelli: —Es una causa compleja, de los temas más complejos que tiene el sistema judicial, no solo en nuestra provincia sino también en el país, porque estamos hablando de un hecho donde aparecen como víctimas personas que en su momento fueron menores de 13, 14 años, y por ciertos mecanismos psicológicos propios de su condición de menores vulnerables, recién han podido poner en voz lo sucedido ya siendo mayores.
Por eso nos encontramos con una situación que todavía no está totalmente resuelta en nuestro país como en la provincia, que es la cuestión de la prescripción. Estos hechos, entiendo, son muy especiales, la jurisprudencia se ha inclinado por ambas respuestas; en algunos casos por considerar prescriptos los hechos cuando ha transcurrido determinado periodo de tiempo, y en otros casos, como ha ocurrido recientemente, tenemos un juicio en Gualeguaychú donde se está juzgando a una persona por hechos ocurridos con mucha anterioridad. El avance que ha tenido la provincia es que se ha considerado dejar la respuesta definitiva en los altos tribunales, como es el Superior Tribunal de Justicia en la provincia o la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Pero mientras tanto no frenar las causas, continuarlas, respetar el derecho de la víctima a ser escuchada y que se sepa o se aproxime a la verdad, sin perjuicio de lo que resuelvan las autoridades.
En este caso particular, con hechos ocurridos a medidos y fines de los 90, en al menos dos clubes de nuestra ciudad, la Fiscalía, con el doctor Leandro Dato, resolvió abrir la causa, iniciar la Investigación Penal Preparatoria, nos hemos presentado como querellantes, hasta el momento por una de las víctimas, y lo importante es que está en manos de la jueza (Elisa Zilli) para darnos la participación que corresponde, para que este proceso avance.
—¿Cómo ha sido el proceso de acompañamiento a las víctimas desde el inicio?
Evangelina: —De acompañamiento total, todas las que en algún momento formamos parte de ese grupo de deportistas que tuvimos a este mismo profesor, y que entre nosotras continuamos con una amistad todos estos años, el acompañamiento fue inmediato, en ningún momento ninguna de nosotras dudó de lo que se estaba relatando, más allá de la imagen que nosotras mismas teníamos de esta persona. Quienes no vivimos una situación como las que atravesaron las víctimas, teníamos otra imagen totalmente distinta de lo que era esta persona. Había admiración, un cariño muy fuerte porque fue nuestro profesor durante 10 años al menos, quizás más en algunos casos, pero al momento de escuchar a nuestras amigas inmediatamente entendimos que esto sucedió y por eso el acompañamiento es pleno. Primero con mucho dolor, tristeza, por no habernos dado cuenta en ese momento lo que estaban atravesando, pero tiene que ver con el perfil del abusador, que hizo que todo el entorno nunca supiera lo que estaba sucediendo, lo que estaban sufriendo las víctimas, nuestras amigas, al lado nuestro. Pero hoy estamos acompañando firmes, porque ellas están en otro proceso, de tratar de salir adelante con sus vidas. Sabemos que esto no se supera, que deja huellas en la psiquis que son realmente insuperables en muchos casos, pero estamos acá justamente para que se pueda llegar hasta lo último, para que la Justicia pueda dar una respuesta. Porque hoy se propicia que se denuncie, que se hable, que se diga lo que pasa y hoy esperamos que la Justicia tenga una respuesta para estos casos.
Negi: —Como nosotros decimos siempre, la víctima, cualquiera sea, tiene nuestro apoyo. Por ahí no quieren ir ante un fiscal, no quieren ir a denunciar, que se acerquen con cualquiera de nosotras, que las vamos a apoyar, y que el puntapié inicial ya está hecho, ahora hay que ver qué otras víctimas, si hubieran, ojalá que no, pero si hubieran,que aparezcan porque también es una forma que ellas mismas sanen todo esto.
—¿Qué medidas se pueden comenzar a adoptar en la investigación?
Vartorelli: —Las fundamentales son las pruebas psicológicas, tanto respecto de las víctimas como del victimario, es una prueba muy importante para poder determinar su personalidad y determinar si tiene o no propensión a realizar este tipo de hechos. También procuramos contactarnos con personas que puedan aportar algún dato sin haber sido víctimas, como ser compañeras de la actividad deportiva de esa época, personas a quienes las víctimas puedan haber contado, sin ser sus padres, como algún menor, un compañero o compañera que eran sus personas de confianza.
Lamentablemente, el paso del tiempo, sumado a que este tipo de hechos ocurre en la más absoluta intimidad, lejos de la vista de terceros, torna las causa de muy difícil investigación, pero eso no quita que haya elementos que puedan ser aportados, diarios personales que pueden haber tenido las menores y haber conservado en su poder, son todos elementos importantes. Pero fundamentalmente lo que estamos procurando en este momento es tratar de contar con el apoyo de quienes convivieron con ambas personas, en su actividad recreativa o deportiva, que son testigos fundamentales en el proceso.
Y contamos, obviamente, con la palabra de la víctima, con las pericias que se lleven a cabo, que determinen la responsabilidad (del imputado), sus características, y no debemos dejar de tener en cuenta que este tipo de hechos, de abusos, son cometidos también por personas que dentro de un grupo, en este caso un plantel deportivo, selecciona a la víctima. Dentro de los menores que de por sí son personas vulnerables, busca a los más vulnerables, aquellos que tal vez no tienen el acompañamiento diario de los padres en el club, o que por alguna circunstancia notan más fáciles de ser víctimas.
No tienen los recursos psicológicos formados para hacer frente a una situación tan traumática, tanto es así que el trauma ocurrido durante la niñez permanece durante toda la vida de la persona. No es lo mismo sufrir un hecho traumático siendo mayor, con recursos psicológicos formados, que a esa edad, cuando la persona está en formación, que no alcanza a distinguir o a resolver los problemas más elementales que puede tener un menor, imagínense resolver un problema de esta naturaleza; que le genera una situación ambivalente, porque generalmente proviene de personas a quienes les deben respeto o tienen admiración o lo ven como referente deportivo. Es un muy complejo, por eso son fundamentales las pruebas psicológicas, que deben ser integradoras, no solamente para extraer lo que pasó, sino también para poder ayudar a sanar a ese niño que aún sigue viviendo dentro de una persona adulta.
—¿Cómo continúa el trabajo de apoyo a las víctimas?
Evangelina: —Primero quiero destacar el apoyo del Club Talleres ni bien se conocieron estos casos, pero también de todo el ambiente del hockey sobre patines, porque es un profesor que pasó por muchas instituciones deportivas, eso también es importante que se sepa. Y se continúa visibilizándolo, para que si otra persona vivió una situación así pueda acercarse.

Comentarios