Secciones
Paraná

Paraná: tras un día de festejos por un bautismo, un joven asesinó a su padre a fierrazos

Rubén Aranda intentó evitar que su hijo Facundo, de 18, golpeara a su novia, pero recibió golpes letales en la casa de la Toma Vieja de Paraná

Lunes 28 de Diciembre de 2020

Una celebración familiar religiosa terminó con un baño de sangre en una vivienda de la zona norte de Paraná, que dejó un dantesco drama familiar. Un joven asesinó a su padre a fierrazos en la cabeza, fue detenido y pasará largos años en prisión. El motivo de semejante furia fue un intento por parte del hombre de evitar que su hijo golpeara a su novia, pero terminó sufriendo una violencia súbita que nadie pudo parar a tiempo. “Ya estaba muerto y le seguía pegando”, confesó un investigador que relevó testimonios en la escena del crimen.

Tal como indicó UNO en su edición digital, el martes 28, el parricidio ocurrió en las últimas horas del domingo, en el exterior de la casa ubicada en Gobernador Crespo al final, pasando calle El Ñapindá, en la amplia zona conocida como La Toma Vieja. Luego de atravesar calles donde se levantaron casas modernas y minimalistas en los últimos años, entre el monte cercano a la costa del Paraná se ubican varias viviendas humildes sobre calles de tierra.

Ayer por la tarde, la familia estaba reunida en una mesa debajo de un árbol, todavía sin poder creer lo que sucedió: “Estamos todos hechos pedazos”, dijo a UNO una joven para explicar que por ahora no querían hacer ninguna declaración pública sobre lo sucedido unas horas antes.

parricida
Paraná: tras un día de festejos por un bautismo, un joven asesinó a su padre a fierrazos 

Paraná: tras un día de festejos por un bautismo, un joven asesinó a su padre a fierrazos

Según informaron fuentes allegadas a la investigación, el domingo fue el bautismo de una sobrina del agresor y durante toda la jornada estuvieron celebrando el sacramento de bienvenida a la Iglesia de la niña y el perdón del pecado original. Pero nadie imaginó que la jornada iba a terminar con el peor de los pecados, aquel crimen que hasta la psicología utiliza como la más drástica metáfora sirviéndose de la literatura clásica. Facundo Maximiliano Aranda, de 18 años, mató a su padre Rubén, de 45.

En la reconstrucción del hecho que pudieron hacer los efectivos policiales de la División Homicidios, en base a los testigos que llevaron a declarar a la Fiscalía a cargo de Evangelina Santana, los integrantes de la numerosa familia escucharon ruidos y gritos desde la casa de Facundo, ubicada en el mismo terreno, quien estaba agrediendo a su novia y logró golpearla en dos ocasiones. Todos intentaron calmarlo pero arremetía contra el que se le acercara. Hasta que Rubén intercedió para evitar que continuara con la violencia de género.

Desde ese momento, el hijo se enfureció con su padre a quien intentó golpear, pero al principio otros familiares lo impidieron. En un momento el resto de los parientes volvieron hacia la vereda de la casa, hasta que escucharon los golpes letales. Cuando fueron a ver qué sucedía, encontraron a Facundo Aranda golpeando a su padre en la cabeza con un hierro, similar a una regla de albañil, aún cuando el hombre yacía en el suelo ya sin vida.

Alguien llamó al 911, mientras el joven huyó del lugar. Los efectivos de la División de Videovigilancia llegaron al lugar así como el personal de la comisaría 14ª. Encontraron la sangrienta escena en el patio de la casa, al tiempo que irradiaron al 911 y a todas las comisarías y dependencias policiales la localización del agresor.

Unas horas después, alrededor de las 3 de ayer, el móvil policial 915 encontró a Facundo en avenida Circunvalación y Almafuerte, corriendo y completamente bañado en la sangre de su padre. Lo detuvieron y lo trasladaron, primero a la División Homicidios, y luego a la Alcaidía de calle Ameghino.

En el lugar del hecho actuaron los policías de Homicidios, así como el personal de la Dirección Criminalística y el médico forense. Allí se secuestró una regla de metal de casi un metro y medio de longitud, con manchas de sangre, el celular de la víctima, un vaso de plástico y un par de ojotas.

La fiscal Santana evaluará las evidencias y testimonios incorporados al legajo de investigación e imputará en las próximas horas a Facundo Aranda por el delito de Homicidio agravado por el vínculo. Luego se evaluará la medida cautelar, seguramente una prisión preventiva. Salvo que pudiera corroborarse alguna circunstancia atenuante en el ataque mortal, el joven estará destinado a pasar el resto de su vida en la cárcel.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario