Secciones
Abreviado

Pastor condenado por dispararles a policías en su vivienda

En un abreviado en Colón, el pastor y albañil Antonio Aguirre fue condenado a ocho años de prisión por intento de homicidio, aunque no hirió a los policías.

Miércoles 02 de Junio de 2021

Luego de ser denunciado por su pareja por robarle dinero, un hombre le disparó un escopetazo a los policías que allanaron su vivienda. El pastor evangélico fue detenido y recientemente fue condenado a ocho años de prisión por el grave ataque.

Según se informó a UNO, Antonio Aguirre, de 63 años, firmó la pena por el delito de Homicidio en grado de tentativa agravado por ser cometido con un arma de fuego. El acuerdo al que arribaron las partes fue presentado a la jueza de Garantías de Colón, Natalia Céspedes, por el fiscal Alejandro Perroud y el abogado defensor, Gustavo Goyeneche. En la audiencia, Aguirre confesó el hecho y consintió cumplir la dura sanción de ocho años de cárcel.

jefatura colon
El pastor estuvo desde el 2 de marzo con prisión preventiva en la Jefatura Departamental Colón, hasta que fue condenado y deberá ir a una cárcel.

El pastor estuvo desde el 2 de marzo con prisión preventiva en la Jefatura Departamental Colón, hasta que fue condenado y deberá ir a una cárcel.

El hecho ocurrió hace dos meses, el 2 de marzo pasado, en el interior de la casa ubicada en calle Supremo Entrerriano del barrio El Brillante, de San José.

Aguirre había sido denunciado por su pareja por la sustracción de una fuerte suma de dinero. Los uniformados de la comisaría de la localidad fueron al lugar y, con la autorización de la mujer, decidieron registrar el lugar, ya que ella tenía miedo de entrar sola porque temía lo que pudiera hacerle el pastor.

Cuando ingresaron a la vivienda, alrededor de las 10.15 de la mañana, todo parecía normal y había silencio. Recorrieron el lugar y al intentar ingresar en una habitación notaron que la puerta estaba cerrada. Golpearon y nadie respondía, por lo que decidieron forzarla. Ni bien la puerta cedió, encontraron a Aguirre sentado en la cama, y les apuntaba a los policías con un revólver calibre 38.

De inmediato, el hombre efectuó dos disparos hacia el oficial Gastón Ramírez, quien había entrado a la vivienda junto al cabo Julio Segovia. Los proyectiles impactaron a pocos centímetros de Ramírez. Los policías respondieron con dos tiros intimidatorios con sus armas reglamentarias.

En medio de la tensión, el altercado siguió con un diálogo mediante el cual los efectivos lograron persuadir a Aguirre para que entregara el arma, y de inmediato fue reducido por otros policías que llegaron en apoyo.

Tras detenerlo, le extrajeron una muestra de sangre que fue enviada al Gabinete de Toxicología Forense del Ministerio Público Fiscal de Entre Ríos. El resultado del análisis fue que el hombre tenía alcohol en sangre, pero en una cantidad que no le impedía dirigir sus acciones, comprendía lo que hacía. También le tomaron muestras de dermotest en ambas manos, ue obviamente resultaron positivas.

En el lugar del hecho el personal de Criminalística, además de secuestrar el revólver, los proyectiles y vainas, realizó las mediciones correspondientes para determinar la trayectoria de los disparos. De esa pericia surgió que los dos disparos se dirigieron al sitio en que se encontraba el oficial Ramírez, impactando en la pared a escasos centímetros del mismo (a 115 centímetros de altura), mientras que el segundo rebotó y terminó incrustado en la pared del comedor, a una altura de 185 centímetros, cerca de donde se encontraba el cabo Segovia. Es decir, ambos se salvaron de milagro.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario