Secciones
Juicio

Piden condenar a un policía rural por golpear a cazadores

La Fiscalía pidió dos años de prisión condicional para un policía por las vejaciones a cazadores que confundió con cuatreros en un campo de Santa Elena.

Martes 29 de Junio de 2021

Un llamado telefónico de un productor rural de Santa Elena advirtió la presencia de presuntos cuatreros en un campo lindero, que le habían carneado animales unos días antes. Dos policías rurales fueron hasta el lugar y encontraron a cuatro personas cazando, dos de ellas menores de edad. Los golpearon y amenazaron de muerte. Y resultó ser que no eran los cuatreros, sino cazadores que tenían permiso del dueño de ese establecimiento. Un policía fue juzgado esta semana y la Fiscalía pidió condenaron. Su compañero que también estaba imputado, falleció en 2018 asesinado de un disparo por un cazador furtivo en una persecución en otro campo.

El hecho sucedió en agosto de 2015 y el juicio se desarrolló el lunes y ayer, con los alegatos donde el fiscal Oscar Sobko pidió dos años de prisión condicional para el suboficial Guillermo Furtado. La semana próxima se conocerá el adelanto de veredicto del juez Elvio Garzón.

“Dos policías rurales, aproximadamente a las 4 de la mañana, interceptaron a cuatro personas, las detuvieron, les ocasionaron algunas lesiones, dos de ellas eran menores. Se constataron esas lesiones, luego se los mortificó diciendo que los iban a matar allí mismo y que no los iban encontrar”, informó Sobko a UNO.

En el transcurso del debate declararon las víctimas (salvo una que no pudo concurrir), así como los testigos técnicos como los médicos forenses que se refirieron a los informes sobre las lesiones que presentaron los jóvenes detenidos; y la psicóloga y la psiquiatra del Equipo Técnico Interdisciplinario de La Paz, quienes describieron las secuelas que quedaron en las víctimas producto del accionar de la Policía.

El fiscal destacó “el testimonio de las víctimas, sobre todo aquellos que eran menores de edad en aquel momento. Todavía lo recuerdan como algo grave y que los ha afectado en aquel entonces y hasta ahora y les ha cambiado lo que era sus vidas hasta ese momento, y cambiaron sus costumbres atento al temor que les provocó este hecho”

El episodio sucedió en un campo de la zona de El Colorado, a unos 10 kilómetros al norte de la ciudad de Santa Elena. Los jóvenes estaban cazando en un campo donde tenían autorización para esta actividad por parte del dueño de ese establecimiento rural. Otro productor los vio pasar a caballos y con armas, en horas de la tarde del día anterior, llamó a la Policía y denunció que se trataba de las personas que unos días antes le habían carneado unos animales.

tribunales.jpg
El debate se desarrolló en los Tribunales de Paraná donde el policía fue juzgado y declararon los cazadores víctimas del hecho.

El debate se desarrolló en los Tribunales de Paraná donde el policía fue juzgado y declararon los cazadores víctimas del hecho.

En los alegatos, el fiscal consideró probado el delito de Vejaciones, por lo que solicitó dos años de prisión condicional para Furtado, así como la inhabilitación para ejercer cargos públicos e integrar la fuerza de seguridad. Por su parte, el abogado defensor Roberto Alsina solicitó la absolución por falta de pruebas que incriminen al policía en los sucesos violentos. El martes 6 de julio, el vocal del Tribunal de Juicio y Apelaciones de Paraná, Elvio Garzón, dictará la sentencia correspondiente.

El otro policía imputado en esta causa era Sergio Martín López, de la División Delitos Rurales de La Paz, quien murió de un disparo efectuado por un cazador furtivo en febrero de 2018. El suboficial ingresó al campo de la estancia Puerto Buey luego de que el dueño denunciara la presencia de desconocidos. Eran cinco los cazadores que fueron vistos por el cuidador que llamó a la Policía. Primero arribaron al lugar López y su compañero, quienes junto al baqueano comenzaron la persecución por el monte. Al llegar a una cañada los intrusos se parapetaron detrás de unos pajonales, y al acercarse López uno de ellos se apareció a unos ocho metros y le gritó algo así como “te mato milico de mierda”. Le disparó y por las lesiones sufridas en la zona abdominal, murió semanas después. Por el crimen, Damián Barrios, de 23 años, aceptó cumplir 20 años de prisión.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario